Pe­ga­di­to, pe­ga­di­to

Las si­li­co­nas pa­ra se­llar jun­tas en el motor, re­em­pla­zan a las jun­tas tra­di­cio­na­les. Con la ex­cep­ción de la ta­pa de ci­lin­dros, el múl­ti­ple de es­ca­pe y el tur­bo, es­te ma­te­rial do­mi­na por sus ex­ce­len­tes cua­li­da­des téc­ni­cas.

Parabrisas - - TALLER MANTENIMIENTO - Por: Pa­blo Jor­ge Gual­tie­ri

En los dic­cio­na­rios de cien­cia y tec­no­lo­gía se men­cio­na que la si­li­co­na es el nom­bre ge­né­ri­co de com­pues­tos de si­li­cio análo­gos a las materias plás­ti­cas or­gá­ni­cas, pe­ro en cu­yas mo­lé­cu­las los áto­mos de si­li­cio re­em­pla­zan a los de car­bono de aqué­llas. En 1824, el quí­mi­co sue­co Ber­ze­lius, ba­sán­do­se en la hi­pó­te­sis de fran­cés La­voi­sier con res­pec­to a los óxi­dos me­tá­li­cos y apro­ve­chan­do los tra­ba­jos del in­glés Davy, de­mos­tró la es­truc­tu­ra de la sí­li­ce ais­lan­do el si­li­cio. Sin em­bar­go, el in­te­rés dis­mi­nu­yó has­ta que a prin­ci­pios de si­glo XX fue­ron des­cu­bier­tos los po­lí­me­ros de si­li­co­na por el in­glés F.S. Kip­ping, a quien se con­si­de­ra un pio­ne­ro en el te­ma. Se en­con­tra­ba bus­can­do un com­pues­to pa­ra po­der ob­te­ner uno que fue­ra com­pa­ti­ble con los flui­dos hi­dráu­li­cos, el cau­cho sin­té­ti­co y, ade­más, que fue­ra ca­paz de re­pe­ler al agua. Bus­ca­ba que fue­ra útil pa­ra la gue­rra, pues­to que pre­ten­día en­con­trar una for­ma de ha­cer me­nos pe­sa­dos los equi­pos y me­jo­rar los com­po­nen­tes pa­ra las má­qui­nas, los ca­rros y los za­pa­tos de sol­da­dos que es­tu­vie­sen en el fren­te de com­ba­te. Des­de 1903 Kip­ping tra­ba­jó en bus­car

nue­vas téc­ni­cas pa­ra una va­rie­dad de com­pues­tos or­gá­ni­cos que con­ten­gan si­li­cio. A es­tas nue­vas sus­tan­cias, las lla­mó si­li­co­nas y al prin­ci­pio se des­ti­na­ron co­mo lu­bri­can­tes, en es­pe­cial du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Se co­men­za­ron a ob­te­ner in­dus­trial­men­te a par­tir de 1930.

Se­lla­do de jun­tas

El se­lla­dor de jun­tas de si­li­co­na RTV (vul­ca­ni­za­ción a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te) se ha po­pu­la­ri­za­do en los úl­ti­mos años, en la for­ma de una pas­ta. Co­mo tie­ne la ca­rac­te­rís­ti­ca de se­car­se en con­tac­to con el ai­re di­re­mos que se tra­ta de un se­lla­dor “ae­ro­bio”. Pue­de te­ner va­rios co­lo­res, des­de el azul al na­ran­ja. Los mo­to­res que se fa­bri­can en se­rie me­dian­te ro­bots, a ex­cep­ción co­mo men­cio­na­mos de la jun­ta de la ta­pa de ci­lin­dros, del múl­ti­ple de es­ca­pe y tam­bién del tur­bo­com­pre­sor en los mo­to­res so­bre­ali­men­ta­dos, las de­más jun­tas se se­llan me­dian­te si­li­co­na. Te­nien­do en cuen­ta que las pie­zas (del motor) se vul­ca­ni­zan (se se­can) jun­tas, des­ar­mar el motor pue­de re­sul­tar muy di­fí­cil. En oca­sio­nes, ca­be uti­li­zar un cu­chi­llo afi­la­do pa­ra cor­tar el cor­dón de si­li­co­na. Tam­bién, lue­go de re­ti­ra­do el motor del au­to­mó­vil, se pue­de su­mer­gir el cár­ter de acei­te o la ta­pa de vál­vu­las en di­sol­ven­te du­ran­te unas ho­ras pa­ra re­blan­de­cer la si­li­co­na y fa­ci­li­tar su eli­mi­na­ción. Exis­ten en el mer­ca­do jun­tas de re­pues­to pa­ra aqué­llas áreas que ha­yan si­do unidas me­dian­te si­li­co­na.

