CON­SE­JOS

En los úl­ti­mos tiem­pos su­ce­die­ron si­tua­cio­nes en las ru­tas que, cree­mos, no te­nían an­te­ce­den­tes en nues­tro país.

Parabrisas - - SUMARIO -

Jor­ge Omar Del Rio

Pa­re­ce­ría que el dis­pa­ra­dor de la idea ocu­rrió du­ran­te el re­gre­so a Bue­nos Ai­res de un fin de se­ma­na lar­go, y don­de el ele­va­do cau­dal de trán­si­to pro­du­cía una cir­cu­la­ción muy len­ta. Así, cuan­do los vehícu­los co­men­za­ban a de­te­ner­se en la ru­ta, al­gu­nos em­pe­za­ron a cir­cu­lar por la ban­qui­na de­re­cha pa­ra po­der avan­zar y fue­ron rá­pi­da­men­te imi­ta­dos por mu­chos otros has­ta que crea­ron una se­gun­da mano de cir­cu­la­ción. Ló­gi­ca­men­te, tam­bién esa mano co­men­zó a te­ner un “trán­si­to” den­so, pro­vo­can­do la im­pa­cien­cia de va­rios, que ¡co­men­za­ron a cir­cu­lar por la ban­qui­na de la mano iz­quier­da!

És­tos fue­ron rá­pi­da­men­te imi­ta­dos por mu­chos, creán­do­se la in­só­li­ta si­tua­ción de que en una ru­ta de dos ma­nos de do­ble cir­cu­la­ción los vehícu­los que via­ja­ban en sen­ti­do in­ver­so que­da­ban en­ce­rra­dos en un “tu­bo” con tres ma­nos de vehícu­los cir­cu­lan­do en sen­ti­do con­tra­rio una so­bre el ca­mino y las otras dos por am­bas ban­qui­nas.

Y por su­pues­to, co­mo la in­ten­ción era avan­zar, el trán­si­to de las ban­qui­nas cir­cu­la­ba a la mis­ma ve­lo­ci­dad que el de la ru­ta. Real­men­te, las imá­ge­nes que se pu­die­ron ver por te­le­vi­sión eran im­pre­sio­nan­tes.

Cien­tos de vehícu­los cir­cu­lan­do en sen­ti­dos opues­tos, ca­si sin dis­tan­cia en­tre ellos, al­gu­nos so­bre el as­fal­to, otros so­bre la tie­rra o pi­so de las ban­qui­nas y nin­gún es­pa­cio la­te­ral pa­ra cu­brir cual­quier ne­ce­si­dad o im­pre­vis­to.

Re­sul­ta­dos trá­gi­cos

Y co­mo los ejem­plos se es­par­cen rá­pi­do, pa­ra com­ple­tar la si­tua­ción, se su­po que po­cos días des­pués du­ran­te el re­gre­so de las per­so­nas que ha­bían asis­ti­do al re­ci­tal del “In­dio” So­la­ri en Ola­va­rría, don­de di­rec­ta­men­te en mu­chos tra­mos los con­duc­to­res de­ci­die­ron uti­li­zar to­do el an­cho de la ru­ta y las ban­qui­nas de am­bos la­dos. Di­cha ru­ta no ha­bía si­do blo­quea­da pa­ra la mano con­tra­ria y, la­men­ta­ble­men­te, se pro­du­je­ron va­rios ac­ci­den­tes, in­clu­si­ve al­guno con víc­ti­mas fa­ta­les. Es real­men­te muy preo­cu­pan­te por­que, a pe­sar de la gra­ve­dad de los su­ce­sos, y más allá de es­tas dos oca­sio­nes, pa­re­ce evi­den­te que que­dó ins­ta­la­do una mo­da­li­dad que los au­to­mo­vi­lis­tas adop­ta­rán cuan­do con­si­de­ren que el vo­lu­men de trán­si­to di­fi­cul­ta la cir­cu­la­ción nor­mal.

