EL 9 DE LOS GO­LES QUE IMPORTAN

Co­mo en la se­mi y en la fi­nal de la Su­da­me­ri­ca­na, Gi­gliot­ti apa­re­ció pa­ra evi­tar una caí­da que hu­bie­ra com­pli­ca­do pa­sar a oc­ta­vos. ¡Y ca­si lo ga­na!

Olé - - MILLONARIOS 1 VS INDEPENDIENTE 1 -

Es di­fí­cil ser el 9 de un equi­po que se pa­ra en can­cha pa­ra apos­tar al con­tra­ata­que. Es cier­to que los 2.600 me­tros de al­tu­ra de Bogotá al­go in­flu­yen en el cam­bio de ai­re. Pe­ro si el úni­co pun­ta es­tá ais­la­do y le­jos del ar­co con­tra­rio, só­lo po­drá pre­sio­nar la sa­li­da ri­val, co­rrer y es­pe­rar a se efec­ti­vo cuan­do la pe­lo­ta le lle­gue en si­tua­ción de gol. De eso vi­vió Em­ma­nuel Gi­gliot­ti en Co­lom­bia.

De­ma­sia­do fue lo que pu­do ge­ne­rar el Ro­jo en ata­que en fun­ción de su jue­go y en ca­si to­das las ac­cio­nes es­tu­vo el Pu­ma co­mo pro­ta­go­nis­ta. Co­men­za­do el se­gun­do tiem­po, tras un cen­tro de Ve­rón el ex Bo­ca lle­gó al pri­mer pa­lo, ca­be­ceó aba­jo del ar­co y Fariñez in­creí­ble­men­te le ta­pó el gri­to. Co­mo en­se­gui­da Mi­llo­na­rios lle­gó al 1-0, la oca­sión per­di­da se la­men­tó aún más. Pe­ro nun­ca hay que dar por ven­ci­do a un equi­po de Ho­lan. Y de una avan­ce lo­cal sa­lió el re­cha­zo, Romero sa­có un pe­lo­ta­zo

pro­fun­do pa­ra el 9, que pi­có en­tre los dos cen­tra­les, le ga­nó a Fi­gue­roa, en­gan­chó pa­ra ha­cerr pa­sar de lar­go a Ca­da­vid y re­ma­tó fuer­te de de­re­cha.

Ese 1-1 sir­vió pa­ra evi­tar una caí­da que hu­bie­ra com­pli­ca­do la cla­si­fi­ca­ción a oc­ta­vos. Y co­mo en la se­mi y la fi­nal de la Su­da­me­ri­ca­na, otra vez Gi­gliot­ti apa­re­ció con go­les que importan. “Es di­fí­cil ju­gar en al al­tu­ra, en el PT nos cos­tó ma­ne­jar la pe­lo­ta. De­fen­di­mos bien e igual ge­ne­ra­mos al­gu­na si­tua­ción de con­tra más pe­li­gro­sa que las de ellos. Em­pe­za­mos me­jor el se­gun­do, pe­ro des­pués de una lle­ga­da nues­tra, vino el gol y se nos hi­zo cues­ta arri­ba. Por suer­te pu­di­mos em­pa­tar y sa­car un re­sul­ta­do po­si­ti­vo. Sa­bía­mos que no te­nía­mos que per­der pa­ra de­fi­nir en ca­sa”, di­jo el Pu­ma: fue su pri­mer gol en la Co­pa y ca­si me­te el se­gun­do en el des­cuen­to. “Pri­me­ro el ar­que­ro me ta­pó bien y en el re­bo­te me que­dé sin án­gu­lo. Tal vez te­nía al­gún com­pa­ñe­ro atrás, pe­ro ter­mi­né muy can­sa­do”. ¡Va­le igual!

LO VA­LO­RÓ: “NO HA­BÍA QUE PER­DER PA­RA DE­FI­NIR EN CA­SA”.

EL PU­MA, PU­RO ES­FUER­ZO. FUE SU PRI­MER GOL EN LA CO­PA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.