El desafío de ser par­te de los me­dios de Es­ta­dos Uni­dos

Em­pren­de­do­ra y com­pe­ti­ti­va, Na­ta­lia De­ne­gri an­cló en Mia­mi, don­de se con­so­li­dó co­mo em­pre­sa­ria de me­dios. Hoy tie­ne en su ha­ber va­rios re­co­no­ci­mien­tos in­ter­na­cio­na­les por su la­bor ar­tís­ti­ca y fi­lan­tró­pi­ca.

Noticias - - EMPRESAS Y PROTAGONISTAS -

Ir­se a vi­vir a Es­ta­dos Uni­dos no es una de­ci­sión fá­cil. Eso, Na­ta­lia De­ne­gri lo sa­bía, pe­ro sus ob­je­ti­vos los tu­vo siem­pre cla­ros. Al lle­gar, com­pro­bó que real­men­te era así y no se de­jó ame­dren­tar por el pa­no­ra­ma. Por el con­tra­rio, lo vi­vió co­mo un nue­vo desafío pa­ra su vi­da. A más de sie­te años de ha­ber­se ins­ta­la­do en Mia­mi, y a fuer­za de com­pro­mi­so, de­di­ca­ción y ta­len­to, lo­gró con­so­li­dar­se con su pro­duc­to­ra de ci­ne y te­le­vi­sión (“Tri­ni­tus Pro­duc­tions”), y tu­vo su re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal por su la­bor ar­tís­ti­ca y al­truis­ta.

Pe­rio­dis­ta: Sa­bien­do que era un mer­ca­do tan di­fí­cil, ¿có­mo se ani­mó a in­cur­sio­nar en él?

Na­ta­lia De­ne­gri: Ese era uno de mis desafíosy no fue ni si­gue sien­do fá­cil. Sa­bía que era un mer­ca­do exi­gen­te y ce­lo­so, y los la­ti­nos te­ne­mos que dar exa­men a dia­rio. La te­le­vi­sión es muy com­pe­ti­ti­va y si no es­tás a la al­tu­ra de lo que ne­ce­si­tan, que­dás afue­ra. Tu­ve que apren­der y en­ten­der los có­di­gos es­ta­dou­ni­den­ses que, a la ho­ra de llevar a ca­bo un tra­ba­jo, tie­nen que te­ner ca­li­dad de ex­ce­len­cia. Na­da se de­ja li­bra­do al azar y tu­ve que ade­cuar­me a ese nue­vo sis­te­ma.

Pe­rio­dis­ta: ¿Qué ha­ce es­pe­cí­fi­ca­men­te su pro­duc­to­ra?

De­ne­gri: Lo que em­pe­zó co­mo un em­pren­di­mien­to pa­ra TV, se fue di­ver­si­fi­can­do y aho­ra es­ta­mos abo­ca­dos a las pro­duc­cio­nes ci­ne­ma­to­grá­fi­cas. Es una usi­na de con­te­ni­dos im­pa­ra­ble y lle­va­mos ade­lan­te un tra­ba­jo gi­gan­te. Nues­tros do­cu­men­ta­les pa­ra te­le­vi­sión y los lar­go­me­tra­jes nos die­ron, ade­más de la sa­tis­fac­ción por el tra­ba­jo en sí, el re­co­no­ci­mien­to de los prin­ci­pa­les fes­ti­va­les de ci­ne. Te­ne­mos tres pre­mios Emmy por los cor­tos do­cu­men­ta­les, que re­ci­bie­ron crí­ti­cas sor­pren­den­tes, y el úl­ti­mo lar­go­me­tra­je, “Uma”, rea­li­za­do en co­pro­duc­ción con Épic in Mo­tion en Ita­lia y fil­ma­da ín­te­gra­men­te en ese país, ob­tu­vo 14 pre­mios de di­fe­ren­tes fes­ti­va­les de Eu­ro­pa. Pe­ro nues­tro pun­ta­pié ini­cial y nues­tro gran amor es “Co­ra­zo­nes gue­rre­ros”, el ci­clo que ya va por su quin­ta tem­po­ra­da en la te­le­vi­sión de Es­ta­dos Uni­dos (Me­ga TV), y que se

