Las ecua­cio­nes de una can­ci­ller:

La di­plo­má­ti­ca ana­li­za su pa­so por el go­bierno y su ges­tión al fren­te del Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res y Cul­to. Des­de su acer­ca­mien­to al pro­yec­to del pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri has­ta su sa­li­da y pos­te­rior desem­pe­ño co­mo pre­si­den­ta de la Con­fe­ren­cia

Noticias - - SUMARIO - Ma­te­ria / Por SU­SA­NA MAL­CO­RRA*

la di­plo­má­ti­ca ana­li­za su pa­so por el go­bierno y su ges­tión al fren­te del Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res y Cul­to. Des­de su acer­ca­mien­to al pro­yec­to del pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri has­ta su sa­li­da y pos­te­rior desem­pe­ño co­mo pre­si­den­ta de la Con­fe­ren­cia de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio. Por Su­sa­na Mal­co­rra.

Tal vez el gran be­ne­fi­cio que apor­ta pla­near cui­da­do­sa­men­te con­sis­te en que, gra­cias a eso, una es cons­cien­te de la di­men­sión del cam­bio que es­tá asu­mien­do cuan­do, co­mo sue­le su­ce­der en la vi­da, las opor­tu­ni­da­des lla­man a puer­tas dis­tin­tas de las que una es­pe­ra­ba. No quie­ro de­cir con es­to que no es ne­ce­sa­rio pla­near, tan­to en la ca­rre­ra pro­fe­sio­nal co­mo en la vi­da. Pe­ro quie­ro en­fa­ti­zar que, por más cui­da­do­so que sea nues­tro pla­nea­mien­to, siem­pre que­dan as­pec­tos no pre­vis­tos y no con­si­de­ra­dos, en par­ti­cu­lar los com­por­ta­mien­tos y las reac­cio­nes de las otras per­so­nas, y que, por lo tan­to, des­de mi ex­pe­rien­cia, las he­rra­mien­tas más va­lio­sas no es­tán en un buen plan sino en la aper­tu­ra men­tal pa­ra ad­mi­tir opor­tu­ni­da­des en las que no ha­bía­mos pen­sa­do y en la plas­ti­ci­dad pa­ra adap­tar­nos a nue­vas cir­cuns­tan­cias.

ESEN­CIA. Aun­que re­co­noz­co al­go así co­mo com­po­nen­tes in­va­ria­bles de mi per­so­na, en par­ti­cu­lar mi pa­sión por la vi­da y por aque­llos prin­ci­pios a los que me afe­rro y le dan sen­ti­do, fue­ra de es­tos pun­tos car­di­na­les que me guían y me or­de­nan, es­toy dis­pues­ta a con­si­de­rar op­cio­nes y a cam­biar lo que te­nía pre­vis­to. Y, vis­tos des­de afue­ra, los cam­bios a ve­ces pa­re­cen con­tra­dic­to­rios. So­bre to­do, por­que a los que nos mi­ran des­de afue­ra les re­sul­ta muy có­mo­do en­ca­si­llar­nos y es­pe­rar que siem­pre ac­tue­mos y nos mo­va­mos den­tro de la ca­si­lla en la que nos pu­sie­ron. Por eso no me sor­pren­dió que cuan­do acep­té el pues­to de Can­ci­ller de la Ar­gen­ti­na mu­chos de los que me co­no­cen me pre­gun­ta­ran “¿por qué acep­tas­te?”, y des­pués, cuan­do re­nun­cié, mu­chos de los que me co­no­cen me­nos me pre­gun­ta­ran “¿por qué re­nun­cias­te?”. A lo lar­go de to­do es­te li­bro, an­tes de ha­cer co­men­ta­rios acer­ca de de­ter­mi­na­dos he­chos o ex­pe­rien­cias me he to­ma­do el es­pa­cio ne­ce­sa­rio pa­ra pre­sen­tar los an­te­ce­den­tes y pa­ra es­ta­ble­cer el mar­co en el que ta­les even­tos tu­vie­ron lu­gar. Lo mis­mo voy a ha­cer aho­ra an­tes de pa­sar di­rec­ta­men­te a las pre­gun­tas que men­cio­né arri­ba. La ra­zón es que creo que to­mar de­ci­sio­nes en la vi­da no se pa­re­ce en na­da a esa ima­gen tan usa­da de po­ner to­do en los “pla­ti­llos de una ba­lan­za”. Pa­ra mí (y per­dón por mi me­tá­fo­ra un tan­to in­ge­nie­ril), to­mar de­ci­sio­nes

A ve­ces en­con­tra­mos co­mo re­sol­ver el sis­te­ma, otras las in­cóg­ni­tas son de­ma­sia­das.

