NO SE SUS­PEN­DE POR LLU­VIA

A pe­sar del mal cli­ma, ca­si 5.000 hin­chas hi­cie­ron el aguante en el Mo­nu­men­tal y pro­me­tie­ron re­pe­tir el ban­de­ra­zo hoy o cuan­do se jue­gue.

Olé - - LA FINAL DE LA HISTORIA - ALE­JO IRIART a i r i a r t @ ole.com.ar

Es­ta tar­de cues­te lo que cues­te, es­ta tar­de te­ne­mos que ga­nar”, gri­tan los hin­chas de Ri­ver en­ce­rra­dos en el co­rra­li­to que se ar­mó en el puente La­bru­na. Son las 12 del me­dio­día y el mi­cro que trae al plan­tel des­de Car­da­les an­da un po­co atra­sa­do por un cho­que que ta­po­nó la Pa­na­me­ri­ca­na. Na­die ima­gi­na­ba en ese mo­men­to que el par­ti­do fi­nal­men­te no se ju­ga­ría. Cla­ro, en ese ins­tan­te no llo­vía, los bal­da­zos ha­bían caí­do an­tes y vol­ve­rían un ra­to des­pués. De a po­co va lle­gan­do más gen­te, to­dos de ro­jo y blanco, sal­vo ese mu­ñe­co con ca­be­za de chan­cho y la ca­mi­se­ta de Bo­ca con el nom­bre de Pa­na­de­ro. A las 12.42 apa­re­ce el An­des­mar azul y la gen­te ex­plo­ta. “Quie­ro la Li­ber­ta­do­res, y un bos­te­ro... (no, na­da de vio­len­cia)”. Al­gu­nos ju­ga­do­res, co­mo el Pity por ejem­plo, gol­pean las ven­ta­ni­llas acom­pa­ñan­do el can­to de los hin­chas. El mi­cro se me­te di­rec­to en el es­ta­cio­na­mien­to del es­ta­dio.

El plan­tel se va a al­mor­zar, mien­tras ca­si 5.000 hin­chas afue­ra can­tan y me­ten pirotecnia. Olé se me­te en el club, don­de se vi­ve una ten­sa cal­ma. “Es­ta­mos an­te la gran opor­tu­ni­dad de ta­par la man­cha”, di­ce un hin­cha con su ca­mi­se­ta gris de Ri­ver. “Si per­de­mos nos te­ne­mos que ir del mun­do”, cie­rra. An­des­mar me­te cam­bio de mi­cro. El azul con el que lle­gó el plan­tel que­da es­ta­cio­na­do en la ave­ni­da Figueroa Al­cor­ta. El que se pre­pa­ra pa­ra lle­var a los ju­ga­do­res a la Bom­bo­ne­ra es otro, plo­tea­do con los co­lo­res de Ri­ver. De re­pen­te em­pie­za a go­tear. El go­teo pa­sa a llo­viz­na. Se­gun­dos des­pués llue­ve co­mo si no hu­bie­ra un ma­ña­na. Olé es­pe­ra por la sa­li­da del plan­tel pa­ra su­bir al óm­ni­bus.

Se acer­can al­gu­nos so­cios, los úni­cos que pu­die­ron in­gre­sar al club. La con­fi­te­ría es­tá que ex­plo­ta. Cla­ro, ahí la pan­ta­lla gi­gan­te mues­tra las imá­ge­nes de la Bom­bo­ne­ra ca­si inun­da­da y ser­vía, tam­bién, pa­ra gua­re­cer­se del di­lu­vio. “¿Se jue­ga?”, es la gran pre­gun­ta que ro­dea al mi­cro, que es­tá en mar­cha y con el cho­fer lis­to. Par­te del cuer­po mé­di­co del equi­po ya es­tá ins­ta­la­do en las bu­ta­cas. Na­die más se su­biría. A las 15.17 el mo­tor del mi­cro se apa­ga. Nin­gún ju­ga­dor lle­gó a su­bir­se. Se ter­mi­nó una tar­de pa­sa­da por agua en el Mo­nu­men­tal. Afue­ra, los hin­chas arran­can el ca­mino de vuelta a su ca­sa tras el ban­de­ra­zo que tu­vo sus ré­pli­cas en Ecua­dor, Es­pa­ña y en ca­da fi­lial del mun­do. El can­to cam­bió: “El domingo cues­te lo que cues­te, el domingo te­ne­mos que ga­nar”, gri­tan por el par­ti­do de hoy. ¿Se­rá hoy? Los hin­chas pro­me­tie­ron re­pe­tir el ban­de­ra­zo el día que se jue­gue.

TAM­BIÉN HU­BO BANDERAZOS EN ECUA­DOR Y ES­PA­ÑA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.