Elec­cio­nes en Bra­sil:

El PT su­frió el efec­to #no­vuel­ven­mas y has­ta Dil­ma se que­dó afue­ra del Se­na­do. Cla­ves pa­ra en­ten­der el "bol­so­na­ra­zo" en las ur­nas.

Noticias - - STAFF - MA­XI­MI­LI­ANO SARDI msar­di@per­fil.com @ma­xi_­sar­di

el PT su- frió el efec­to #no­vuel­ven­mas y has­ta Dil­ma se que­dó afue­ra del Se­na­do. Cla­ves pa­ra en­ten­der el “bol­so­na­ra­zo” en las ur­nas bra­si­le­ñas.

El

aplas­tan­te triun­fo que Jair Bol­so­na­ro con­si­guió en las elec­cio­nes del do­min­go, re­po­si­cio­na el es­ce­na­rio bra­si­le­ro, no so­lo de ca­ra a la se­gun­da ron­da del 28 de oc­tu­bre (don­de de­fi­ni­rá la pre­si­den­cia con Fer­nan­do Had­dad), pe­ro de ca­ra al fu­tu­ro de la re­gión. La fuer­za po­lí­ti­ca del ex mi­li­tar de 63 años, el Par­ti­do So­cial Li­be­ral (PSL), pa­só de ser un blo­que con ape­nas 8 dipu­tados, a de­ten­tar una po­de­ro­sa ban­ca­da: 52 es­ca­ños, só­lo cua­tro me­nos que el par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT) de Lu­la Da Sil­va, que su­frió la de­rro­ta de Dil­ma Rous­seff en su dis­tri­to: que­dó cuar­ta en Mi­nas Gea­ris en la ca­rre­ra a se­na­do­ra (ver re­cua­dro).

FE­NÓ­MENO. Con el vo­to de ne­gros, mu­je­res e in­dí­ge­nas, así co­mo amas de ca­sa, obre­ros y es­tu­dian­tes, Bol­so­na­ro se con­vir­tió en el can­di­da­to del "an­ti­sis­te­ma", en una lí­nea que re­mi­te al pro­pio Do­nald Trump. Mi­só­gino y ra­cis­ta -co­mo el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos-, el can­di­da­to ul­tra­de­re­chis­ta a la pre­si­den­cia tie­ne en­tre sus sim­pa­ti­zan­tes a fa­ná­ti­cos de las ar­mas y nos­tál­gi­cos de la úl­ti­ma dictadura (1964-1985), pe­ro a bue­na par­te de la cla­se me­dia que se opo­ne al re­gre­so del PT al po­der: go­ber­nó du­ran­te 13 de los úl­ti­mos 16 años. "Lo más im­por­tan­te de es­ta elec­ción es que ha si­do una vo­ta­ción de cas­ti­go a la cla­se po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal", ex­pli­ca Est­her So­lano, so­ció­lo­ga y pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad Fe­de­ral de Sao Paulo. "Es un po­co co­mo el efec­to Trump en Es­ta­dos Uni­dos”, ana­li­za So­lano. "Ese dis­cur­so de que Bol­so­na­ro es ho­mo­fó­bi­co y mi­só­gino la gen­te lo de­ja en un se­gun­do plano, por­que lo que les in­tere­sa es que ha­ya más se­gu­ri­dad, me­nos co­rrup­ción y al­guien que sea nue­vo". El mo­vi­mien­to "ul­tra" de Bol­so­na­ro, si­mi­lar a la ola po­pu­lis­ta en Es­ta­dos Uni­dos y va­rios paí­ses eu­ro­peos su­mó en Bra­sil a nu­me­ro­sos le­gis­la­do­res evan­gé­li­cos, al lobby de las ar­mas y el sec­tor agrí­co­la (el blo­que co­no­ci­do co­mo BBB por "ba­la, buey y bi­blia").

LAVAJATO. La ma­yo­ría de los ana­lis­tas de las elec­cio­nes brasileras del do­min­go pa­sa­do con­cuer­dan en que la ma­ga­cau­sa de co­rrup­ción "La­va Ja­to" ("La­va­do de ca­rros") fue un fac­tor de­ci­si­vo pa­ra la de­rro­ta de la "vie­ja po­lí­ti­ca". El re­vés su­fri­do por la ex pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff, que es­pe­ra­ba in­gre­sar con hol­gu­ra al Se­na­do y que­dó afue­ra, es el ca­so pa­ra­dig­má­ti­co: aho­ra es­tá en la mi­ra del juez Ser­gio Mo­ro, el né­me­sis de Lu­la. La se­ma­na pa­sa­da, Mo­ro di­fun­dió el tes­ti­mo­nio de un ex mi­nis­tro de Dil­ma que afir­ma que sus cam­pa­ñas pre­si­den­cia­les de 2010 y 2014 cos­ta­ron mu­cho más di­ne­ro que el que fue de­cla­ra­do (fe­nó­meno pa­re­ci­do al lo­cal), lo que mo­ti­va­ría una in­ves­ti­ga­ción.