se pa­re­ce mu­cho más a un com­ple­jo sis­te­ma de ecua­cio­nes, con sus cons­tan­tes, sus va­ria­bles y sus in­cóg­ni­tas. A ve­ces en­con­tra­mos la ma­ne­ra de re­sol­ver el sis­te­ma, pe­ro otras las in­cóg­ni­tas son de­ma­sia­das, y en­ton­ces tra­ba­ja­mos por apro­xi­ma­cio­nes su­ce­si­vas y, por suer­te, siem­pre te­ne­mos la guía de nues­tros pun­tos car­di­na­les, co­mo de­cía ha­ce un ins­tan­te. Por eso, pa­ra com­pren­der he­chos o de­ci­sio­nes es ne­ce­sa­rio co­no­cer las ecua­cio­nes —la his­to­ria, las ex­pec­ta­ti­vas, los con­di­cio­nan­tes— lo me­jor po­si­ble. De ma­ne­ra que, pre­sen­tar los an­te­ce­den­tes ne­ce­sa­rios pa­ra res­pon­der es­tas pre­gun­tas que son muy per­so­na­les, jus­ti­fi­ca que in­tro­duz­ca aho­ra al­gu­nos de­ta­lles tam­bién per­so­na­les. Na­cí en el año 1954 en Ar­gen­ti­na, en una fa­mi­lia de un ba­rrio obre­ro de Ro­sa­rio, el Sa­la­di­llo. Mi pa­dre, Aní­bal, era ma­rino mer­can­te em­plea­do en los bar­cos que trans­por­ta­ban mer­can­cías por el río Pa­ra­ná. Mi ma­dre, Inés, era ama de ca­sa. Juntos se ha­bían ins­ta­la­do en Ro­sa­rio per­si­guien­do opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo pa­ra mi pa­dre y re­ca­la­ron en el Sa­la­di­llo que, en aque­lla épo­ca, era ejem­plo de los be­ne­fi­cios que ofre­ce la mi­gra­ción. Con­vi­vía­mos con res­pe­to ga­lle­gos, ita­lia­nos, ju­díos, tur­cos, po­la­cos, che­cos­lo­va­cos, grie­gos, li­tua­nos, ru­sos y has­ta al­gu­nos ja­po­ne­ses. Sin ne­gar al­gu­nos ma­len­ten­di­dos even­tua­les, re­cuer­do que, co­mo prin­ci­pio, se apre­cia­ban las di­fe­ren­cias. Sin du­das, era una vi­da sen­ci­lla, una par­te im­por­tan­te de la cual trans­cu­rría en las ve­re­das de las ca­lles a las que los ma­yo­res sa­ca­ban sus si­llas pa­ra con­ver­sar con lo más va­ria­dos acen­tos mien­tras su­per­vi­sa­ban a los chi­cos que ju­gá­ba­mos por ahí. Yo es­ta­ba or­gu­llo­sa de vi­vir en un ba­rrio al que lla­ma­ban “el ba­rrio de los cien idio­mas”. En la cul­tu­ra de ese ba­rrio cre­cí has­ta mi ado­les­cen­cia. Era una cul­tu­ra de es­fuer­zo du­ro, re­gla­da por la si­re­na del fri­go­rí­fi­co Swift que avi­sa­ba que los hombres sa­lían del tra­ba­jo. Re­cuer­do que, de re­pen­te, la Ave­ni­da Ro­sa­rio se po­bla­ba con hombres lle­nos de apu­ro, ca­si to­dos con las ma­nos en los bol­si­llos y mi­ran­do al pi­so, por­que, des­pués de ha­ber pa­sa­do las me­jo­res ho­ras de su día des­pos­tan­do o en­ce­rra­dos en el frío de las cá­ma­ras, te­nían más la apa­rien­cia de es­tar hu­yen­do de al­go que de es­tar vol­vien­do a sus ca­sas. Mien­tras tan­to, al sil­bi­do de la mis­ma si­re­na, las co­ci­nas de las ca­sas se lle­na­ban de mu­je­res que da­ban el úl­ti­mo to­que a la co­mi­da que ha­bían po­di­do pre­pa­rar en me­dio de la ta­rea in­ter­mi­na­ble de cui­dar los hi­jos, lim­piar la ca­sa, co­ser las ro­pas y ha­cer mi­la­gros con el di­ne­ro que ha­bía.

Pa­ra ellos, la úni­ca apues­ta sen­sa­ta era una bue­na edu­ca­ción, y, co­mo hi­jos de in­mi­gran­tes es­pa­ño­les, no ha­bía du­das de que bue­na edu­ca­ción in­cluía el co­le­gio de mon­jas del ba­rrio. Así es que, mien­tras que iba al co­le­gio del San­tí­si­mo Ro­sa­rio, de las Her­ma­nas Do­mi­ni­cas, tam­po­co me sal­tea­ba mis cla­ses de piano, pin­tu­ra e idio­mas. Es­tos ele­men­tos bá­si­cos de la cul­tu­ra de mi ca­sa ali­men­ta­ban, sal­van­do los as­pec­tos tí­pi­cos de la et­nia de ca­da uno, en ma­yor o me­nor me­di­da la cul­tu­ra de to­do el ba­rrio. Lo que era muy par­ti­cu­lar de mis pa­dres, y muy avan­za­do pa­ra esos años, es que es­ta­ban ab­so­lu­ta­men­te con­ven­ci­dos de lo que hoy lla­ma­ría­mos “igual­dad de gé­ne­ros”, y en­ten­dían la igual­dad de gé­ne­ros en tér­mi­nos muy sen­ci­llos: no hay na­da que una no pue­da ser o ha­cer por el he­cho de ser mu­jer.