El man­te­ni­mien­to

Pa­ra los afi­cio­na­dos a la me­cá­ni­ca, po­de­mos de­cir que la si­li­co­na se se­ca más rá­pi­do a tem­pe­ra­tu­ras ele­va­das y en un al­to gra­do de hu­me­dad. Sue­le em­pe­zar a se­car­se en unos 15 mi­nu­tos, pe­ro re­quie­re un día com­ple­to pa­ra se­car­se del to­do. Es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca re­sul­ta útil cuan­do se ha ol­vi­da­do

se­llar par­te del com­po­nen­te o cuan­do hay que des­mon­tar otra vez el motor por al­gún mo­ti­vo. La jun­ta no se da­ña­rá por eso. Se pue­de usar si­li­co­na pa­ra fa­bri­car jun­tas en cual­quier par­te del motor, sal­vo en las pie­zas an­tes se­ña­la­das y tal vez en al­gu­nas otras, co­mo el car­bu­ra­dor de los mo­to­res de an­te­rio­res ge­ne­ra­cio­nes. Aquí hay que te­ner cui­da­do y no re­em­pla­zar la jun­ta del car­bu­ra­dor por si­li­co­na por­que es­tá se ve­ría afec­ta­da por la naf­ta que en una pe­que­ña me­di­da siem­pre se de­rra­ma en for­ma de va­por. An­tes de uti­li­zar un se­lla­dor de si­li­co­na hay que lim­piar y se­car a fon­do la su­per­fi­cie tra­ta­da. Uti­li­zar un lim­pia­dor que no es­té ba­sa­do en pe­tró­leo, co­mo el al­cohol, y no de­jar una ca­pa de acei­te que pue­de im­pe­dir que la si­li­co­na se­lle.

Otros cui­da­dos

Aquí da­mos los si­guien­tes con­se­jos cuan­do se use un se­lla­dor de si­li­co­na : -Ase­gu­rar­se de apli­car el cor­dón de si­li­co­na so­bre la su­per­fi­cie de la cha­pa me­tá­li­ca en el in­te­rior de los ori­fi­cios de los tor­ni­llos pa­ra evi­tar pér­di­das. -Apli­car la si­li­co­na y apre­tar los tor­ni­llos de la pie­za con la mano sin lle­gar a apre­tar­los del to­do. -Dar a la si­li­co­na la opor­tu­ni­dad de se­car­se pa­ra que no se sal­ga de ori­fi­cio. -Des­pués de que es­té to­tal­men­te se­ca la si­li­co­na, se pue­de apre­tar la pie­za has­ta el fi­nal. -Si el cor­dón de si­li­co­na es de­ma­sia­do del­ga­do, el ca­lor y el mo­vi­mien­to pue­den cau­sar pér­di­das.

Un ejem­plo de pro­duc­to

Las mo­der­nas si­li­co­nas tie­nen al­ta re­sis­ten­cia a los acei­tes de motor y lí­qui­dos de en­fria­mien­to. No se de­gra­dan con la tem­pe­ra­tu­ra y per­ma­ne­cen es­ta­ble pro­por­cio­nan­do un buen se­lla­do en con­di­cio­nes ex­tre­mas de tem­pe­ra­tu­ra. Asi­mis­mo, en­du­re­cen de for­ma plás­ti­ca, crean­do una ma­sa ti­po go­ma, en el mo­men­to de ser ex­pues­tas a la hu­me­dad del ai­re. Re­sis­ten vi­bra­cio­nes y tie­nen al­ta ca­pa­ci­dad ad­he­si­va. Las bue­nas pas­tas de si­li­co­nas no pro­vo­can va­po­res oxi­dan­tes en con­tac­to en­tre me­ta­les y no son co­rro­si­vas con el alu­mi­nio ni con el ace­ro. La apli­ca­ción es fá­cil por­que no es ne­ce­sa­rio rea­li­zar mu­cha pre­sión ya que el cor­dón de si­li­co­na sa­le fá­cil­men­te. La ra­pi­dez ha­ce que el me­cá­ni­co ga­ne tiem­po en la re­pa­ra­ción. La bo­qui­lla del tu­bo per­mi­te la apli­ca­ción in­clu­so en zo­nas de di­fí­cil ac­ce­so y ade­más el ope­ra­rio pue­de su­je­tar la pie­za con la mano que que­da li­bre.