Pe­ro no so­lo el PT y Lu­la son los arrin­co­na­dos por la jus­ti­cia. . El ac­tual pre­si­den­te Mi­chel Te­mer, una vez que ter­mi­ne su go­bierno el 1 de enero de 2019, se­gu­ra­men­te en­fren­te al me­nos dos de­nun­cias en su con­tra que fue­ron pre­via­men­te fre­na­das por el Con­gre­so.

Y otros "ca­ci­ques" de la po­lí­ti­ca lo­cal, his­tó­ri­cos de agru­pa­cio­nes tra­di-

cio­na­les co­mo Ro­me­ro Ju­cá, Eu­ní­cio Oli­vei­ra y Be­to Ri­cha, tam­po­co lograron ser ele­gi­dos y -sin fue­ros- po­drían ver có­mo las in­ves­ti­ga­cio­nes en su con­tra avan­zan irre­me­dia­ble­men­te. En to­tal el do­min­go pa­sa­do hu­bo 47 can­di­da­tos in­ves­ti­ga­dos por el "La­va Ja­to" que no fue­ron ele­gi­dos, de­mos­tran­do que la ten­den­cia fue ge­ne­ra­li­za­da.

DE­RRO­TA. El vo­to "an­ti-PT" fue el más re­pre­sen­ta­ti­vo de la pri­me­ra vuel­ta en las elec­cio­nes del país ve­cino. Y con­tra esa co­rrien­te ad­ver­sa de­be­rá re­mar de ca­ra a la se­gun­da ron­da Fer­nan­do Had­dad, el can­di­da­to del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT). Had­dad, prín­ci­pe de Lu­la, tie­ne ape­nas 15 días pa­ra acor­tar la brecha con Bol­so­na­ro. Pe­ro tam­bién es cier­to que tu­vo ape­nas un mes de cam­pa­ña, en el que pa­só del 4% al 29 en las in­ten­cio­nes de vo­to. Aho­ra apun­ta a una cam­pa­ña si­mi­lar a la de su ri­val: re­co­ger el vo­to de "to­dos los de­mó­cra­tas" que quie­ran unir­se pa­ra ven­cer a Bol­so­na­ro.

El in­te­rro­gan­te es si Had­dad de­be se­guir o no ape­lan­do al legado de Lu­la, que se de­mos­tró in­su­fi­cien­te. Sus en­cues­ta­do­res lo em­pu­jan a se­ña­lar las di­fe­ren­cias pa­ra ga­nar a la cla­se me­dia que es­tá en dispu­ta: mien­tras Lu­la na­ció en el cam­po, no ter­mi­nó la es­cue­la se­cun­da­ria y cons­tru­yó su ca­rre­ra co­mo lí­der sin­di­cal, Had­dad es un uni­ver­si­ta­rio aco­mo­da­do de San Pa­blo: en­tre 1981 y 1996 se gra­duó en De­re­cho, Eco­no­mía y Fi­lo­so­fía por la Uni­ver­si­dad de Sao Paulo (USP). Tras va­rios años de ca­rre­ra aca­dé­mi­ca, en 2001 Had­dad se in­te­gró a la Se­cre­ta­ría de Fi­nan­zas y Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co de Sao Paulo has­ta que fue nom­bra­do mi­nis­tro de Edu­ca­ción en 2005. En 2011 el pro­pio Lu­la lo im­pul­só a ser al­cal­de, pe­ro su ima­gen ca­yó des­de 2013 afec­tan­do tan­to su po­pu­la­ri­dad co­mo la Dil­ma, en­ton­ces pre­si­den­ta. Y nun­ca pu­do re­po­ner­se de ese gol­pe: en 2016, tras la lle­ga­da al po­der de Mi­chel Te­mer, per­dió bus­can­do

la re­elec­ción con­tra el ex pe­rio­dis­ta Joao Do­ria con­si­guien­do ape­nas el 16,7% de los vo­tos.

