DE CO­PA CAÍ­DA

Ra­cing y un fi­nal de se­mes­tre muy amar­go: afue­ra de la Li­ber­ta­do­res de 2019 y ano­che fue eli­mi­na­do de la Co­pa Ar­gen­ti­na.

Olé - - MILLONARIOS 1 VS INDEPENDIENTE 1 - POR AGUS­TÍN IUELE a i u e l e @ ole.com.ar SI­GUE SI­GUE

Pa­re­ce men­ti­ra que Ra­cing ha­ya lo­gra­do, en un pu­ña­do de días, man­char tan­to una cam­pa­ña que pin­ta­ba pa­ra ex­ce­len­te. Cua­tro días pa­ra ser exac­tos. En lo que le du­ra una se­ma­na la­bo­ral a un ofi­ci­nis­ta, la Aca- de­mia ti­ró por la bor­da gran par­te de lo que ha­bía lo­gra­do ba­jo el man­da­to del Cha­cho Cou­det. Con la he­ri­da aún abier­ta por el gol­pa­zo del lu­nes pa­sa­do, cuan­do que­dó afue­ra de la Li­ber­ta­do­res 2019 ju­gan­do en su ca­sa con­tra Co­lón, per­dió con­tra Sar­mien­to de Re­sis­ten­cia, del Fe­de­ral A, y le di­jo adiós a la Co­pa Ar­gen­ti­na en su pri­me­ra pre­sen­ta­ción de es­ta edi­ción. Muy po­co tiem­po pa­ra que se ha­yan ro­to tan­tas ilu­sio­nes...

Y en­ton­ces no lla­ma­ron la aten­ción los sil­bi­dos pa­ra el equi­po que am­bien­ta­ron el fi­nal en la can­cha de Ban­fi­eld, los pri­me­ros que re­so­na­ron en los oí­dos de Cou­det des­de que es el DT. Por­que, ade­más de ha­ber­se que­da­do afue­ra de dos co­pas (con­si­de­ran­do que la Su­da­me­ri­ca­na no era el ob­je­ti­vo pri­mor­dial) en un pu­ña­do de días, lo de la Aca­de­mia ano­che fue gra­ve des­de lo fut­bo­lís­ti­co. Por le­jos, el peor par­ti­do del se­mes­tre, por con­tex­to y ri­val. Que se en­tien­da que es­tas lí­neas no deseme­re­cen el tra­ba­jo de los cha­que­ños, que se plan­ta­ron con or­den, ac­ti­tud, mu­cha pre­sión y bas­tan­te jue­go brus­co pa­ra igua­lar la in­dis­cu­ti­ble di­fe­ren­cia de ca­te­go­ría en­tre uno y otro. Pe­ro lo de Ra­cing fue de­ci­di­da­men­te un desas­tre. Ge­ne­ró muy po­cas si­tua­cio­nes de ries­go, a pe­sar de que un par fue­ron muy cla­ras (la del arran­que de Cen­tu­rión, tras cen­tro de Pio­vi, y una de Lau­ta­ro Martínez cuan­do el match ya es­ta­ba 1-0, las más destacadas), se mos­tró in­se­gu­ro en el fon­do y has­ta que­dó la sen­sa­ción de que le fal­tó ca­rác­ter pa­ra so­bre­po­ner­se a Sar­mien­to, que lo gua­peó. Por eso, so­na­ría a ma­la ex­cu­sa que­dar­se con el pe­nal cla­ri­to que no le die­ron a Ricky en el des­cuen­to (ver pá­gi­na 11), te­nien­do en cuen­ta que la Aca­de­mia no hi­zo nin­gún mé­ri­to pa­ra se­guir con vi­da en la Co­pa.

Ah, por si al­gún des­pre­ve­ni­do no ha­bía to­ma­do no­ta, los de Ave­lla­ne­da fue­ron con lo me­jor que te­nían a dis­po­si­ción (no­ble­za obli­ga, tu­vo unas cuan­tas ba­jas por le­sión) pe­ro no hu­bo Lau­ta­ros, Cen­tu­rio­nes ni Do­nat­tis que lo sal­va­ran. Y es­te fi­nal amar­go vie­ne sin rá­pi­da re­van­cha. Ay...

LAU­TA­RO TU­VO UNA NO­CHE PA­RA EL OL­VI­DO Y HAS­TA FA­LLÓ UNA CHAN­CE CLA­RÍ­SI­MA EN EL FI­NAL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.