HOM­BRES DE AU­TO

Parabrisas - - SUMARIO - / POR PA­BLO JOR­GE GUAL­TIE­RI

Ni­ko­la Tes­la

En Es­ta­dos Uni­dos se fa­bri­can los au­tos en­te­ra­men­te eléc­tri­cos de mar­ca Tes­la, en di­fe­ren­tes ver­sio­nes y mo­de­los. La em­pre­sa eli­gió esa mar­ca pa­ra ho­me­na­jear a una de las fi­gu­ras más in­flu­yen­tes en la his­to­ria de la cien­cia y la tec­no­lo­gía.

Nos re­fe­ri­mos a Ni­ko­la Tes­la, quién na­ció el 10 de ju­lio de 1856 en el pe­que­ño pue­blo de Smil­jan, que por en­ton­ces for­ma­ba par­te del Im­pe­rio Aus­tro-Hún­ga­ro y que en la ac­tua­li­dad es te­rri­to­rio de Croa­cia.

Mu­chos de los ele­men­tos que traen los au­tos mo­der­nos son in­ven­tos de Tes­la, co­mo el al­ter­na­dor, cier­tos ti­pos de bu­jías de en­cen­di­do, la ra­dio, el ra­dar en mo­de­los de al­ta ga­ma, el con­trol re­mo­to y una va­rie­dad de ele­men­tos eléc­tri­cos y elec­tró­ni­cos, ade­más de mo­to­res de co­rrien­te al­ter­na pa­ra mo­de­los eléc­tri­cos.

Cuan­do te­nía 17 años, Tes­la en­fer­mó de có­le­ra y es­tu­vo muy gra­ve. Po­co an­tes de su re­cu­pe­ra­ción su pa­dre le pro­me­tió, que de con­se­guir­lo, lo en­via­ría a una gran es­cue­la de in­ge­nie­ría, jus­to co­mo él que­ría. Así que pre­vio pa­so por el ejér­ci­to, in­gre­só en la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca de Graz, en Aus­tria, don­de se re­ci­bió de in­ge­nie­ro eléc­tri­co.

Allí co­men­zó a ger­mi­nar la idea que mar­ca­ría su vi­da: idear una for­ma pa­ra que la ener­gía gra­tui­ta lle­ga­se a to­do el mun­do. Más ade­lan­te da­ría el sal­to des­de Graz has­ta Vie­na, don­de tra­ba­jó en la Com­pa­ñía Na­cio­nal Te­le­fó­ni­ca en 1881, pa­ra aca­bar su pe­ri­plo eu­ro­peo en Fran­cia, ya que en Pa­rís en­con­tró un nue­vo tra­ba­jo en la com­pa­ñía Edi­son.

Des­de la ca­pi­tal fran­ce­sa em­pren­dió via­je has­ta Nue­va York en 1884 con un dó­lar (le ha­bían ro­ba­do el equi­pa­je en el bar­co) en el bol­si­llo y acu­dió di­rec­ta­men­te a las ofi­ci­nas de al­guien que mar­ca­ría el res­to de su vi­da: Tho­mas Al­va Edi­son, el cé­le­bre in­ven­tor nor­te­ame­ri­cano.

Pa­ra él iba di­ri­gi­da una car­ta de re­co­men­da­ción de Char- les Bat­che­lor, su úl­ti­mo je­fe en Eu­ro­pa: “Co­noz­co a dos gran­des hom­bres, y us­ted es uno de ellos. El otro es el jo­ven por­ta­dor de es­ta car­ta”. Y Edi­son lo con­tra­tó ese mis­mo día, pe­ro en­tre am­bos exis­tían di­fe­ren­cias que fue­ron acre­cen­tán­do­se con el pa­so del tiem­po. Di­fe­ren­cias que co­men­za­ron en la for­ma de ver el re­sul­ta­do de sus tra­ba­jos.

Edi­son era de­fen­sor y pri­mer in­tro­duc­tor de la co­rrien­te con­ti­nua, y con ella lo­gró su pri­me­ra car­te­ra de clien­tes en Nue­va York en1880, con pe­que­ñas cen­tra­les eléc­tri­cas pa­ra lle­var ener­gía a ape­nas un cen­te­nar de per­so­nas de la ciu­dad.

Tes­la, en cam­bio, in­ven­tó la co­rrien­te al­ter­na, sus ge­ne­ra­do­res y mo­to­res, los que se mos­tra­ron mu­cho más prác­ti­cos y efi­cien­tes que la co­rrien­te con­ti­nua.

Tes­la es­ta­ba con­ven­ci­do de que la co­rrien­te al­ter­na era una so­lu­ción me­jor, y hoy en día la se­gui­mos usan­do en ca­sas, in­dus­trias y en nu­me­ro­sos sis­te­mas de nues­tros nue­vos au­to­mó­vi­les se­mi­hí­bri­dos e hí­bri­dos y en los to­tal­men­te eléc­tri­cos.

En­ton­ces Edi­son hi­zo to­do lo po­si­ble pa­ra des­pres­ti­giar a la co­rrien­te al­ter­na, des­pi­dió a Tes­la, que tu­vo que ir a tra­ba­jar ca­van­do po­zos pa­ra el ten­di­do de ca­bles. Sin em­bar­go, la co­rrien­te al­ter­na triun­fó.

Tes­la fue un ge­nio ex­traor­di­na­rio, pe­ro sus úl­ti­mos días fue­ron muy tris­tes. Mu­rió ca­si en la mi­se­ria el 7 de ene-

“Tes­la in­ven­tó la co­rrien­te al­ter­na, sus ge­ne­ra­do­res y mo­to­res, sis­te­ma más prác­ti­co y efi­cien­te que la co­rrien­te con­ti­nua. Ade­más, mu­chos ele­men­tos que traen nues­tros au­tos lle­van en sus en­tra­ñas al­gu­nos de sus in­ven­tos.”

ro de 1943 en un ho­tel de Nue­va York, co­mo cuan­do lle­gó a los Es­ta­dos Uni­dos, so­lo y ol­vi­da­do.

Des­pués de su muer­te, el FBI in­cau­tó to­dos sus pa­pe­les y pro­yec­tos de su ha­bi­ta­ción, y ja­más dio a co­no­cer su con­te­ni­do. Pe­ro que­dó su in­mor­tal obra, aho­ra re­co­no­ci­da por el mun­do.

El au­to­mó­vil to­tal­men­te eléc­tri­co de al­tas per­for­man­ces y gran au­to­no­mía Tes­la mo­de­lo S de 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.