AUTOMOVILISMO

Jor­ge Omar Del Rio

Parabrisas - - SUMARIO -

En la lu­cha del Cam­peo­na­to de Pi­lo­tos hay un pun­to de di­fe­ren­cia por el pri­mer lu­gar y con pi­lo­tos de dis­tin­tas es­cu­de­rías. Ha­ce mu­chí­si­mos años que no ocu­rría al­go pa­re­ci­do. Por eso es bueno ce­le­brar­lo y dis­fru­tar­lo. Tam­bién es buen mo­men­to pa­ra ha­cer un pe­que­ño aná­li­sis de lo ocu­rri­do con la apli­ca­ción del nue­vo re­gla­men­to téc­ni­co que ri­ge en la ac­tua­li­dad.

An­te lo ocu­rri­do, es evi­den­te que se pue­de afir­mar que ha cum­pli­do con los ob­je­ti­vos pro­pues­tos cuan­do se ex­pli­ca­ban las mo­di­fi­ca­cio­nes.

Las ca­rre­ras son más in­tere­san­tes, hay más pa­ri­dad, y los es­pec­tácu­los son más atra­yen­tes pa­ra el pú­bli­co y tam­bién pa­ra los equi­pos, por­que hay mas ilu­sión de que es po­si­ble con­se­guir al­gu­nos bue­nos re­sul­ta­dos, en la me­di­da que se acier­te con las de­ci­sio­nes téc­ni­cas y es­tra­té­gi­cas de ca­da ca­rre­ra.

¿Má­qui­nas o pi­lo­tos?

Pe­ro apa­re­ció un as­pec­to que cues­ta sa­ber si los téc­ni­cos pu­die­ron an­ti­ci­par en su real di­men­sión, y que real­men­te es lo que ha trans­for­ma­do el in­te­rés en las ca­rre­ras. Nos re­fe­ri­mos al por­cen­ta­je de par­ti­ci­pa­ción de la ta­rea del pi­lo­to pa­ra la ob­ten­ción de los re­sul­ta­dos en las com­pe­ten­cias.

Se men­cio­na­ba que con la ma­yor po­ten­cia de los mo­to­res, las cu­bier­tas con ma­yo­res di­men­sio­nes y un po­co me­nos de car­ga aerodinámica, los au­tos iban a ser más rá­pi­dos y un po­co más difíciles de ma­ne­jar. Y efec­ti­va­men­te es así, de­bi­do a la ma­yor can­ti­dad de com­bus­ti­ble per­mi­ti­da y el avan­ce en las po­si­bi­li­da­des hí­bri­das pa­ra la ob­ten­ción de po­ten­cia con me­nos con­su­mo, es po­si­ble cir­cu­lar du­ran­te ma­yor tiem­po de la ca­rre­ra más cer­ca del lí­mi­te de los au­tos. En­ton­ces se evi­den­cia más evi­den­cia cuá­les son los pi­lo­tos que lo con­si­guen.

No es sen­ci­llo con­du­cir un au­to de com­pe­ti­ción de ca­te­go­rías im­por­tan­tes, y aho­ra más aún de un Fór­mu­la 1 al lí­mi­te de sus po­si­bi­li­da­des.

Ade­más de ser ca­paz de con­se­guir un buen tiem­po de vuel­ta en una opor­tu­ni­dad, es ne­ce­sa­rio lo­grar­lo vuel­ta tras vuel­ta sin co­me­ter erro­res, que es lo que per­mi­te ir con­si­guien­do las dé­ci­mas y se­gun­dos por vuel­ta, lo que va de­fi­nien­do las po­si­cio­nes.

Pa­ra lo­gra es­to es ne­ce­sa­ria, por par­te del pi­lo­to, una com­bi­na­ción de ta­len­to, con­cen­tra­ción y for­ta­le­za aními­ca que le per­mi­ta lle­var a ca­bo su ta­rea con la ma­yor efi­cien­cia a lo lar­go de la com­pe­ten­cia.

No es fá­cil con­se­guir­lo, y a ve­ces el or­ga­nis­mo de al­gu­nos pi­lo­tos les ha­ce to­mar­se, in­cons­cien­te­men­te, un pe­que­ño mar­gen ma­yor, es­pe­cial­men­te pa­ra la rea­li­za­ción de las ma­nio­bras de fre­na­dos exi­gen­tes y ace­le­ra­cio­nes du­ran­te y a la sa­li­da de las cur­vas.

Ine­vi­ta­ble­men­te eso pro­du­ce la pér­di­da de al­gu­nas frac­cio­nes de se­gun­dos, que se van su­man­do po­co a po­co al tiem­po to­tal que se em­plea pa­ra com­ple­tar la ca­rre­ra.

