FIAT Argo

Lle­ga con la mi­sión de re­em­pla­zar a los hatch­back de an­te­rior ge­ne­ra­ción del seg­men­to B de la mar­ca. Más es­pa­cio­so que aque­llos y con an­dar con­for­ta­ble, es un tí­pi­co pro­duc­to ur­bano de la mo­der­ni­dad re­gio­nal.

Parabrisas - - SUMARIO - Por WAL­TER TOGNERI / Fo­tos: MAR­TÍN LÜBEL

TEST. El re­em­pla­zan­te del Pa­lio y Pun­to se sir­ve de un pe­que­ño im­pul­sor naf­te­ro 1.3 de 99 CV. Un pro­duc­to re­gio­nal con an­dar con­for­ta­ble y buen es­pa­cio in­te­rior.

El seg­men­to de los mo­de­los com­pac­tos es­tá en cons­tan­te evo­lu­ción y en­cuen­tra a Bra­sil co­mo el re­fe­ren­te re­gio­nal en es­te com­pe­ti­ti­vo es­pa­cio del mer­ca­do. En el país ve­cino se pro­du­ce la ma­yo­ría de los mo­de­los que se co­mer­cia­li­zan en nues­tro te­rri­to­rio, por eso ca­da vez que apa­re­ce uno nue­vo las ex­pec­ta­ti­vas que se ge­ne­ran en la clien­te­la que pre­fie­re ese ti­po de uni­da­des son gran­des. Y si la mar­ca en cues­tión es Fiat, es­pe­cia­lis­ta en com­pac­tos, las pre­ten­sio­nes cre­cen.

Aho­ra, la no­ve­dad es Argo, mo­de­lo con el cual tu­vi­mos un bre­ve con­tac­to en oca­sión de su pre­sen­ta­ción en aquel país y que el pú­bli­co pu­do con­tem­plar en di­rec­to du­ran­te el re­cien­te Sa­lón del Au­to­mó­vil de Bue­nos Ai­res. Se tra­ta de un vehícu­lo que pre­ten­de ubi­car­se por so­bre la me­dia de la ca­te­go­ría ya que sus fa­bri­can­tes se re­fie­ren a él co­mo si se tra­ta­ra de un pro­duc­to su­pe­ra­dor de sus ri­va­les. Tan­to es así que Argo lle- ga pa­ra ocu­par el lu­gar de Pa­lio, pe­ro tam­bién el de Pun­to, po­si­ción sos­te­ni­da con un men­sa­je que apun­ta en una cla­ra di­rec­ción: la mar­ca ita­lia­na lo pre­sen­ta co­mo un hatch­back pre­mium... Pe­ro, ¿es Argo un mo­de­lo pre­mium?

En­tre dos... o más

Si com­pa­ra­mos a Argo con sus dos her­ma­nos, ve­mos que el nue­vo mo­de­lo to­ma una po­si­ción in­ter­me­dia cuan­do nos re­fe­ri­mos a las di­men­sio­nes, pe­ro me­jo­ra al­gu­nos as­pec­tos de aque­llos.

Mi­de 3.998 mm de lar­go, 1.724 mm de an­cho y 1.501 mm de al­to, es de­cir que es más lar­go que Pa­lio (3.875 mm), pe­ro más cor­to que Pun­to (4.065 mm) y más

an­cho que aque­llos dos (54 mm más y 37 mm adi­cio­na­les, res­pec­ti­va­men­te). En la al­tu­ra ca­si no hay di­fe­ren­cias, pe­ro sí en la dis­tan­cia en­tre ejes, co­ta en la que Argo su­pe­ra a sus pa­rien­tes: con 2.521 mm, es 101 mm más lar­ga que Pa­lio y 11 más ex­ten­sa que Pun­to.

El ítem que mar­ca di­fe­ren­cias a fa­vor de Argo es la ha­bi­ta­bi­li­dad tra­se­ra: ofre­ce más es­pa­cio que aque­llos dos y aun­que la pla­za cen­tral es ajus­ta­da, dos adul­tos de has­ta 1,80 m de es­ta­tu­ra via­ja­rán con co­mo­di­dad en las pla­zas la­te­ra­les. Tam­bién es más gran­de el baúl, aun­que no tan­to: 300 li­tros del nue­vo hatch­back con­tra 280 li­tros de sus dos fa­mi­lia­res.

Si­guien­do con las com­pa­ra­cio­nes, en al­gu­nos pun­tos el nue­vo com­pac­to de Fiat se acer­ca bas­tan­te a otros mo­de­los. Por ejem­plo, la zo­na fron­tal es muy si­mi­lar a la de Mo­bi, del que to­ma el di­se­ño de los fa­ros, del mis­mo mo­do que ape­la a una pa­rri­lla muy pa­re­ci­da a la de Pun­to. En esa zo­na lla­ma la aten­ción el di­bu­jo par­ti­cu­lar del pa­ra­bri­sas y el te­cho: en la par­te me­dia su­pe­rior (a la al­tu­ra del re­tro­vi­sor cen­tral) mues­tran un ra­ro di­se­ño, co­mo si hi­cie­ran una chi­ca­na.

La par­te tra­se­ra de los la­te­ra­les re­cuer­da a mo­de­los de otras mar­cas (Che­vro­let Onix y Volks­wa­gen Gol Trend), mien­tras que los gru­pos óp­ti­cos pos­te­rio­res to­man ins­pi­ra­ción en pro­duc­tos de Al­fa Romeo, y en el por­tón apa­re­ce el nom­bre de la mar­ca con una ti­po­gra­fía muy gran­de, co­mo en Mo­bi.