PA­SIÓN. Co­mo al­gu­na vez es­cri­bió Una­muno, fe no es creer lo que no se ve, sino crear lo que no se ve. Por eso la pa­sión, por el ma­ra­vi­llo­so es­fuer­zo de crear lo que to­da­vía no exis­te, pe­ro que pue­de exis­tir por­que va­le la pe­na que exis­ta. Con esa mis­ma fe lle­gué lue­go a la uni­ver­si­dad y fui la úni­ca mu­jer egre­sa­da en mi ca­ma­da de in­ge­nie­ría electrónica de la Uni­ver­si­dad de Ro­sa­rio, al mis­mo tiem­po que era di­ri­gen­te es­tu­dian­til. Fue una épo­ca muy di­fí­cil pa­ra eso, y yo fui de las que de­ci­dió bus­car las me­jo­ras so­cia­les, en las que to­da­vía creo, a tra­vés del es­fuer­zo in­di­vi­dual que per­mi­te ga­nar ca­pa­ci­dad de in­fluir pa­ra que, en el am­bien­te en el que una se desem­pe­ña, las co­sas sean un po­co me­jor. Y con esa fe re­co­rrí los ca­mi­nos que que­dan ejem­pli­fi­ca­dos por las ex­pe­rien­cias que con­té en to­dos los ca­pí­tu­los an­te­rio­res. Por eso, cuan­do en no­viem­bre de 2015, el en­ton­ces can­di­da­to a pre­si­den­te de la Ar­gen­ti­na me lla­mó a mi ofi­ci­na en las Na­cio­nes Uni­das pa­ra ofre­cer­me ser la can­ci­ller, si era ele­gi­do en la se­gun­da vuel­ta de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del 22 de no­viem­bre, no se tra­tó de po­ner na­da en nin­gu­na ba­lan­za. Te­nía que re­sol­ver un sis­te­ma com­ple­jo de ecua­cio­nes, con mu­chos re­sul­ta­dos que eva­lué po­si­bles da­da mi ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal. Las va­ria­bles in­cluían la po­si­bi­li­dad de vol­ver a vi­vir co­ti­dia­na­men­te con mi es­po­so, mi hi­jo y mi ma­dre que es­ta­ban ra­di­ca­dos en Ma­drid mien­tras que yo pa­sa­ba la ma­yor par­te del tiem­po en Nue­va York, mi in­ten­ción de ser can­di­da­ta a Se­cre­ta­ria Ge­ne­ral de las Na­cio­nes Uni­das, la po­si­bi­li­dad que aho­ra se ha­bría de ser par­te in­flu­yen­te en me­jo­rar las con­di­cio­nes de mi país, o el pro­yec­to que ya ve­nía de­mo­ran­do de mon­tar una or­ga­ni­za­ción de­di­ca­da a co­la­bo­rar en la im­ple­men­ta­ción de pro­yec­tos de desa­rro­llo sos­te­ni­ble. Por su­pues­to, ni bien me re­pu­se del asom­bro que es­ta pro­pues­ta ab­so­lu­ta­men­te ines­pe­ra­da me pro­du­jo, me sen­tí muy ha­la­ga­da de ha­ber si­do con­si­de­ra­da. Le con­tes­té al can­di­da­to que pa­ra po­der dar­le una res­pues­ta ne­ce­si­ta­ba, pri­me­ro, con­du­cir al­gu­nas in­ves­ti­ga­cio­nes, y se­gun­do, re­unir­me con él pa­ra en­ten­der su vi­sión y pa­ra que él pu­die­ra eva­luar si yo era real­men­te la per­so­na ade­cua­da pa­ra el pues­to. In­me­dia­ta­men­te in­for­mé al se­cre­ta­rio ge­ne­ral, que se mos­tró muy alen­ta­dor y, apro­ve­chan­do la ve­da elec­to­ral, el sá­ba­do 21 de no­viem­bre me reuní en Bue­nos Ai­res con el can­di­da­to Mau­ri­cio Ma­cri, que al día si­guien­te se­ría ele­gi­do pre­si­den­te. Voy a de­cir, sim­ple­men­te, que en mi in­ves­ti­ga­ción en­con­tré que la de­cla­ra­ción de prin­ci­pios del par­ti­do del pre­si­den­te me so­na­ba co­mo si hu­bie­ra si­do es­cri­ta en mi an­ti­guo ba­rrio de Ro­sa­rio. Los prin­ci­pios que ex­plí­ci­ta­men­te de­cla­ra son: “im­pul­sar el desa­rro­llo eco­nó­mi­co, el for­ta­le­ci­mien­to de la de­mo­cra­cia y el sis­te­ma re­pu­bli­cano, la in­de­pen­den­cia de la jus­ti­cia, la ca­li­dad de la edu­ca­ción, la so­li­da­ri­dad so­cial, y la fe­li­ci­dad per­so­nal de los ha­bi­tan­tes de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na”. Es­to es­ta­ba ade­más re­for­za­do por las tres po­lí­ti­cas pú­bli­cas ex­pli­ci­ta­das en la pla­ta­for­ma elec­to­ral: In­clu­sión so­cial, Desa­rro­llo eco­nó­mi­co y For­ta­le­ci­mien­to ins­ti­tu­cio­nal. Aun