Por eso se han vuel­to a es­cu­char las ex­pre­sio­nes de alien­to y “em­pu­je” que tra­tan de trans­mi­tir­le a los pi­lo­tos des­de los bo­xes cuan­do per­ci­ben que no van ob­te­nien­do del au­to to­do lo que es po­si­ble.

Con es­te re­gla­men­to es­ta si­tua­ción vol­vió a no­tar­se cla­ra­men­te y de­fi­nió en for­ma im­por­tan­te los re­sul­ta­dos, al pun­to de que ya com­ple­ta­da me­dia tem­po­ra­da, es po­si­ble ha­cer un pe­que­ño aná­li­sis de la si­tua­ción de ca­da equi­po al res­pec­to.

El Cam­peo­na­to de Pi­lo­tos tie­ne va­rios can­di­da­tos con po­cos pun­tos de di­fe­ren­cia en­tre ellos. Ha­mil­ton y Vet­tel son los prin­ci­pa­les as­pi­ran­tes a la co­ro­na.

Mi­ran­do los nú­me­ros

Siem­pre las es­ta­dís­ti­cas son im­por­tan­tes y, al ob­ser­var la ta­bla de pun­tua­ción de los cam­peo­na­tos de pi­lo­tos y de equi­pos, se pue­de ob­ser­var con bas­tan­te cla­ri­dad lo que ocu­rre en es­te sen­ti­do.

Por ejem­plo, di­ji­mos que en la pun­ta del cam­peo­na­to de pi­lo­tos es­tán Vet­tel de Fe­rra­ri y Ha­mil­ton de Mercedes-Benz, se­pa­ra­dos so­lo por un pun­to. Es­to pa­re­ce con­fir­mar la pa­ri­dad de ren­di­mien­to en­tre am­bas mar­cas. Pe­ro... en el cam­peo­na­to de cons­truc­to­res Mercedes aven­ta­ja a Fe­rra­ri por 55 pun­tos. Pa­re­ce evi­den­te que el ren­di­mien­to comparativo de Bot­tas fue su­pe­rior al de Raik­ko­nen con res­pec­to al pri­mer pi­lo­to de su equi­po. Ade­más, an­te di­fi­cul­ta­des o pro­ble­mas de Ha­mil­ton, Bot­tas fue ca­paz de ga­nar dos com­pe­ten­cias y Ki­mi, no so­la­men­te no con­si­guió triun­fos, sino que en va­rias opor­tu­ni­da­des fue su­pe­ra­do por pi­lo­tos de otros equi­pos, que teó­ri­ca­men­te es­ta­rían un es­ca­lón de­ba­jo de los dos pri­me­ros. No son en vano, en­ton­ces, los ru­mo­res que tra­tan de adi­vi­nar sobre la con­ti­nui­dad del fin­lan­dés en la es­cua­dra de Ma­ra­ne­llo.

Lo in­tere­san­te de es­ta evi­den­cia es que vuel­ve a re­sal­tar que los equi­pos ne­ce­si­tan con más im­por­tan­cia que an­tes de la ta­rea del pi­lo­to. Se ha re­va­lo­ri­za­do su fun­ción. Vol­vie­ron a ser par­te im­por­tan­te pa­ra la ob­ten­ción de los re­sul­ta­dos.

Y en ba­se a es­to es po­si­ble ca­si co­mo an­ti­ci­par lo que pue­da ocu­rrir en el mer­ca­do de pa­ses y/o de in­cor­po­ra­cio­nes pa­ra la pró­xi­ma tem­po­ra­da.

Ofer­ta y de­man­da

Pa­re­ce in­creí­ble, pe­ro en es­tos mo­men­tos los equi­pos no lo­gran con­se­guir fá­cil­men­te pi­lo­tos que lo­gren re­sul­ta­dos con­sis­ten­te­men­te y, ade­más, a tra­vés de su ta­len­to, lo­gren im­pul­sar a to­do el equi­po téc­ni­co pa­ra ade­lan­te.

Ha­cien­do un bre­ve aná­li­sis de acuer­do a lo men­cio­na­do, se po­dría ver que Mercedes pue­de con­fiar en su ali­nea­ción de pi­lo­tos y con­ti­nuar así. Fe­rra­ri, en cam­bio, no pue­de es­tar tran­qui­lo con el ren­di­mien­to fluc­tuan­te de Raik­ko­nen, que tal vez a ve­ces mues­tra sín­to­mas de no es­tar de­ma­sia­do in­vo­lu­cra­do, o ya un po­co can­sa­do por los mu­chos años que lle­va en ac­ti­vi­dad.

