PRUE­BA ES­PE­CIAL

To­yo­ta Co­ro­lla

Parabrisas - - SUMARIO -

Si tra­za­mos un pa­ra­le­lo con el atle­tis­mo, po­de­mos de­cir que el Co­ro­lla se­ría un ex­ce­len­te de­catlo­nis­ta. ¿Qué que­re­mos de­cir con es­to? Co­mo ya lo men­cio­na­mos en al­gu­na no­ta an­te­rior, cuan­do se pre­sen­tó es­ta nue­va ge­ne­ra­ción, qui­zá en un seg­men­to tan exi­gen­te, es­te exi­to­so mo­de­lo no sea el más rá­pi­do, el más po­ten­te, el más ágil o el más ren­di­dor. Pe­ro en esos ítems y en otros, el Co­ro­lla figura muy por arri­ba del pro­me­dio en los com­pa­ra­ti­vos, cum­plien­do con cre­ces lo que es­pe­ra de él el usua­rio. Qui­zás sea esa la ra­zón que lo ha lle­va­do a ser el mo­de­lo de ma­yor pro­duc­ción en el pla­ne­ta.

Aque­llo tam­bién se da tam­bién des­de el pun­to de vis­ta es­té­ti­co, y, aun­que es­te rubro es to­tal­men­te sub­je­ti­vo, es in­ne­ga­ble que se tra­ta de un vehícu­lo con una apa­rien­cia muy mo­der­na, sobre to­do el ex­te­rior, que ha­ce po­co re­ci­bió un resty­ling don­de la trom­pa fue una de las más fa­vo­re­ci­das. Con los su­ti­les re­to­ques lle­gó tam­bién un ma­yor equi­pa­mien­to de se­rie, que in­clu­ye sie­te air­bags y ESP des­de la ver­sión de en­tra­da, XLI ma­nual, la que cues­ta 367.500 pe­sos y que, jus­ta­men­te es el que es­co­gi­mos pa­ra rea­li­zar un lar­go y pla­cen­te­ro via­je.

¿Dón­de pro­bar las bon­da­des de un vehícu­lo tan con­for­ta­ble y a su vez di­ná­mi­co y se­gu­ro que no sea por ex­ce­len­tes ru­tas de as­fal­to y ca­mi­nos si­nuo­sos? De­ci­di­mo­sD ir a Cór­do­ba, la que pre­sen­ta to­das la las po­si­bi­li­da­des, des­de la au­to­pis­ta, has­ta los c ca­mi­nos de montaña. Enc ca­ra­mos en­ton­ces des­de Bue­nos Ai­res ha­cia el Va­lle de Pu­ni­lla, por la AU 9 has­ta Río Se­gun­do, don­de se abre ha­cia el oes­te la ru­ta pro­vin­cial C45 rum­bo a Al­ta Gra­cia pa­ra des­de allí “ba­jar” por el in­trin­ca­do re­co­rri­do de la vie­ja ru­ta ( (hoy Pro­vin­cial 5) que a an­te­ce­de y lue­go ro­dea al Di­que Los Mo­li­nos, y ya que to­ma­mos por b ba­se a Vi­lla Ge­ne­ral Bel­grano, lu­gar es­tra­té­gi­co pa­ra el ac­ce­so a

be­llí­si­mos pai­sa­jes, que lue­go, en las fo­tos, ha­rían lu­cir aún más la figura del ro­jo Co­ro­lla.