Cuan­do se co­men­ta­ron es­tos te­mas den­tro de las cla­ses de la Es­cue­la de Ma­ne­jo Avan­za­do, al­gu­nos alum­nos men­cio­na­ron que en­ten­dían que las si­tua­cio­nes eran com­pa­ra­bles a las ex­pe­rien­cias que ellos vi­vían en el tran­si­to de las ciu­da­des. Ha­bla­ban, por ejem­plo, de lo rá- pi­do que se fue extendiendo la ma­la cos­tum­bre de es­ta­cio­nar en cual­quier lu­gar en las ca­lles de la ciu­dad.

Pa­re­ce que, pri­me­ro, se uti­li­za­ban las sa­li­das de ga­ra­je, des­pués las ocha­vas en las es­qui­nas, in­clu­so con ram­pas pa­ra dis­ca­pa­ci­ta­dos, y aho­ra tam­bién los cor­do­nes se­pa­ra­do­res pa­ra las bi­ci­sen­das co­mo otra re­fe­ren­cia pa­ra una se­gun­da lí­nea de es­ta­cio­na­mien­to en el la­do opues­to al que ya es­tá in­di­ca­do en las res­pec­ti­vas ca­lles. Así, se trans­for­man las ca­lles, que que­dan con ca­pa­ci­dad pa­ra una so­la hi­le­ra de vehícu­los, dis­mi­nu­yen­do a la mi­tad el cau­dal de cir­cu­la­ción con las no­ta­bles de­mo­ras que eso pro­du­ce, ade­más del ma­yor ries­go de ro­ces o cho­ques en­tre vehícu­los y per­ju­di­can­do a los pea­to­nes en ge­ne­ral.

De cual­quier ma­ne­ra

Por otra par­te, al­gu­nos alum­nos tam­bién es­tán sor­pren­di­dos por la can­ti­dad de vehícu­los co­mer­cia­les co­mo pick-up o

ca­mio­nes que trans­por­tan per­so­nas sueltas sen­ta­das, o acos­ta­das en la ca­ja de car­ga. Nos co­men­tan que ha­ce al­gu­nos años no se veían tan­tos ca­sos co­mo es­tos, pe­ro aho­ra au­men­ta­ron no­ta­ble­men­te.

Les sor­pren­de el he­cho de en­ten­der que ya son muy co­no­ci­dos los enor­mes ries­gos a los que es­tán ex­pues­tos quie­nes as­ñi via­jan an­te cual­quier co­li­sión que pue­da sufrir el vehícu­lo que los trans­por­ta.

In­clu­si­ve, aun sin im­pac­to, an­te una po­si­ble fre­na­da o cam­bio de di­rec­ción muy brus­cos se en­fren­ta la po­si­bi­li­dad de sa­lir des­pe­di­dos con con­se­cuen­cias im­pre­de­ci­bles.

Pe­ro las per­so­nas, bus­can­do so­lu­cio­nar un pro­ble­ma de trans­por­te, pa­re­cen no con­si­de­rar la po­si­bi­li­dad de que al­go ma­lo pue­da ocu­rrir.

Me­di­das de se­gu­ri­dad

Tam­bién, en cuan­to a las reali­da­des muy co­no­ci­das, hu­bo co­men­ta­rios res­pec­to a có­mo au­men­tó la can­ti­dad de mo­to­ci­clis­tas y sus acom­pa­ñan­tes que cir­cu­lan con el cas­co sin abro­char, co­lo­ca­do co­mo go­rra, o lle­ván­do­lo en el bra­zo.

Evi­den­te­men­te, es­tán eli­gien­do sen­tir­se un po­co más có­mo­dos, a cos­ta de sa­cri­fi­car no­ta­ble­men­te su se­gu­ri­dad per­so­nal an­te cual­quier in­ci­den­te que, por otra par­te, en nues­tro trán­si­to es una po­si­bi­li­dad siem­pre la­ten­te.