Por las du­das, en­ton­ces, aca­ban de anun­ciar que le ofre­cie­ron un con­tra­to ré­cord por cua­tro años a Se­bas­tian Vet­tel, eso co­mo pa­ra ase­gu­rar­se su con­ti­nui­dad.

Red Bull tam­bién pa­re­ce te­ner una bue­na ali­nea­ción con Ric­ciar­do, que si­gue dan­do mues­tras de su gran ca­pa­ci­dad y siem­pre ga­na al­gu­na ca­rre­ra y es­tá ubi­ca­do en los pri­me­ros pues­tos del cam­peo­na­to. En tan­to, el jo­ven Vers­tap­pen mues­tra que pue­de dar más, aun­que to­da­vía no con la con­sis­ten­cia de su com­pa­ñe­ro de equi­po.

No es lo mis­mo que ocu­rre en To­ro Ros­so, don­de Sainz vie­ne an­dan­do bien, y quie­re pro­gre­sar cam­bian­do de equi­po, pe­ro no lo de­jan. En cam­bio Kv­yat ya ha te­ni­do mu­chas opor­tu­ni­da­des, pe­ro no lo­gra en­cau­zar­se.

For­ce In­dia tam­bién for­mó un buen plan­tel con Es­te­ban Ocon que se su­mó muy bien a la ca­pa­ci­dad de Ser­gio Pé­rez y, con gran mé­ri­to de am­bos, el equi­po se en­cuen­tra en una po­si­ción que no se es­pe­ra­ba. ¡Y con las dispu­tas den­tro del mis­mo team in­clui­das!

Tal vez es­ta po­si­ción se ve fa­ci­li­ta­da por­que hay dos equi­pos que, por ca­pa­ci­dad téc­ni­ca y ex­pe­rien­cia, de­be­rían es­tar de­lan­te de ellos, pe­ro no lo con­si­guen, jus­ta­men­te por no con­tar con un plan­tel de pi­lo­tos acor­de a es­ta nue­va reali­dad.

Por ejem­plo, Re­nault ne­ce­si­ta con ur­gen­cia la presencia de un con­duc­tor de pri­me­ra lí­nea, que lle­ve al equi­po ade­lan­te y, si es po­si­ble, jun­to a un buen coequi­per.

Se bus­can ta­len­tos

La prue­ba más evi­den­te de que no les es­tá re­sul­tan­do fá­cil con­se­guir los can­di­da­tos, lo da el he­cho de que, co­mo apa­ren­te­men­te no lo­gran con­cre­tar que Alon­so se des­vin­cu­le de McLa­ren Hon­da, aho­ra es­tán rea­li­zan­do va­rias se­sio­nes de prue­ba pa­ra ver si Ro­bert Ku­bit­ca pue­de po­ner­se en con­di­cio­nes pa­ra vol­ver a la Fór­mu­la 1, don­de no par­ti­ci­pa des­de el 2011.

Lo mis­mo se pue­de de­cir de Wi­lliams, don­de la com­bi­na­ción de Mas­sa, que se ha­bía re­ti­ra­do y es­tá cum­plien­do en ba­se a su ex­pe­rien­cia pe­ro, ló­gi­ca­men­te, sin el im­pul­so y mo­ti­va­ción ne­ce­sa­rios, y un Lan­ce Stroll que es­tá ha­cien­do una gran tem­po­ra­da co­mo de­bu­tan­te pe­ro, jus­ta­men­te, sin el plus que apor­ta un pi­lo­to ex­pe­ri­men­ta­do al desa­rro­llo de ca­da fin de se­ma­na.

Son dos equi­pos muy im­por­tan­tes, con gran­des an­te­ce­den­tes y va­rios tí­tu­los mun­dia­les en su his­to­ria, pe­ro que en es­tas cir­cuns­tan­cias ne­ce­si­tan resolver el te­ma de los con­duc­to­res pa­ra vol­ver a don­de es­tán acos­tum­bra­dos.

En­ho­ra­bue­na, en­ton­ces, es­te re­sur­gi­mien­to de la im­por­tan­cia del pi­lo­to pa­ra con­se­guir los re­sul­ta­dos. Sus per­for­man­ces tie­nen mu­cho que ver con el pla­cer y la emo­ción que sien­ten los es­pec­ta­do­res al pre­sen­ciar una com­pe­ten­cia.

Tal vez po­da­mos ver una se­gun­da mi­tad de Cam­peo­na­to tan bue­na co­mo la Pri­me­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.