En­ten­dían la igual­dad de gé­ne­ros: no hay na­da que una no pue­da ser o ha­cer por el he­cho de ser mu­jer.

sa­bien­do por mi ex­pe­rien­cia lo di­fí­cil que re­sul­ta na­ve­gar las com­ple­ji­da­des po­lí­ti­cas y los con­flic­tos de in­tere­ses pa­ra lo­grar es­tos ob­je­ti­vos, los asu­mí con la mis­ma pa­sión con que he asu­mi­do el lo­gro de los re­sul­ta­dos en to­da mi ca­rre­ra, y la so­lu­ción de la com­ple­ja ecua­ción de­ter­mi­nó que acep­ta­ra el desafío. Por otra par­te, el pre­si­den­te Ma­cri, tal co­mo se ha­ce en ca­si to­dos los paí­ses del mun­do, con­si­de­ró que mi can­di­da­tu­ra pa­ra la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral de las Na­cio­nes Uni­das era de in­te­rés na­cio­nal, y apo­yó que mien­tras rea­li­za­ba mi ta­rea co­mo Can­ci­ller se­ría po­si­ti­vo que man­tu­vie­ra mi can­di­da­tu­ra. De­bo de­cir que, en ese mo­men­to, la ma­yo­ría de los em­ba­ja­do­res de los paí­ses miem­bros del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad ma­ni­fes­ta­ban que una mu­jer con co­no­ci­mien­to pro­fun­do de las Na­cio­nes Uni­das, con ex­pe­rien­cia ge­ren­cial en al­tos pues­tos en em­pre­sas y con ex­pe­rien­cia en el mun­do di­plo­má­ti­co, se­ría la Se­cre­ta­ria Ge­ne­ral ideal. Cuan­do fi­nal­men­te ocu­rrie­ron las de­li­be­ra­cio­nes en el seno del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad, la elec­ción re­ca­yó en un hom­bre que, con­se­cuen­te­men­te, ocu­pa ese pues­to des­de el 1º de enero de 2017. De es­ta ma­ne­ra, los nue­ve se­cre­ta­rios ge­ne­ra­les que ha ele­gi­do la ONU des­de su fun­da­ción han si­do hombres. Tal co­mo he man­te­ni­do a lo lar­go del li­bro, no es la in­ten­ción en es­te ca­so llevar ade­lan­te aná­li­sis po­lí­ti­cos, por lo cual no en­tra­re­mos en los de­ta­lles de por qué y có­mo el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad lle­gó a esa de­ci­sión. Tam­po­co es es­te el lu­gar pa­ra que reali­ce una eva­lua­ción de mi ges­tión co­mo Can­ci­ller.

CAN­CI­LLER. Tan só­lo pre­sen­ta­ré una ex­pe­rien­cia tí­pi­ca pa­ra ilus­trar el mun­do en el que me mo­ví du­ran­te los die­ci­ocho me­ses de mi ges­tión. Es pro­ba­ble que no ha­ya un te­ma más com­ple­jo y sen­si­ti­vo en el ma­ne­jo de la po­lí­ti­ca ex­te­rior de Ar­gen­ti­na que el de Mal­vi­nas. Es una cues­tión que ge­ne­ra reac­cio­nes emo­cio­na­les que di­fi­cul­tan la cons­truc­ción de una sa­li­da al pro­ble­ma. Es por ello que su­pe, des­de mi pri­mer día co­mo Can­ci­ller, que cual­quier co­sa que in­ten­ta­se ha­cer al­re­de­dor de es­ta agen­da iba a pre­sen­tar un desafío muy im­por­tan­te. No obs­tan­te, sien­do con­sis­ten­te con mis con­vic­cio­nes más pro­fun­das, de­ci­dí que in­ten­ta­ría­mos re­sol­ver la cues­tión hu­ma­ni­ta­ria que es­ta­ba pen­dien­te des­de 1982. La de

De­ci­dí que in­ten­ta­ría­mos re­sol­ver la cues­tión hu­ma­ni­ta­ria que es­ta­ba pen­dien­te des­de 1982.

