¡Hi­cie­ron el agua-nte!

Mi­les de hin­chas se ban­ca­ron el di­lu­vio, ar­ma­ron una fies­ta en las tri­bu­nas y la­men­ta­ron el fi­nal.

Olé - - LA FINAL DE LA HISTORIA - LEAN­DRO CON­TEN­TO lcon­ten­to@ole.com.ar

Aten­ción: se co­mu­ni­ca al pú­bli­co pre­sen­te que el par­ti­do an­te Ri­ver fue sus­pen­di­do de­bi­do a las in­cle­men­cias cli­má­ti­cas. Mu­chas gra­cias”.

Isa­mu Ka­to, ja­po­nés, 32 años, fa­ná­ti­co de Bo­ca, ha­cía dos ho­ras aguar­da­ba por el arran­que de la fi­nal jun­to a un gru­po de ar­gen­ti­nos en la So­cios Sur. Por la ma­ña­na, en me­dio del tem­po­ral, ha­bía ate­rri­za­do en Ezei­za ves­ti­do de pies a ca­be­za con ro­pa del club y des­de allí se ha­bía ido di­rec­ta­men­te a la Bom­bo­ne­ra, don­de lo es­pe­ra­ban sus ami­gos. El plan: ver el clá­si­co con Ri­ver y volverse rá­pi­do al ae­ro­puer­to pa­ra to­mar­se el pri­mer vue­lo con des­tino a To­kio, el de las 22.50, de la em­pre­sa Qa­tar Air­ways.

Al­guno pren­di­do a la ra­dio, otro si­guien­do la in­for­ma­ción por las re­des so­cia­les. Los mi­les de hin­chas de Bo­ca que es­ta­ban

Pe­ro llo­vi­do, inun­da­do: el sú­per se sus­pen­dió, Isa­mu no pu­do cam­biar el pa­sa­je y, pa­ra col­mo, tam­po­co po­drá ver el par­ti­do por la TV en la Bom­bo­ne­ra sa­bían que ha­bía pocas -po­quí­si­mas­chan­ces de que se ju­ga­ra el clá­si­co. Aun así man­tu­vie­ron la ex­pec­ta­ti­va has­ta úl­ti­mo mo­men­to, ar­ma­ron su fies­ta ba­jo la llu­via y vi­vie­ron la sus­pen­sión en­tre la­men­tos, jue­gos acuá­ti­cos y cán­ti­cos con­tra Ri­ver y la di­ri­gen­cia.

Des­de tem­prano ya ha­bía va­rias per­so­nas en las tri­bu­nas que se ban­ca­ron por­que hoy a la ho­ra del par­ti­do es­ta­rá ¡en pleno vue­lo!

“Cuan­do es­cu­ché que la fi­nal se ha­bía re­pro­gra­ma­do sen­tí mu­cha lás­ti­ma, pe­ro va­rias ho­ras de di­lu­vio. Con el co­rrer de la tar­de fue­ron su­mán­do­se más, a sa­bien­das del ries­go de sus­pen­sión que ha­bía. En ese trans­cur­so has­ta que el ár­bi­tro To­bar sa­lió a la can­cha, la gen­te se la aga­rró con An­ge­li­ci pe­ro tam­bién se di­vir­tió. Al­guno se pu­so a cha­po­tear en sec­to­res inun­da­dos, otro hi­zo la gran Ma­ra­do­na DT vs. Pe­rú, mien­tras el res­to alen­ta­ba y sal­ta­ba. Cla­ro, el sen­ti­mien­to no va a cam­biar nun­ca. Tam­bién va a ser una ex­pe­rien­cia úni­ca vi­vir el clá­si­co en el ai­re”, le cuen­ta a Olé Ka­to, quien se hi­zo “en­fer­mo” de Bo­ca allá por prin­ci­pios de los 2000, cuan­do el equi­po de Bian­chi ju­gó tres In­ter­con­ti­nen­ta­les ca­si con­se­cu­ti­vas en Ja­pón y en dos se tra­jó la co­pa.

Isa­mu es un per­so­na­je po­pu­lar en las re­des y en el Mun­do Bo­ca. Sue­le via­jar a la Ar­gen­ti­na ca­da vez que Bo­ca en­fren­ta a Ri­ver o jue­ga al­gu­na ins­tan­cia cla­ve de Li­ber­ta­do­res. Y es­ta vez no po­día fal­tar: in­vir­tió 240.000 ye­nes (unos 75.000 pe­sos) en el pa­sa­je y vo­ló 33 ho­ras pa­ra alen­tar al Bo­ca de Guillermo. No pu­do.

Isa­mu sí tu­vo tiem­po pa­ra vi­vir la pre­via, can­tar, mo­jar­se, co­mer­se un cho­ri en la ve­re­da. “Oja­lá ju­gue­mos con el Ma­drid en Du­bai. Me que­da más cer­ca, je”, ríe el ni­pón. To­kio y me voy. el mo­men­to cúl­mi­ne fue cuan­do el juez com­pro­bó el es­ta­do del cam­po. Cuan­do la bo­cha ro­da­ba, la gen­te fes­te­ja­ba y se ilu­sio­na­ba. Cuan­do el chi­leno se fi­jó el pi­que y con­fir­mó que no ha­bía re­bo­te, se es­cu­cha­ba la de­cep­ción de la Bom­bo­ne­ra. Con el anun­cio de la voz del es­ta­dio lle­gó el úl­ti­mo la­men­to. Igual, la fies­ta si­guió un ra­to más. Pe­ro no se que­da­ron con las ga­nas.

AQUÍ, CON LA AZAFATA DEL AVIÓN. VI­VI­RÁ EL SÚ­PER DES­DE EL AI­RE.

MU­CHA GEN­TE LLE­GÓ TEM­PRANO Y ALEN­TÓ BA­JO LA LLU­VIA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.