Ana­má Fe­rrei­ra, la in­flue­ncer me­nos pen­sa­da:

La ex mo­de­lo es un éxi­to en las re­des con sus tuits. ¿Tie­ne com­mu­nity ma­na­ger?

Noticias - - SUMARIO - DA­NIE­LA BIANCO dbian­co@per­fil.com @da­nie­lleb­bian­co

la ex mo­de­lo y par­ti­ci­pan­te del “Bai­lan­do por un sue­ño” se con­vir­tió en la nue­va es­tre­lla de las re­des so­cia­les. Men­sa­jes hu­mo­rís­ti­cos y len­gua­je mi­lle­nial. El mo­ti­vo de­trás de su cam­bio de per­fil.

En épo­cas de re­des so­cia­les, ser in­flue­ncer se con­vir­tió en uno de los tra­ba­jos me­jor pa­gos. Cien­tos de mi­llen­nials y cen­ten­nials mue­ren por de­di­car­se a crear con­te­ni­do 24x7 en su cuen­ta de Ins­ta­gram, YouTu­be o Twit­ter, su­mar se­gui­do­res, y así abul­tar sus bi­lle­te­ras con ju­go­sos con­tra­tos pu­bli­ci­ta­rios. En la Ar­gen­ti­na, ya son va­rios los que se con­vir­te­ron en re­fe­ren­tes del mun­do di­gi­tal, aun­que hu­bo un ca­so ines­pe­ra­do: Ana­má Fe­rrei­ra, ex mo­de­lo, em­pre­sa­ria y par­ti­ci­pan­te del “Bai­lan­do por un sue­ño”, que a sus 67 años, se con­vir­tió en la tuits­tar me­nos pen­sa­da y en la nue­va fa­vo­ri­ta del pú­bli­co ju­ve­nil.

A pe­sar de no te­ner do­tes pa­ra la dan­za en el cer­ta­men de Mar­ce­lo Ti­ne­lli, Ana­má se des­ta­ca por su ca­ris­ma y hu­mor. Y fue esa cuo­ta có­mi­ca la que em­pe­zó a ex­plo­tar la ex mo­de­lo des­de su cuen­ta de Twit­ter, don­de acu­mu­la unos 167 mil se­gui­do­res, que se ríen de sus men­sa­jes ocu­rren­tes. Pe­ro lo que más cau­só fu­ror es que en las úl­ti­mas se­ma­nas, Ana­má em­pe­zó a es­cri­bir con al­gu­nos re­cur­sos co­mo la iro­nía y tér­mi­nos 2.0 co­mo “ah­re” (pa­ra re­ma­tar una fra­se que es bro­ma) y “ske­re” (pa­ra de­cir que al­go es­tá sa­lien­do bien). Ade­más de res­pues­tas desopi­lan­tes y áci­das a los usua­rios. Gra­cias a eso se con­vir­tió en tren­ding to­pic, y mu­chos em­pe­za­ron a du­dar si la per­so­na de­trás del ma­ne­jo de su cuen­ta era real­men­te ella, al­go que la em­pre­sa­ria nie­ga ro­tun­da­men­te a NO­TI­CIAS: “Yo ma­ne­jo mis re­des. Siem­pre fui pi­can­te pe­ro no es­ta­ba en el 'Bai­lan­do'”, ex­pli­ca.

FU­ROR. El “Bai­lan­do por un sue­ño” es una de las fac­to­rías de per­so­na­jes bi­za­rros. La po­pu­la­ri­dad es ga­ran­tía ase­gu­ra­da. Pe­ro el fu­ror por Ana­má Fe­rrei­ra cre­ció cuan­do tui­teó un in­só­li­to men­sa­je con len­gua­je ado­les­cen­te y un apa­ren­te co­no­ci­mien­to del mun­do di­gi­tal que hi­zo de­li­rar a los in­ter­nau­tas. “El 'ah­re' no lo uso por­que eso era mo­da cuan­do es­ta­ba el Fo­to­log. Que bue­nas épo­cas”, es­cri­bió. An­te es­to, más de un usua­rio em­pe­zó a cues­tio­nar la iden­ti­dad de quien ma­ne­ja­ba la cuen­ta de la bra­si­le­ña. “En se­rio sos vos la que tui­tea esas co­sas?”, le con­sul­tó un se­gui­dor. Rá­pi­da de re­fle­jos, re­co­gió el guan­te y em­pe­zó a res­pon­der a ca­da uno de sus se­gui­do­res, lo que la lle­vó a con­ver­tir­se en uno de los te­mas más men­cio­na­dos du­ran­te el fin de se­ma­na del 6, en las re­des. “Ana­má sos vos la que es­ci­bís?, le di­je­ron. “No, soy Xu­xa”, res­pon­dió ella. Otros, en cam­bio, le cues­tio­na­ron su acen­to bra­si­le­ño. “¿Por qué can­ta có­mo ex­tran­je­ra?”, le pre­gun­ta­ron. “Por­que soy ex­tran­je­ra. ¿Sos len­to o tui­teas des­de un No­kia 110?”, des­li­zó la ex mo­de­lo. A otro usua­rio, an­te una pre­gun­ta si­mi­lar, le di­jo: “Y vos te­nés 30 años y to­da­vía te sa­cás fo­tos fren­te al es­pe­jo a lo 2005”.

En diá­lo­go con NO­TI­CIAS, Ana­má ne­gó ha­ber con­tra­ta­do a un com­mu­nity ma­na­ger pa­ra ma­ne­jar­le sus re­des so­cia­les y acla­ró que el he­cho de usar un len­gua­je ju­ve­nil, es una ma­ne­ra de lle­gar al pú­bli­co de su agen­cia de mo­de­los. “Es­tá el 'ske­re', el 'Mi­li Pi­li' (los apó­co­pes de Mi­la­gros y Pi­lar, pa­ra referirse des­pec­ti­va­men­te a las chi­cas que es­tán siem­pre aten­tas a la mo­da). Yo apren­do to­das las pa­la­bras. Pa­ra lle­gar a los chi­cos te­nés que ha­blar ese idio­ma”, ex­pli­ca la em­pre­sa­ria. Y con­clu­ye: “Yo ten­go la es­cue­la de mo­de­los y ne­ce­si­to lle­gar a esa ge­ne­ra­ción pa­ra que ven­gan. Me di­cen que quie­ren que sea la tía in­co­rrec­ta. Ten­go que es­tar siem­pre vi­gen­te”.

Ana­má bro­meó con los se­gui­do­res que cues­tio­na­ban su por­tu­ñol y sor­pren­dió con pa­la­bras ado­les­cen­tes.

SOR­PRE­SA. La par­ti­ci­pan­te del “Bai­lan­do por un sue­ño” no bai­la bien, pe­ro tie­ne una sim­pa­tía que le rin­de en la pis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.