aque­llos argentinos que es­ta­ban enterrados co­mo “sol­da­do ar­gen­tino so­lo co­no­ci­do por Dios”. Era una deu­da que te­nía­mos pa­ra con quie­nes ha­bían per­di­do su vi­da y, es­pe­cial­men­te, pa­ra con sus fa­mi­lia­res que nun­ca pu­die­ron ce­rrar esa he­ri­da. El go­bierno an­te­rior ha­bía ini­cia­do un pro­ce­so que ha­bía que­da­do trun­co. Aun co­no­cien­do la com­ple­ji­dad que to­das las ges­tio­nes tie­nen en el mun­do de la fun­ción pú­bli­ca, veía es­te es­fuer­zo co­mo guia­do fun­da­men­tal­men­te por mo­ti­vos hu­ma­ni­ta­rios y por lo tan­to de­ci­dí re­to­mar aque­lla ta­rea con el ob­je­ti­vo de dar se­pul­tu­ra fi­nal, con to­dos los ho­no­res del ca­so, a esos 121 argentinos. Te­nía­mos que tra­ba­jar en va­rios fren­tes: re­to­mar el con­tac­to con los fa­mi­lia­res de los caí­dos pa­ra ase­gu­rar­nos que es­ta­ban dis­pues­tos a dar su au­to­ri­za­ción; re­ini­ciar el con­tac­to con el Reino Uni­do; y tra­ba­jar con la Cruz Ro­ja In­ter­na­cio­nal pa­ra de­fi­nir cuál se­ría el pro­ce­di­mien­to a se­guir en ca­so de que se lo­gra­ra la luz ver­de. Sé muy bien que to­do en la vi­da es po­lí­ti­co, por­que la po­lí­ti­ca es fun­da­men­tal­men­te la dis­cu­sión de la dis­tri­bu­ción del po­der y de la ri­que­za, dos as­pec­tos inevi­ta­bles en cual­quier ám­bi­to en el que una se desem­pe­ñe. Aun quien di­ce que no le in­tere­sa la po­lí­ti­ca asu­me, en esa mis­ma pos­tu­ra, una de­fi­ni­da po­si­ción po­lí­ti­ca de con­va­li­da­ción del or­den exis­ten­te y de acep­ta­ción de la cuo­ta de ri­que­za y po­der de que go­za, cual­quie­ra que sea. Por eso la dis­cu­sión po­lí­ti­ca es sa­lu­da­ble y siem­pre ne­ce­sa­ria. Sin em­bar­go, tam­bién sé muy bien que a ve­ces se lla­ma po­lí­ti­ca a las ma­ni­pu­la­cio­nes y po­si­cio­na­mien­tos que no obe­de­cen a los prin­ci­pios que de­cla­ran sino a in­tere­ses que pre­ten­den ge­ne­rar con­fu­sión pa­ra ob­te­ner be­ne­fi­cios de cor­to pla­zo. Por eso no me sor­pren­dió que, en cuan­to ini­cia­mos con­tac­tos con los fa­mi­lia­res, sur­gie­ron reac­cio­nes en con­tra de di­ver­sos sec­to­res. Hu­bo una cam­pa­ña de des­in­for­ma­ción que se­ña­la­ba que el ob­je­ti­vo era tras­la­dar los res­tos de las Is­las Mal­vi­nas al con­ti­nen­te, de mo­do de “va­ciar” el ce­men­te­rio de Dar­win. Nos em­pe­ña­mos en una ta­rea am­plia de di­fu­sión en­tre los fa­mi­lia­res pa­ra re­con­fir­mar su po­si­ción res­pec­to de es­te pro­ce­so y pa­ra ex­pli­car­les que so­la­men­te ellos po­dían de­ci­dir, de así desear­lo, el cam­bio de si­tio de re­po­so de sus se­res que­ri­dos.

