Es pa­ra po­ner en un cua­dro

A D’Ono­frio le re­ga­la­ron una pin­tu­ra del día en que se me­tió en la Bom­bo­ne­ra.

Olé - - PAGINA DELANTERA - ARIEL CRISTOFALO acris­to­fa­lo@ole.com.ar

Ah, no... Pe­ro us­te­des es­tán compl eta­men­te l ocos”. Po­cos re­ga­los de Na­vi­dad de­ben con­mo­ver a Ro­dol­fo D’Ono­frio a es­ta al­tu­ra de la soi­rée. Una ca­mi­se­ta de Ri­ver, una en­tra­da pa­ra una fi­nal, una fo­to au­to­gra­fia­da por Ala­rio, un via­je: los me­jo­res ob­se­quios que se le pue­den ha­cer a cual­quier hin­cha de cual­quier edad son mo­ne­da co­rrien­te en la vi­da del pre­si­den­te del club. Pe­ro Jor­ge Ballesteros se ilu­mi­nó. ¿Quién? Un fa­ná­ti­co de Ri­ver de a pie, ami­go de Dia­na Pa­terno, la presidenta de la Co­mi­sión de Mu­je­res del club. Pa­ra fin de año en­car­gó un re­ga­lo que real­men­te pu­die­ra emo­cio­nar a un hin­cha co­mo D’Ono­frio, uno que tie­ne to­do. O ca­si. Un cua­dro, no. Y me­nos una pin­tu­ra de la es­ce­na que con el paso de los años pro­ba­ble­men­te más se re­cor­da­rá del ac­tual pre­si­den­te: esa fo­to en pleno cam­po de la Bom­bo­ne­ra des­pués del tris­te­men­te cé­le­bre ata­que a los ju­ga­do­res de Ri­ver con un cóc­tel quí­mi­co cuan­do sa­lie­ron a ju­gar el se­gun­do tiem­po de una se­rie de Co­pa Li­ber­ta­do­res con­tra el ri­val de to­da la vi­da (una se­rie, va­le re­cor­dar­lo, que el equi­po de Ga­llar­do es­ta­ba a 45 mi­nu­tos de vol­ver a ga­nar sin con­tra­tiem­pos ni ti­ros al arco en con­tra). La fo­to fue me­me en to­das las re­des so­cia­les, con Arrua­ba­rre­na com­ple­ta­men­te sa­ca­do por ir a co­mér­se­lo cru­do, con Gui­ller­mo Bur­dis­so mi­rán­do­lo con ma­la ca­ra, Pa­chi Ca­rri­zo de es­pal­das… Y el ti­po ahí, tran­qui­lo, con el hom­bre de se­gu­ri­dad del club de­trás, ca­si que se le di­bu­ja un pu­cho en la Bo­ca, unos an­te­ojos ne­gros y un car­tel que di­ce Deal with it. Y la pin­tu­ra, el re­tra­to al óleo de esa ima­gen his­tó­ri­ca, lo mo­vi­li­zó en se­rio a D’Ono­frio: que­dó cho­cho. “La idea fue de un ami­go mío. Nos pa­re­ció muy bue­na por­que ése fue un mo­men­to en el que Ro­dol­fo re­pre­sen­tó a to­dos los hin­chas, hi­zo lo que to­dos hu­bié­ra­mos que­ri­do ha­cer: en­trar al cam­po a de­fen­der a nues­tros ju­ga­do­res”, cuen­ta Pa­terno, una de las men­to­ras de la mo­vi­da, que ade­más agre­ga que a unos po­cos no les gus­tó el cua­dro por­que en él só­lo se ven ca­mi­se­tas azu­les y ama­ri­llas, pe­ro que “hay que en­ten­der­lo co­mo lo que fue, un mo­men­to his­tó­ri­co pa­ra los hin­chas, inol­vi­da­ble”. Un mo­men­to, ade­más, que to­da­vía les due­le de­ma­sia­do a los pri­mos, que lo re­cuer­dan a ca­da ra­to. Sin ir más le­jos, el pro­pio An­ge­li­ci lo hi­zo el lu­nes en una en­tre­vis­ta en la que ad­mi­tió que le du­ra el su­fri­mien­to por esa no­che. ¿Quién es el ar­tis­ta que la hi­zo? Se tra­ta de Ar­man­do Yar­le­que San­do­val, un pin­tor pe­ruano bien par­ti­cu­lar, de Piu­ra, la ciu­dad del ca­lor eterno. Un ar­tis­ta in­ca que ca­si no se co­mu­ni­ca más que por sus obras y que pin­ta úni­ca­men­te de día, con sol. La luz na­tu­ral ins­pi­ró un cua­dro que tie­ne mu­cho de os­cu­ri­dad pe­ro que vis­to en re­tros­pec­ti­va les sa­ca una son­ri­sa enor­me a los hin­chas. Más a D’Ono­frio, el due­ño de la obra: el pre­si­den­te tu­vo la pin­tu­ra du­ran­te unos días en su ofi­ci­na, ¡lla­mó a se­gu­ri­dad pa­ra cus­to­diar­la! y lue­go pi­dió per­mi­so pa­ra lle­vár­se­la a su ca­sa pa­ra ex­po­ner­la allí: en su lu­gar de tra­ba­jo en el club, to­do vi­dria­do, no era el me­jor es­pa­cio pa­ra col­gar­lo. Tam­po­co el peor: en cual­quier ho­gar bos­te­ro lo ha­rían pe­da­zos en me­dio se­gun­do.

LA IDEA FUE DE UN AMI­GO MIO Y NOS PARECIO MUY BUE­NA POR­QUE ESE FUE UN MO­MEN­TO EN EL QUE RO­DOL­FO REPRESENTO A TO­DOS LOS HIN­CHAS”. Dia­na Pa­terno, vo­cal su­plen­te de Ri­ver

Ro­dol­fo po­sa con la obra de un ar­tis­ta in­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.