VIC­TO­RIA. Co­mo con­tra­ca­ra, la vic­to­ria de los Bol­so­na­ro in­clu­ye tam­bién Eduar­do, hi­jo del can­di­da­to a pre­si­den­te que se con­vir­tió el do­min­go pa­sa­do en el dipu­tado más vo­ta­do de la his­to­ria de Bra­sil. Con so­lo 34 años, el prín­ci­pe del ul­tra­de­re­chis­mo que se pu­so al hom­bro la cam­pa­ña de su pa­dre tras el aten­ta­do que su­frió ha­ce un mes cuan­do lo ape­la­ron en una de sus re­co­rri­das, re­co­gió más de 1,8 mi­llo­nes de vo­tos. Y Eduar­do es uno de los tres hi­jos de Jair Bol­so­na­ro que tam­bién son po­lí­ti­cos.: Fla­vio, de 37 años (el ma­yor), fue ele­gi­do el do­min­go co­mo se­na­dor por el es­ta­do de Río de Ja­nei­ro y con­fir­mó con ello la for­ta­le­za del Par­ti­do So­cial Li­be­ral (PSL). Y Carlos Bol­so­na­ro, de 35 años, se man­tie­ne co­mo con­ce­jal en Río.

Con to­do, la vic­to­ria de Jair Bol­so­na­ro fue ver­da­de­ra­men­te aplas­tan­te: ob­tu­vo ca­si 18 mi­llo­nes de vo­tos más que Had­dad: más de 49 mi­llo­nes de vo­tos (49,276.990), co­rres­pon­dien­tes al 46,03 por cien­to del to­tal de los vo­tos emi­ti­dos (la par­ti­ci­pa­ción en la pri­me­ra ron­da fue del 79,67 por cien­to) se­gún los cómpu­tos del Tri­bu­nal Su­pe­rior Elec­to­ral bra­si­le­ro. Had­dad, por su par­te, re­ci­bió más de 31 mi­llo­nes de apo­yos (31,342.005), co­rres­pon­dien­tes al 29,28 por cien­to. Y aun­que la brecha pa­re­ce irre- mon­ta­ble, al­gu­nos con­fian en que se am­plie la ba­se de vo­tan­tes te­nien­do en cuen­ta que el pró­xi­mo 28 de oc­tu­bre se ce­le­bra­rán tam­bién los co­mi­cios re­gio­na­les pa­ra ele­gir a los go­ber­na­do­res de 13 de los 26 es­ta­dos bra­si­le­ños.

APO­YOS. La vic­to­ria de Bol­so­na­ro se re­fle­jó in­me­dia­ta­men­te en los mer­ca­dos que, aun­que aler­tas a a las po­lí­ti­cas del ul­tra­de­re­chis­ta, lo pre­fie­ren al can­di­da­to de la iz­quier­da, dis­pues­to a sus­pen­der la re­for­ma la­bo­ral y pre­vi­sio­nal. La Bol­sa de Va­lo­res de Sao Paulo, la ma­yor de Amé­ri­ca La­ti­na, subió fuer­te­men­te su co­ti­za­ción. El prin­ci­pal ín­di­ce bur­sá­til bra­si­le­ño, el B3, subió un cin­co por cien­to se­gún da­tos del por­tal "Glo­bo". Tam­bién la co­ti­za­ción del real bra­si­le­ño vol­vió a su­bir en re­la­ción con el dó­lar.

Y los apo­yos in­ter­na­cio­na­les le lle­ga­ron al ex mi­li­tar de Chile y Ar­gen­ti­na. El can­ci­ller ar­gen­tino, Jor­ge Fau­rie, opi­nó que el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en Bra­sil de­mos­tró "un po­si­cio­na­mien­to" de los bra­si­le­ños "ha­cia el fu­tu­ro, y no ha­cia el pa­sa­do". "A la Ar­gen­ti­na le in­tere­sa es­pe­cial­men­te te­ner una mi­ra­da pa­ra con­so­li­dar la ins­ti­tu­cio­na­li­dad bra­si­le­ña", agre­gó el mi­nis­tro que re­for­zó la idea de la re­no­va­ción en­car­na­da en Bol­so­na­ro: "una nue­va fi­gu­ra que emer­ge y to­ma no­to­rie­dad den­tro la vi­da po­lí­ti­ca bra­si­le­ña". En tan­to, el pre­si­den­te chi­leno Se­bas­tián Pi­ñe­ra, ma­ni­fes­tó: "A Bol­so­na­ro le co­noz­co po­co, pe­ro en lo eco­nó­mi­co apun­ta en la bue­na di­rec­ción".

GA­NA­DOR. Jair Bol­so­na­ro festejó el triun­fo en la pri­me­ra vuel­ta de las pre­si­den­cia­les brasileras con más del 46% de los vo­tos.

DE CUAR­TA. A Dil­ma las en­cues­tas la da­ban co­mo fa­vo­ri­ta pe­ro ter­mi­nó cuar­ta.

GOL­PEA­DOS. Had­dad ana­li­za la de­rro­ta fren­te a los me­dios. Los se­gui­do­res del PT aba­ti­dos. Lu­la, pa­lan­ca y las­tre al mis­mo tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.