Mo­do de em­pleo

Lim­piar las su­per­fi­cies en con­tac­to. Apre­tar la bo­qui­lla y apli­car en una ca­ra. Es­pe­rar 2-3 mi­nu­tos has­ta unir las pie­zas pa­ra dar tiem­po a la eva­po­ra­ción del di­sol­ven­te (que no es pe­li­gro­so pa­ra las per­so­nas). El cu­ra­do se rea­li­za­rá al ca­bo de 10-12 ho­ras. Una vez uti­li­za­do el en­va­se co­lo­car el ta­pón de mo­do que la si­li­co­na es­tá lis­ta pa­ra una nue­va uti­li­za­ción. Ca­be men­cio­nar que el uso de la pas­ta de si­li­co­na es pa­ra per­so­nas con una cier­ta pre­pa­ra­ción pa­ra la me­cá­ni­ca y que no es ac­ce­si­ble al au­to­mo­vi­lis­ta co­rrien­te. Sin em­bar­go, es­te pue­de ha­cer va­rias ta­reas sim­ples, co­mo con­tro­lar que no se ve­ri­fi­quen pér­di­das de acei­te o de otros flui­dos en los com­po­nen­tes del motor, po­nien­do es­pe­cial én­fa­sis en la ta­pa de vál­vu­las y en el cár­ter de acei­te. Pa­ra ve­ri­fi­car a és­te úl­ti­mo lo me­jor es lle­var el au­to­mó­vil a una fo­sa de un ta­ller, aun­que tam­bién la gen­te jo­ven pue­de di­rec­ta­men­te echar­se al pi­so y ver al cár­ter des­de esa po­si­ción. He­mos di­cho que no de­be re­em­pla­zar­se la jun­ta del car­bu­ra­dor por pas­ta de si­li­co­na y es bueno re­cal­car­lo por­que es muy im­por­tan­te el co­rrec­to se­lla­do de la ba­se del car­bu­ra­dor en el múl­ti­ple de ad­mi­sión. Tam­bién y co­mo se usan las si­li­co­nas en las man­gue­ras que tie­ne el motor, por ejem­plo las del sis­te­ma de en­fria­mien­to, es con­ve­nien­te re­vi­sar­las con cier­ta re­gu­la­ri­dad. Con un po­co de ex­pe­rien­cia, las man­gue­ras del ra­dia­dor las pue­de re­em­pla­zar el au­to­mo­vi­lis­ta.

Jun­ta de si­li­co­na en la cu­bier­ta de vál­vu­las.

Co­lo­can­do una ta­pa de ci­lin­dros. Aquí no se pue­de uti­li­zar la jun­ta de si­li­co­nas, sino que se de­be ins­ta­lar una jun­ta de ma­te­rial es­pe­cial, que in­clu­ye en mu­chos ca­sos al ace­ro. Apli­can­do pas­ta de si­li­co­na en el cár­ter de acei­te del motor.

La fle­cha de co­lor ver­de se­ña­la un com­po­nen­te del motor se­lla­do con pas­ta de si­li­co­na.

La ta­pa de vál­vu­las es un lu­gar ideal pa­ra unir­la a la ta­pa de ci­lin­dros me­dian­te una jun­ta de si­li­co­na.

Jun­ta de si­li­co­nas (en co­lor azul) en la ta­pa de vál­vu­las del motor. Uti­li­zan­do un apli­ca­dor es­pe­cial de pas­ta de si­li­co­na en el cár­ter de acei­te.

Aquí ve­mos con cla­ri­dad có­mo se apli­ca el se­lla­dor de si­li­co­nas en el cár­ter.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.