Vi­bo­rean­do

Muy tem­prano por la ma­dru­ga­da, y con el in­di­ca­dor de tem­pe­ra­tu­ra ex­te­rior del ta­ble­ro mar­can­do los cin­co gra­dos ba­jo ce­ro, el pri­mer tra­mo lo en­ca­ra­mos ha­cia La Cum­bre­ci­ta a un buen rit­mo y dis­fru­tan­do de las cur­vas y con­tra cur­vas que se su­ce­den an­tes de lle­gar a esa al­dea de montaña. Una vez allí y con el ma­pa en la mano co­mo la vie­ja, pe­ro fiel usan­za, em­pe­za­mos a bus­car otros pa­ra­jes me­nos co­no­ci­dos, co­mo Vi­lla Al­pi­na, a la que se lle­ga por un tra­za­do de ri­pio de unos 12 ki­ló- me­tros. El ca­mino se en­con­tra­ba en muy bue­nas con­di­cio­nes y, tal co­mo es­pe­rá­ba­mos, el Co­ro­lla se com­por­tó de ma­ne­ra mag­ní­fi­ca, tan­to en con­fort, co­mo en di­ná­mi­ca, siem­pre con el res­guar­do ex­tra del ESP y de­más sis­te­mas de se­gu­ri­dad ac­ti­vos y pa­si­vos. De allí vol­vi­mos con las lo­ca­li­da­des de Los Rear­tes y Po­tre­ro de Ga­ray co­mo cie­rre de la eta­pa. Al día si­guien­te re­pe­ti­mos par­te de la to­po­gra­fía y nos di­ri­gi­mos ha­cia el sur has­ta Em­bal­se Río tercero, pa­san­do por San­ta Ro­sa de Ca­la­mu­chi­ta, Am­boy, el di­que Ce­rro Pe­la­do y Vi­lla del Di­que. En to­dos esos re­co­rri­dos el Co­ro­lla si­guió mos­tran­do sus ap­ti­tu­des di­ná­mi­cas, a la vez que siem­pre le so­bró po­ten­cia pa­ra en­ca­rar las pro­nun­cia­das pen­dien­tes. Y ha­blan­do de subidas y ba­ja­das, bien­ve­ni­do pa­ra los ha­bi­tan­tes de esas zo­nas el asis­ten­te de arran­que en pen­dien­tes. En un lu­gar que es tan fre­cuen­te de­te­ner­se en ca­lles en des­ni­vel, lo más pro­ba­ble es que a mu­chos es­te re­cur­so tec­no­ló­gi­co les evi­te “que­mar” em­bra­gues tra­tan­do de arran­car a la an­ti­gua, es de­cir ace­le­ran­do y des­em­bra­gan­do al mis­mo tiem­po.

El res­to de las eta­pas tam­bién fue­ron por ca­mi­nos de montaña, al­gu­nos de ellos al pie de los pi­cos más al­tos de la pro­vin­cia, co­mo el Cham­pa­quí y el Lin­de­ros , cuan­to más tra­ba­do es el de­rro­te­ro, más se ben­di­ce la ca­pa­ci­dad de fre­na­do que pro­por­cio­nan los cua­tro dis­cos. Tras unos días re­gre­sa­mos por es­ta vez por re­co­rri­dos más co­no­ci­dos, co­mo el ca­mino de las Al­tas Cum­bres pa­san­do por el ob­ser­va­to­rio de Al­ta Gra­cia, re­tor­nan­do lue­go por Vi­lla Car­los Paz pa­ra des­an­dar el ca­mino has­ta nues­tro pun­to de des­can­so en Ca­la­mu­chi­ta.

Ga­na­dor

Sin en­trar en de­ta­lle acer­ca de to­dos los pun­tos don­de pa­sa­mos en pos­te­rio­res re­co­rri­dos, la con­clu­sión es que, a pe­sar de tra­tar­se de una ver­sión de en­tra­da de ga­ma, es­te Co­ro­lla XLI de 1.8 cuen­ta con to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra ser un vehícu­lo có­mo­do, se­gu­ro, ren­di­dor y con su­fi­cien­te po­ten­cia en el mo­tor pa­ra mo­ver­se y so­bre­pa­sar au­tos o ca­mio­nes sin con­tra­tiem­pos. En cuan­to a prac­ti­ci­dad, lo úni­co que ex­tra­ña­mos ‒que sí tie­nen las va­rian­tes de ma­yor pre­cio- es el con­trol de ve­lo­ci­dad cru­ce­ro y, en me­nor me­di­da, el sen­sor de es­ta­cio­na­mien­to tra­se­ro, que en reali­dad se pue­de in­cor­po­rar co­mo ac­ce­so­rio. Sin em­bar­go, si ana­li­za­mos las lis­tas de pre­cios, di­fí­cil­men­te con­si­ga­mos un vehícu­lo con la ca­li­dad y de­más vir­tu­des que ca­rac­te­ri­zan a es­te me­diano.

A pe­sar ddell ffrío,í lla ttri­pu­la­ció­ni l ió pro­gra­ma la sa­li­da de una de las eta­pas. En al­gu­nos lu­ga­res en­con­tra­mos arro­yos con­ge­la­dos.

La agi­li­dad del Co­ro­lla nos per­mi­tió re­co­rrer lu­ga­res con di­ver­si­dad de pai­sa­jes en ca­da una de las eta­pas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.