Que­ría tam­bién ase­gu­rar­les que no se pro­ce­de­ría a avan­zar con el re­co­no­ci­mien­to de los res­tos sin su au­to­ri­za­ción ex­pli­ci­ta y que se lle­va­ría a ca­bo den­tro de un pro­ce­di­mien­to de má­xi­mo res­pe­to por aque­llos que ya­cían sin su nom­bre aso­cia­do. Pe­ro pa­ra ga­ran­ti­zar que el pro­ce­so se lle­va­ría a ca­bo es­tric­ta­men­te de es­ta ma­ne­ra es ne­ce­sa­rio in­cluir a la Cruz Ro­ja. El diá­lo­go con ellos fue fran­co y di­rec­to. Gra­cias a mi pa­so por la ONU ten­go una ex­ce­len­te re­la­ción con Pe­ter Mau­rer, pre­si­den­te del Co­mi­té In­ter­na­cio­nal de la Cruz Ro­ja (CICR), a quien res­pe­to y ad­mi­ro. Nues­tra re­la­ción ayu­dó pa­ra de­fi­nir con ra­pi­dez los pa­rá­me­tros que el Go­bierno Ar­gen­tino es­ti­ma­ba per­ti­nen­tes pa­ra una ta­rea tan de­li­ca­da, en­ten­dien­do, al mis­mo tiem­po, que el CICR te­nía ex­pe­rien­cias en si­tua­cio­nes si­mi­la­res. De ma­ne­ra que de­fi­ni­mos las “lí­neas ro­jas” que no po­dían cru­zar­se si que­ría­mos llevar ade­lan­te el pro­yec­to, en es­pe­cial to­do lo con­cer­nien­te a los de­re­chos inalie­na­bles de los deu­dos, y co­men­za­mos a tra­ba­jar en con­jun­to con ellos, cu­ya ex­pe­rien­cia y co­no­ci­mien­to téc­ni­co pa­ra ma­ne­jar si­tua­cio­nes de es­te ti­po fue­ron fun­da­men­ta­les. Con es­te ob­je­ti­vo y en es­te mar­co, el 12 de ma­yo del 2016 me reuní con mi par del Reino Uni­do, Phi­lip Ham­mond. Era la pri­me­ra reunión de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas en más de ca­tor­ce años. La agen­da cu­brió va­rios te­mas de in­te­rés bi­la­te­ral, pe­ro no­so­tros te­nía­mos co­mo prio­ri­dad el pro­ce­so de re­co­no­ci­mien­to de los sol­da­dos argentinos. En esa pri­me­ra reunión lo­gra­mos un acuer­do mo­des­to pe­ro im­por­tan­te: con­vi­ni­mos se­guir tra­ba­jan­do pa­ra en­con­trar una sa­li­da mu­tua­men­te sa­tis­fac­to­ria. La si­tua­ción pre­sen­ta­ba otra aris­ta par­ti­cu­lar­men­te di­fí­cil ya que, des­de el referéndum que de­fi­nió pa­ra el Reino Uni­do el sta­tus de las Is­las Mal­vi­nas, sus ha­bi­tan­tes asu­mie­ron el de­re­cho le­gal de apro­bar o re­cha­zar cual­quier pro­ce­so que in­vo­lu­cre a las is­las. Por nues­tra par­te de­ja­mos cla­ro que la Ar­gen­ti­na so­lo ten­dría co­mo in­ter­lo­cu­tor al Reino Uni­do, a tra­vés de su Can­ci­lle­ría. De allí en ade­lan­te el es­fuer­zo fue ma­yúscu­lo.

MAL­VI­NAS. A los in­con­ve­nien­tes pro­pios de la ne­go­cia­ción en con­di­cio­nes tan di­fí­ci­les, se su­ma­ban los ata­ques ma­lin­ten­cio­na­dos por los que has­ta lle­ga­ron a de­cir que mi ma­ri­do era un agen­te se­cre­to del Reino Uni­do. Pe­ro, fe­liz­men­te, el equi­po que tra­ba­já­ba­mos en es­to es­tá­ba­mos muy mo­ti­va­dos por la pa­sión por lo­grar el ob­je­ti­vo pa­ra el bien de los fa­mi­lia­res de los sol­da­dos enterrados en nues­tras is­las. El 13 de se­tiem­bre de 2016 lo­gra­mos fir­mar una de­cla­ra­ción con­jun­ta, de­fi­ni­da co­mo “ho­ja de ru­ta”, en la que se enu­me­ra­ban to­dos aque­llos te­mas que de­bía dis­cu­tir­se y re­sol­ver­se, con el tiem­po, a tra­vés del res­ta­ble­ci­mien­to del sus­pen­di­do me­ca­nis­mo de Con­sul­tas Po­lí­ti­cas de Al­to Ni­vel acor­da­das en el año 2002. Mien­tras avan­zá­ba­mos en es­te ca­mino, en to­do mo­men­to pre­ser­va­mos la Cláu­su­la de Sal­va­guar­da de to­dos los de­re­chos so­bre Mal­vi­nas, vi­gen­te des­de el 19 de oc­tu­bre de 1989. El ob­je­ti­vo de la de­cla­ra­ción

