PRI­ME­RA EX­PE­RIEN­CIA

Es­ta ex­qui­si­ta ja­po­ne­sa se eri­ge co­mo la mo­to ideal pa­ra ini­ciar­se en el mun­do de las su­pers­port. A su ima­gen cau­ti­va­do­ra agre­ga una ge­ne­ro­sa do­sis de adre­na­li­na gra­cias al motor bi­ci­lín­dri­co de 42 CV de po­ten­cia y un cha­sis muy equi­li­bra­do.

Parabrisas - - LANZAMIENTO -

Los mo­de­los de la se­rie R de Ya­maha son co­no­ci­dos mun­dial­men­te por su pe­di­grí su­pers­port y su des­ta­ca­do ren­di­mien­to. Des­de el lan­za­mien­to de la R1 ori­gi­nal, es­ta gran de­por­ti­va se es­ta­ble­ció co­mo la pau­ta a se­guir por el res­to de las va­rian­tes de la ga­ma. Ade­más, su di­se­ño ins­pi­ra­do en el mun­do de la com­pe­ti­ción, lu­cien­do una ima­gen di­ná­mi­ca, la con­vir­tie­ron en un re­fe­ren­te en­tre las de su ca­te­go­ría. Y lo mis­mo ocu­rre con la pe­que­ña R3: desa­rro­lla­da con el ob­je­ti­vo de crear una “su­pers­port li­via­na y ágil pa­ra uso dia­rio”, se eri­ge co­mo un mo­de­lo prác­ti­co, de es­ti­lo de­por­ti­vo, des­ti­na­do a abrir el aba­ni­co de la se­rie R a una nue­va ge­ne­ra­ción de mo­to­ci­clis­tas que bus­can aden­trar­se en el mun­di­llo de las al­tas pres­ta­cio­nes.

Fa­mi­liar

La trom­pa lu­ce agre­si­va. Bien lan­za­da. El ca­re­na­do, an­gu­lo­so y muy ae­ro­di­ná­mi­co, cuen­ta en su fren­te con un par de fa­ros ha­ló­ge­nos. Aun­que for­ma par­te de la se­rie R, tie­ne su pro­pio es­ti­lo. En­tre las lu­ces se en­cuen­tra un con­duc­to de ai­re cen­tral (re­mi­nis­cen­cia R1) lo que re­fuer­za aún más los víncu­los en­tre los ele­men­tos de es­ta se­rie. El co­lín es­ti­li­za­do y al­to tam­bién guar­da cier­to pa­ren­tes­co con sus her­ma­nas ma­yo­res. Mis­ma con­si­de­ra­ción pa­ra el “re­cor­ta­do” es­ca­pe la­te­ral. Cuen­ta con un motor de 321 cm3 de dos ci­lin­dros en lí­nea, DOHC, 4 vál­vu­las y 42 CV de po­ten­cia, que se be­ne­fi­cia de la avan­za­da tec­no­lo­gía que Ya­maha uti­li­za en sus mo­de­los de ma­yor ci­lin­dra­da. La ar­qui­tec­tu­ra del nue­vo motor fue di­se­ña­da pa­ra ga­ran­ti­zar una óp­ti­ma ma­ne­ja­bi­li­dad a ve­lo­ci­da­des me­dias y ba­jas, en pos de fa­vo­re­cer el uso ci­ta­dino. Su ma­yor vir­tud es la elas­ti­ci­dad, al

tiem­po que trans­mi­te muy po­cas vi­bra­cio­nes. Si bien da la sen­sa­ción de que po­dría te­ner al­go más de ve­lo­ci­dad fi­nal, su­pera tran­qui­la­men­te los 180 km/h. Al igual que los úl­ti­mos mo­to­res de dos y tres ci­lin­dros de la ga­ma MT (la “hy­per na­ked”), el im­pul­sor de la R3 pre­sen­ta un di­se­ño de ci­lin­dros des­cen­tra­dos, que re­du­ce la fuer­za del mo­vi­mien­to del pis­tón ha­cia la pa­red del ci­lin­dro du­ran­te la fa­se de com­bus­tión. Es­te di­se­ño dis­mi­nu­ye las pér­di­das por fric­ción y me­jo­ra la en­tre­ga de po­ten­cia pa­ra ofre­cer una con­duc­ción más ale­gre. Por su par­te, la ca­ja de seis ve­lo­ci­da­des po­see re­la­cio­nes bas­tan­te lar­gas y se ac­cio­na por me­dio de un co­man­do rá­pi­do y muy pre­ci­so.

