Lan­za­mien­to:

BMW R Ni­net scram­bler

Parabrisas - - SUMARIO -

Año: 1951. Lu­gar: Sa­lón de Frank­furt. La his­to­ria de BMW Mo­to­rrad con la mo­da scram­bler tie­ne fe­cha y pun­to de en­cuen­tro. En el con­tex­to de la ex­po­si­ción ale­ma­na la mar­ca mos­tró al pú­bli­co una ver­sión es­pe­cial de su R68, cu­ya prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca era la in­cor­po­ra­ción de un es­ca­pe 2 en 1 ubi­ca­do de ma­ne­ra más ele­va­da res­pec­to del con­ven­cio­nal. Hoy, a po­co de su lan­za­mien­to en Eu­ro­pa, BMW pre­sen­tó en nues­tro país la R ni­neT Scram­bler, una mo­to que re­vi­ve la era de las clá­si­cas mo­tos de es­te ti­po y, cla­ro, a aque­lla pri­mi­ti­va R68.

Es­te mo­de­lo man­tie­ne ca­si inal­te­ra­da la estructura ba­se de la con­fi­gu­ra­ción roads­ter, pe­ro cuen­ta con al­gu­nos cam­bios a con­si­de­rar. El es­ca­pe es ‒co­mo pue­de ima­gi­nar­se‒ una de las se­ñas de iden­ti­dad, adap­tan­do sus for­mas a es­te es­ti­lo con un re­co­rri­do as­cen­den­te en su par­te fi­nal y la in­clu­sión de dos si­len­cia­do­res que lle­van la fir­ma de la pres­ti­gio­sa Akra­po­vic. En tan­to, el mo­tor es el tra­di­cio­nal bó­xer de re­fri­ge­ra­ción mix­ta y do­ble ár­bol de le­vas a la ca­be­za, que en­tre­ga 110 CV de po­ten­cia (pe­ro adap­ta­do a las nue­vas nor­mas de emi­sio­nes Eu­ro4).

La zo­na de­lan­te­ra tam­bién pre­sen­ta no­ve­da­des. Se­gún anun­cia la mar­ca la geo­me­tría es más abier­ta, con un án­gu­lo de di­rec­ción de 28,5 gra­dos y un avan­ce de 111 mm, y le con­fie­re un plus de es­ta­bi­li­dad. A su vez, la hor­qui­lla aho­ra es con­ven­cio­nal con ba­rras de 43 mm cu­bier­tas por fue­lles, y con un re­co­rri­do de 125 mm. Mien­tras, la llan­ta de 19’’ mon­ta un neu­má­ti­co más an­cho en me­di­da 120/70. El tren pos­te­rior, por su par­te, es idén­ti­co al de la roads­ter con sis­te­ma Pa­ra­le­ver y 140 mm de re­co­rri­do.

Cam­bio de po­si­ción

La er­go­no­mía es otro de los pun­tos en que se di­fe­ren­cia de la R ni­neT ya co­no­ci­da: cuen­ta con un ma­ni­llar más ba­jo, un asien­to con al­go me­nos de mu­lli­do y tam­bién es­tri­bos más ba­jos y re­tra­sa­dos. A raíz de es­to la po­si­ción de con­duc­ción cam­bia ra­di­cal­men­te. Se­gún BMW, la Scram­bler per­mi­te una pos­tu­ra er­gui­da, re­la­ja­da y có­mo­da, co­mo to­da mo­to de es­te es­ti­lo. Una vez arri­ba ade­más se ad­vier­te la presencia de un nue­vo pa­nel de ins­tru­men­tos (ve­lo­cí­me­tro analó­gi­co y pan­ta­lla di­gi­tal com­ple­men­ta­ria). En ma­te­ria de di­se­ño, su mar­ca­da per­so­na­li­dad se sus­ten­ta en va­rios de­ta­lles afi­na­dos pa­ra vol­ver el tiem­po atrás y sa­car a re­lu­cir to­da la esen­cia scram­bler. Lla­man la aten­ción de in­me­dia­to el de­pó­si­to de com­bus­ti­ble de ace­ro y la pla­ca de alu­mi­nio si­tua­da en el la­do de­re­cho, por en­ci­ma de la en­tra­da de ai­re, que lle­va el dis­tin­ti­vo R ni­neT.

Al igual que la ma­yo­ría de las mo­tos de la mar­ca, es­tá pen­sa­da pa­ra que su ima­gen ori­gi­nal y equi­pa­mien­to de se­rie sir­va co­mo pla­ta­for­ma pa­ra que ca­da usua­rio la con­fi­gu­re con los ac­ce­so­rios que desee ‒o ne­ce­si­te‒ a par­tir del ex­ten­so ca­tá­lo­go de opcionales que ofre­ce la mar­ca. En­tre es­tos se des­ta­can las rue­das de ra­dios, los neu­má­ti­cos con ta­cos, el con­trol de trac­ción y los pu­ños ca­le­fac­cio­na­dos, a los que se aña­den un asien­to in­di­vi­dual, ta­có­me­tro, cú­pu­la, di­fe­ren­tes ele­men­tos de pro­tec­ción, y los ha­bi­tua­les de­ta­lles es­té­ti­cos y de me­jo­ra er­go­nó­mi­ca y de ca­pa­ci­dad de equi­pa­je ha­bi­tua­les en la mar­ca.

La nue­va R ni­neT Scram­bler es­tá dis­po­ni­ble en nues­tro país úni­ca­men­te en co­lor Mo­no­lith me­ta­li­za­do ma­te. Y su ele­gan­cia clá­si­ca se real­za me­dian­te di­ver­sos com­po­nen­tes de co­lor ne­gro, en­tre ellos el cha­sis, el bas­cu­lan­te, las llan­tas y los tu­bos de la hor­qui­lla, por ci­tar al­gu­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.