con­jun­ta era po­ner en mar­cha con pre­mu­ra el pro­ce­so de re­co­no­ci­mien­to de los sol­da­dos caí­dos. Pa­ra eso de­bi­mos re­co­no­cer un lis­ta­do más am­plio de cues­tio­nes que, even­tual­men­te, se­rían te­ma de dis­cu­sión y ne­go­cia­ción. Nues­tro ob­je­ti­vo in­me­dia­to era ce­rrar el acuer­do tri­par­ti­to con el CICR de­jan­do pa­ra fu­tu­ras ne­go­cia­cio­nes el res­to de los te­mas a dis­cu­tir. La reac­ción res­pec­to de la de­cla­ra­ción fue de inusi­ta­da du­re­za por par­te de am­plios sec­to­res de la vi­da po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na, in­clui­da par­te del ofi­cia­lis­mo. Se ar­gu­men­ta­ba que ha­bía­mos fir­ma­do un “Acuer­do”, y que el mis­mo no era vá­li­do has­ta que lo apro­ba­ra el Se­na­do. Se lle­go a de­cir que cual­quier avan­ce en lo vin­cu­la­do a la po­lí­ti­ca ex­te­rior ten­dría que ser pre­via­men­te apro­ba­do por el Con­gre­so. El Vi­ce-Can­ci­ller Fo­ra­do­ri ex­pli­có lar­ga y pa­cien­te­men­te cuál era el es­pí­ri­tu y el al­can­ce de la de­cla­ra­ción. Era un pri­mer pa­so pa­ra el ini­cio de con­ver­sa­cio­nes fir­mes y no su­po­nía nin­gún com­pro­mi­so más allá de la bue­na vo­lun­tad de re­em­pla­zar un es­que­ma de con­fron­ta­ción con­ti­nua por uno de aper­tu­ra al diá­lo­go. Es­ta­ba cla­ro pa­ra to­dos no­so­tros que la so­be­ra­nía ar­gen­ti­na so­bre las Is­las Mal­vi­nas no es­ta­ba en cues­tión ha­bien­do que­da­do pro­te­gi­da por la cláu­su­la vi­gen­te des­de el ini­cio de la de­mo­cra­cia ba­jo la pre­si­den­cia del pre­si­den­te Al­fon­sín. A pe­sar de to­do el cli­ma ad­ver­so, con­ti­nua­mos con las ne­go­cia­cio­nes con el CICR y con el Reino Uni­do. En di­ciem­bre del 2016, se ce­rró un acuer­do y pro­to­co­lo que cu­bría to­dos los re­que­ri­mien­tos y ga­ran­tías que Ar­gen­ti­na pre­ten­día. In­cluía tam­bién la par­ti­ci­pa­ción de ex­per­tos argentinos de medicina fo­ren­se pa­ra ase­gu­rar el cum­pli­mien­to de los pro­ce­di­mien­tos. Ha­bía­mos lo­gra­do lan­zar un pro­ce­so que te­nía trein­ta y cua­tro años de re­tra­so. En di­ciem­bre del 2017 el CICR en­tre­go las iden­ti­da­des y el 26 de mar­zo de 2018 se lle­vó a ca­bo la ce­re­mo­nia en el Ce­men­te­rio de Dar­win, con los fa­mi­lia­res de los 90 sol­da­dos en cu­ya tum­ba, que per­ma­ne­ce en las Is­las Mal­vi­nas, se co­lo­có la pla­ca que los iden­ti­fi­ca con sus nom­bres y sus fe­chas. Ha­bien­do de­ja­do la Can­ci­lle­ría en ju­nio del 2017, ese mar­zo me en­con­tró co­mo una ar­gen­ti­na más. Fue un día muy fe­liz pa­ra mí, por­que me con­fir­mó que, más allá de las com­pli­ca­cio­nes, de las emo­cio­nes y de los in­ten­tos de ma­ni­pu­la­ción de las emo­cio­nes que fue ne­ce­sa­rio sal­var, ha­bía­mos lo­gra­do el re­sul­ta­do fi­nal, fie­les a los prin­ci­pios de la Na­ción y a nues­tros prin­ci­pios per­so­na­les.

SA­LI­DA. Lo­gra­mos sal­dar una enor­me deu­da de jus­ti­cia que ha­bía es­ta­do pen­dien­te por de­ma­sia­do tiem­po. Es­ta ex­pe­rien­cia, si bien es un ejem­plo pa­ra­dig­má­ti­co de có­mo vi fun­cio­nar el en­tra­ma­do del Es­ta­do y de la cla­se po­lí­ti­ca du­ran­te mi tiem­po en la Can­ci­lle­ría, tie­ne dos ca­rac­te­rís­ti­cas que la ha­cen par­ti­cu­lar: que el gru­po afec­ta­do en for­ma di­rec­ta por el re­sul­ta­do de la ges­tión era Edi­to­rial Pai­dós re­la­ti­va­men­te pe­que­ño y que tu­vo una con­clu­sión po­si­ti­va en un tiem­po li­mi­ta­do. En­con­tré gen­te de pri­mer ni­vel que se com­pro­me­tió con pa­sión por al­can­zar el ob­je­ti­vo de jus­ti­cia que nos pro­pu­si­mos, pe­ro tam­bién gen­te que, sin im­por­tar el es­pec­tro po­lí­ti­co o ideo­ló­gi­co en el que se ubi­can, no du­dan en usar cual­quier ar­ti­lu­gio pa­ra pro­mo­ver su as­cen­so per­so­nal. Ha­cia fi­nes de 2016 ya que­da­ba muy cla­ro pa­ra mí que las va­ria­bles del com­ple­jo sis­te­ma de ecua­cio­nes que me ha­bía lle­va­do a acep­tar el pues­to de Can­ci­ller, y que in­cluía tan­to asun­tos fa­mi­lia­res co­mo pro­fe­sio­na­les, es­ta­ban asu­mien­do va­lo­res muy dis­tin­tos. Veía que las cir­cuns­tan­cias ha­cían que mi ca­pa­ci­dad pa­ra apor­tar se­ria­men­te a al­can­zar aque­llas me­tas de In­clu­sión so­cial, Desa­rro­llo eco­nó­mi­co y For­ta­le­ci­mien­to ins­ti­tu­cio­nal por las que ha­bía acep­ta­do la Can­ci­lle­ría, fue­ra muy li­mi­ta­da. En el mes de abril se lo co­men­té al pre­si­den­te Ma­cri. Acor­da­mos que, en cum­pli­mien­to de los com­pro­mi­sos que ha­bía asu­mi­do, se­gui­ría en mi fun­ción has­ta la mi­tad de 2017, y que, ade­más, con­ti­nua­ría con el ni­vel de mi­nis­tra has­ta des­pués de la Un­dé­ci­ma Con­fe­ren­cia de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio que se reali­zó en Bue­nos Ai­res en­tre el 10 y el 13 de di­ciem­bre de 2017, y de la que fui pre­si­den­ta.