Equilibrada

El cha­sis tu­bu­lar es de ti­po dia­man­te, desa­rro­lla­do en ace­ro. Cuen­ta con una dis­tan­cia en­tre ejes re­la­ti­va­men­te cor­ta (1.380 mm) mien­tras que el asiento se co­lo­có a una al­tu­ra de 780 mm pa­ra au­men­tar la con­fian­za del piloto. La po­si­ción de con­duc­ción es bas­tan­te re­la­ja­da, es­to se de­be a que la ubi­ca­ción de los se­mi­ma­ni­lla­res no es tan ba­ja co­mo en otras mo­tos de si­mi­la­res ca­rac­te­rís­ti­cas. El tan­que de com­bus­ti­ble (con ta­pa ra­san­te, bi­sa­gra y ce­rra­du­ra) es er­go­nó­mi­ca­men­te per­fec­to pa­ra adop­tar la pos­tu­ra ideal de las pier­nas. En es­to tam­bién con­tri­bu­ye la ubi­ca­ción no tan re­tra­sa­da de los es­tri­bos. Co­mo se pue­de su­po­ner, el asiento de dos pie­zas ofre­ce buen con­fort pa­ra el piloto (buen mu­lli­do y ta­ma­ño), pe­ro no así pa­ra el even­tual pa­sa­je­ro. Una vez a sus man­dos, se ad­vier­te un pa­nel de ins­tru­men­tos mul­ti­fun­ción que per­mi­te vi­sua­li­zar rá­pi­da y efec­ti­va­men­te una am­plia ga­ma de in­for­ma­ción. Po­see un ta­có­me­tro analó­gi­co y un ve­lo­cí­me­tro di­gi­tal. Asi­mis­mo, in­clu­ye un tes­ti­go in­di­ca­dor de cam­bio de mar­cha y tam­bién ni­vel de com­bus­ti­ble y tem­pe­ra­tu­ra del agua, así co­mo in­for­ma­ción de con­su­mo, re­loj, odó­me­tro y al­go más. El pe­so es­tá equi­li­bra­do al 50 por cien­to en­tre la par­te de­lan­te­ra y la tra­se­ra, lo que ofre­ce una con­duc­ción pre­vi­si­ble y sen­ci­lla, tan­to en ciu­dad co­mo en ru­ta. A su vez, adop­ta un bas­cu­lan­te alar­ga­do que re­du­ce la va­ria­bi­li­dad en la geo­me­tría del cha­sis du­ran­te la ace­le­ra­ción, la to­ma de curvas y la de­ce­le­ra­ción, lo que ga­ran­ti­za una con­duc­ción más es­ta­ble. La ro­bus­ta hor­qui­lla de­lan­te­ra es­tá do­ta­da de so­por­te de di­rec­ción y ti­ja in­fe­rior en alu­mi­nio. Mien­tras que en el sis­te­ma de sus­pen­sión tra­se­ra ti­po Mo­nos­hock, el amor­ti­gua­dor se mon­ta di­rec­ta­men­te en el bas­cu­lan­te. Am­bas es­tán “se­tea­das” pa­ra brin­dar una sen­sa­ción de sua­vi­dad sin per­der ri­gi­dez. ¿Fre­nos? Im­pe­ca­ble res­pues­ta. Lo que a prio­ri po­dría su­po­ner­se co­mo un equi­pa­mien­to es­cue­to (un so­lo dis­co ade­lan­te y pin­za de pis­tón sim­ple atrás) re­sul­ta efi­cien­te por de­más a raíz de la in­clu­sión de ABS de se­rie.

Es­ta su­pers­port pa­ra uso dia­rio uti­li­za un motor bi­ci­lín­dri­co de 321 cm3, DOHC de 4 vál­vu­las que en­tre­ga 42 CV de po­ten­cia, y ca­ja de seis ve­lo­ci­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.