En­ton­ces, des­pués de men­cio­nar­se to­das es­tas reali­da­des que mues­tran un au­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo de los ries­gos en to­dos los ca­sos, apa­re­ció la con­si­de­ra­ción res­pec­to a có­mo se po­dría ha­cer pa­ra evi­tar­los. Ló­gi­ca­men­te, de in­me­dia­to sur­gió la com­pa­ra­ción con las si­tua­cio­nes en otros paí­ses en los que ca­si no se ven he­chos parecidos. Y lo pri­me­ro que apa­re­ce es que, en ge­ne­ral, se pue­de ob­ser­var un ma­yor ni­vel de con­tro­les y res­pe­to por las nor­mas de trán­si­to, apli­cán­do­se, ade­más, mul­tas y san­cio­nes pa­ra pu­nir ca­da uno de los ca­sos. En pri­me­ra ins­tan­cia pa­re­cía que ahí es­ta­ría la so­lu­ción de los pro­ble­mas.

An­te esas ex­pre­sio­nes, en­se­gui­da sur­gió el co­men­ta­rio de que en nues­tro país te­ne­mos nor­mas de tran­si­to muy si­mi­la­res, y que en al­gu­nos ca­sos se apli­can mul­tas y san­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas, pe­ro el pro­ble­ma se vie­ne agra­van­do por­que son mu­chos los que de­ci­den no ha­cer ca­so a las nor­mas y pro­ce­den de acuer­do a lo que en ca­da mo­men­to in­ter­pre­tan más con­vie­nen­te.

Ló­gi­ca­men­te, en ese con­tex­to es muy di­fí­cil pen­sar que pue­da re­sul­tar efec­ti­vo el sis­te­ma de con­tro­les y san­cio­nes, lo cual agra­va no­ta­ble­men­te la si­tua­ción an­te la apa­ren­te fal­ta de con­se­cuen­cias.

Pa­re­ce evi­den­te, en­ton­ces, que los mo­ti­vos por los cua­les nues­tros con­duc­to­res es­tán op­tan­do por no res­pe­tar las nor­mas ex­ce­de por com­ple­to a las cues­tio­nes de tran­si­to. No hay du­da de que nues­tra so­cie­dad vie­ne ha­bi­tuán­do­se des­de ha­ce mu­cho tiem­po a la tras­gre­sión de to­do ti­po de nor­mas en be­ne­fi­cio de la cues­tión in­di­vi­dual.

Pe­ro, es­pe­cí­fi­ca­men­te en el ca­so de la cir­cu­la­ción con vehícu­los, es­tas con­duc­tas pue­den oca­sio­nar ac­ci­den­tes de di­ver­sa mag­ni­tud que no ten­drían que ocu­rrir.

An­te es­ta reali­dad pa­re­ce que por el mo­men­to es ne­ce­sa­rio in­sis­tir en la con­cien­ti­za­ción ge­ne­ral so­bre los ries­gos que se afron­tan en ca­da una de las si­tua­cio­nes an­tes men­cio­na­das.

¿Qué ha­ce­mos en­ton­ces?

En es­te con­tex­to pa­sa a ser muy im­por­tan­te to­mar cla­ra con­cien­cia de que to­do lo que ocu­rre con los vehícu­los sue­le de­pen­der de las ac­cio­nes que pro­duz­ca la per­so­na que lo con­du­ce.

Y en es­tos ca­sos men­cio­na­dos no se tra­ta de la ca­pa­ci­dad pa­ra rea­li­zar ma­nio­bras con­duc­ti­vas ade­cua­das sino, con­cre­ta­men­te, de las de­ci­sio­nes que ca­da uno to­me en las dis­tin­tas opor­tu­ni­da­des.

Tal vez es po­si­ble que la su­ma de de­ci­sio­nes in­di­vi­dua­les más acer­ta­das, y cons­cien­tes de la ne­ce­si­dad de com­par­tir los es­pa­cios dis­po­ni­bles en el trán­si­to, con­si­ga po­der vol­ver a una si­tua­ción ge­ne­ral que me­jo­re la se­gu­ri­dad pa­ra to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.