EL KUN NO LE CREE AL PAPU GÓMEZ

Olé - - NEWS - JORGE MA­RIO TRASMONTE jtras­mon­te@ole.com.ar

Co­mo aquel per­so­na­je del sketch de Ol­me­do al que lo asal­ta­ban vio­len­ta­men­te y le hu­mi­lla­ban a to­da la fa­mi­lia pe­ro lo que lo po­nía to­tal­men­te des­con­tro­la­do era que le pi­sa­ban la co­la al pe­rro, cuan­do a un fut­bo­lis­ta lo til­dan de “ma­la le­che” lo sien­te co­mo la peor ofen­sa. Por ahí si le di­je­ran tre­men­das bar­ba­ri­da­des no reac­cio­na­ría tan mal co­mo si es­cu­cha “ma­la le­che”. En el Fran­co­ti­ra­dor del lu­nes pa­sa­do, el co­lum­nis­ta Wal­ter Var­gas des­gra­na­ba el ca­si ab­sur­do epi­so­dio del Papu Gómez gol­pean­do jus­to en el lu­gar don­de ha­cía po­co se ha­bía frac­tu­ra­do la co­lum­na Bi­glia. Y alu­día al mal sa­bor que de­ja­ba el te­ma. En un pri­mer mo­men­to, la co­ne­xión en­tre el ro­di­lla­zo en la es­pal­da y el he­cho de que Gómez fue­ra uno de los que qui­sie­ron in­te­grar­se al gru­po de la Se­lec­ción sin con­se­guir­lo y Bi­glia fue­ra un re­pre­sen­tan­te de la vie­ja guar­dia del gru­po era una aso­cia­ción tan fá­cil co­mo te­me­ra­ria.

Se fue­ron su­man­do a los in­sul­tos que le pro­di­gó Bi­glia en ple­na can­cha la pa­ta­da ven­ga­do­ra que le dio otro ju­ga­dor del Mi­lan; la de­mo­ra en es­ta­ble­cer un con­tac­to per­so­nal con su ex com­pa­ñe­ro de la Se­lec­ción, y cier­ta am­bi­güe­dad en la dis­cul­pa pú­bli­ca, en la que an­tes de de­cir lo ape­na­do que es­ta­ba re­la­ti­vi­za­ba el he­cho co­mo “un foul co­mún” y se ex­cu­sa­ba en que él no pue­de an­dar por la can­cha fi­ján­do­se a quién tie­ne ade­lan­te. Aho­ra es el Kun Agüe­ro, otro miem­bro del nú­cleo du­ro, el que po­ne en du­da las in­ten­cio­nes de Papu y con­fie­sa que lo hu­bie­ra es­pe­ra­do a la sa­li­da, co­mo ha­cía­mos en la es­cue­la cuan­do que­ría­mos arre­glar cuen­tas.

Al­go muy feo ha pa­sa­do si un ju­ga­dor gol­peó tan mal a quien era su com­pa­ñe­ro has­ta ayer no­más, a ries­go de que se pier­da el Mun­dial. Y al­go muy feo pa­só si só­lo fue una bu­rra­da irres­pon­sa­ble pe­ro sus pro­pios co­le­gas no le creen y lo es­tig­ma­ti­zan con el peor de los ró­tu­los que ad­mi­ten en sus có­di­gos los fut­bo­lis­tas.

HAS­TA LA DIS­CUL­PA PÚ­BLI­CA FUE AL­GO AM­BI­GUA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.