re­pi­te en ocho paí­ses de Cen­troa­mé­ri­ca. Con­du­cir­lo y co­pro­du­cir­lo es siem­pre un pla­cer enor­me y un nue­vo desafío, mos­tran­do día a día ca­sos de per­so­nas que, pe­se a las ad­ver­si­da­des con las que los en­fren­tó la vi­da, pu­die­ron sa­lir ade­lan­te y son ejem­plos de su­pera­ción y mo­ti­va­ción pa­ra mu­chas otras per­so­nas. Ade­más de brin­dar ayu­da, con­ta­mos his­to­rias de vi­da. Hay un seg­men­to en don­de in­ter­ac­túo con ni­ños ha­blan­do de te­mas ge­ne­ra­les co­mo el amor, la fa­mi­lia, los va­lo­res, el bull­ying, el cam­bio cli­má- ti­co, etc. Pe­ro no es­toy so­la. El apo­yo per­ma­nen­te de la Fun­da­ción Has­sen­feld Fa­mily (Has­bro Toys) y otras em­pre­sas so­li­da­rias lo ha­cen po­si­ble. “Co­ra­zo­nes...” me da mu­chas sa­tis­fac­cio­nes y es un ge­ne­ra­dor cons­tan­te de nue­vas pro­pues­tas. A par­tir de las his­to­rias com­par­ti­das ahí, es­cri­bí el li­bro ho­mó­ni­mo, que tu­ve el pla­cer de en­tre­gar al Pa­pa Fran­cis­co en mano. Me apa­sio­na es­tar al fren­te de un pro­gra­ma que vi­si­bi­li­za tan­tas ne­ce­si­da­des y sien­to mu­cha fe­li­ci­dad al ver los re­sul­ta­dos y al mos­trar tan­tos ca­sos de au­to­su­pera­ción que mo­ti­van. Es un con­te­ni­do muy po­si­ti­vo que la te­le­vi­sión ne­ce­si­ta en los tiem­pos ad­ver­sos que tran­si­ta­mos.

La en­tre­pre­neur fue ele­gi­da en 2017 co­mo una de las 25 mu­je­res más in­flu­yen­tes por su la­bor al­truis­ta jun­to a Tha­lía y Sal­ma Ha­yek. Mu­cho tu­vo que ver en esa dis­tin­ción una de las úl­ti­mas la­bo­res hu­ma­ni­ta­rias que lle­vó a ca­bo pa­ra ayudar a las víc­ti­mas del hu­ra­cán Ma­ría, que en 2017 afec­tó a Puer­to Ri­co. Na­ta­lia reali­zó una ta­rea ti­tá­ni­ca al con- cre­tar per­so­nal­men­te dos vue­los hu­ma­ni­ta­rios pa­ra aten­der a más de 300 per­so­nas que ne­ce­si­ta­ban aten­ción mé­di­ca ur­gen­te y que fue­ron tras­la­da­dos a Mia­mi, ade­más de ha­ber de­ja­do allí do­na­cio­nes de ali­men­tos y me­di­ci­nas. Sin em­bar­go, con la au­to­exi­gen­cia que la ca­rac­te­ri­za, ase­gu­ra que no fue su­fi­cien­te. Con­ven­ci­da de la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial de quie­nes for­man par­te de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, ex­tien­den con la pro­duc­to­ra su la­bor a las ta­reas de res­pon­sa­bi­li­dad y ac­cio­nes con­cre­tas.

Na­ta­lia De­ne­gri en la gra­ba­ción de "Co­ra­zo­nes gue­rre­ros". La con­duc­to­ra re­ci­bió un re­co­no­ci­mien­to del Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos por su la­bor hu­ma­ni­ta­ria en Puer­to Ri­co (iz­quier­da).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.