Re­le­yen­do es­tas no­tas, pien­so que tal vez no ha­ya na­da que de­mues­tre más cla­ra­men­te mi en­tre­na­mien­to co­mo in­ge­nie­ra que el he­cho de que, en el ca­pí­tu­lo en el que he abor­da­do te­mas más per­so­na­les, lo ha­ya he­cho usan­do la me­tá­fo­ra de las ecua­cio­nes. Es que des­de ni­ña tu­ve el plan de ser in­ge­nie­ra, y creo en la fi­de­li­dad a los pla­nes de ser.

Los pla­nes que hay que es­tar dis­pues­ta a cam­biar siem­pre son los pla­nes de te­ner. Hay que ha­cer pla­nes pa­ra te­ner po­se­sio­nes y po­si­cio­nes, pe­ro hay que te­ner pre­sen­te su im­por­tan­cia re­la­ti­va y su vo­lu­bi­li­dad, y es­tar dis­pues­ta a ver­los lle­gar y par­tir, por­que ca­da vez que al­go se va hay al­go que lle­ga. Y, ya que es­te ca­pí­tu­lo se ha trans­for­ma­do en un ca­pí­tu­lo muy per­so­nal, voy a vol­ver a ci­tar a Una­muno, uno de mis es­cri­to­res más “per­so­na­les”, por­que tal vez él sea el que me­jor ha di­cho lo que quie­ro de­cir, por lo que voy a trans­cri­bir­lo sin cam­biar na­da: “En­tre to­dos los de­re­chos ín­ti­mos que te­ne­mos que con­quis­tar, no tan­to de las le­yes cuan­to de las cos­tum­bres, no es el me­nos pre­cio­so el inalie­na­ble de­re­cho a con­tra­de­cir­me, a ser ca­da día nue­vo, sin de­jar por ello de ser el mis­mo siem­pre, a afir­mar mis dis­tin­tos as­pec­tos tra­ba­jan­do pa­ra que mi vi­da los in­te­gre”.

Co­mo to­dos los de­re­chos, el de con­tra­de­cir­se tam­bién trae sus obli­ga­cio­nes que, en es­te ca­so, no son sen­ci­llas. Por eso hay tan­ta gen­te que no quie­re ese de­re­cho y se afe­rra a sus “ideas”. ¿Quién no ha oí­do a al­guien de­cir “yo siem­pre he si­do fiel a mis ideas, nun­ca he cam­bia­do”? Por­que en­tre las obli­ga­cio­nes que aca­rrea el de­re­cho de con­tra­de­cir­se hay tres que cues­tan. La pri­me­ra, es la de es­tar siem­pre aten­tos. No hay co­mo­di­dad po­si­ble, no es po­si­ble ins­ta­lar­se en lo que se ha al­can­za­do. Hay que man­te­ner­se en con­ti­nuo cues­tio­na­mien­to de una mis­ma y de las cir­cuns­tan­cias. Las va­ria­bles de las ecua­cio­nes sue­len cam­biar de va­lor. La se­gun­da obli­ga­ción es la de asu­mir la pro­pia fa­li­bi­li­dad. Mu­chas ve­ces la ne­ce­si­dad de cam­biar se de­be a ha­ber ana­li­za­do mal o a no ha­ber te­ni­do en cuen­ta al­gu­nos as­pec­tos. Y la ter­ce­ra, la más im­por­tan­te, es la de la fi­de­li­dad a los prin­ci­pios, es la de man­te­ner­se sien­do la “mis­ma siem­pre”. Es­tos son los desafíos del ver­da­de­ro lí­der.

El 13 de se­tiem­bre de 2016 lo­gra­mos fir­mar una de­cla­ra­ción con­jun­ta, una “ho­ja de ru­ta”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.