Esa si­lue­ta se des­ta­ca en el cir­cui­to ur­bano en el que se mue­ve con to­tal con­fian­za gra­cias a sus­pen­sio­nes mu­lli­das que en es­ta ver­sión des­can­san so­bre neu­má­ti­cos en me­di­da 185/60 R15, ro­da­do (op­cio­nal) que con­tri­bu­ye con el con­fort de mar­cha, ca­rac­te­rís­ti­ca a la que apun­tan to­dos los co­man­dos y sis­te­mas. Es que la ope­ra­ción del vehícu­lo es, po­dría­mos de­cir, sua­ve: tan­to los pe­da­les co­mo la di­rec­ción ha­cen un buen equi­po con las sus­pen­sio­nes, aun­que el tac­to de la se­lec­to­ra es “go­mo­so”, detalle que no aten­ta con­tra la bue­na

res­pues­ta de la ca­ja re­la­cio­na­da “cor­ta” pa­ra apro­ve­char la agi­li­dad del mo­tor. Aho­ra bien: tal agi­li­dad tie­ne co­mo con­tra­par­ti­da la ru­mo­ro­si­dad ya que pa­ra lo­grar el mejor desem­pe­ño el mo­tor ne­ce­si­ta gi­rar a re­gí­me­nes al­tos con­di­ción que se tra­du­ce en un in­te­rior rui­do­so. Tam­bién lle­gan has­ta el ha­bi­tácu­lo (a pe­sar del bur­le­te do­ble), los so­ni­dos ge­ne­ra­dos por el vien­to y la ro­da­du­ra de los neu­má­ti­cos (de ba­jo ro­za­mien­to). Es pa­ra des­ta­car la bue­na res­pues­ta de los fre­nos, aun­que en la uni­dad de prue­ba el ABS se mos­tró an­sio­so.

No­ve­dad 1.3

Es­ta ver­sión de Argo lle­ga con un cua­tro en lí­nea naf­te­ro 1.3 de­no­mi­na­do Fi­refly que, en­tre otras ca­rac­te­rís­ti­cas, ofre­ce block de alu­mi­nio, dos vál­vu­las por cilindros mo­vi­das por un ár­bol de le­vas (co­man­da­do por ca­de­na) que em­plea un sis­te­ma de ba­jo ro­za­mien­to de­no­mi­na­do ro­ller fin­ger; una bo­bi­na por ci­lin­dro y bu­jías con elec­tro­dos de alea­ción de iri­dio, ade­más de un mo­derno al­ter­na­dor smart char­ger.

En un pro­pul­sor que, en es­ta ver­sión de Argo con un pe­so en or­den de mar­cha de 1,1 to­ne­la­das, en­cuen­tra su mejor mo­men­to en la ciu­dad, ám­bi­to en el cual se mues­tra ágil, siem­pre y cuan­do em­pu­je­mos con

ga­mas el pie de­re­cho. Sin em­bar­go, cuan­do sa­li­mos a la ru­ta, el pe­que­ño 1.3 mues­tra sus li­mi­ta­cio­nes, las ló­gi­cas pa­ra un pro­pul­sor de sus ca­rac­te­rís­ti­cas. Ace­le­ran­do con ga­nas el ré­gi­men as­cien­de rá­pi­da­men­te y al­can­za los 100 km/h des­de ce­ro en 12,2 se­gun­dos y una ve­lo­ci­dad má­xi­ma de 167 km/h.

En cuan­to al con­su­mo es­pe­rá­ba­mos al­go mejor. Tal vez por­que es una ca­rro­ce­ría “gran­de” o un auto pe­sa­do pa­ra los 99 CV, o por­que la ca­ja es muy cor­ta (a 130 km/h el mo­tor gi­ra a ¡4.000 rpm!), el gas­to de com­bus­ti­ble no es el mejor pa­ra un mo­de­lo de su ti­po: me­di­mos un ren­di­mien­to pro­me­dio de 12,9 km/l.

De en­tra­da

Argo se ofre­ce en nues­tro país en cua­tro ver­sio­nes. Dri­ve, con mo­tor 1.3, es la de en­tra­da de ga­ma y la que aquí ana­li­za­mos; Pre­ci­sion (con mo­tor 1.8 E.to­rQ de 130 CV, con­trol de trac­ción y es­ta­bi­li­dad, cli­ma­ti­za­dor, ac­ce­so y arran­que sin lla­ve, llan­tas de alea­ción de 16”, air­bags la­te­ra­les, sen­so­res de llu­via y cre­pus­cu­lar, en­tre otros), con ca­ja ma­nual de cin­co ve­lo­ci­da­des o au­to­má­ti­ca de sex­ta, y HGT, con el mis­mo 1.8 pe­ro con ele­men­tos que le otor­gan un es­ti­lo más de­por­ti­vo (llan­tas de 17”, sus­pen­sio­nes con ajus­te sport, de­ta­lles de co­lor ro­jo, instrumental per­so­na­li­za­do, aun­que con la mis­ma ca­ja de quin­ta...).

Es­ta ver­sión Dri­ve, la “más bá­si­ca”, dis­po­ne de una do­ta­ción a la al­tu­ra del seg­men­to, en la que apa­re­cen, vo­lan­te mul­ti­fun­ción (ra­dio y te­lé­fono), bu­ta­ca del con­duc­tor re­gu­la­ble en al­tu­ra (la po­si­ción de ma­ne­jo es bue­na: el vo­lan­te tam­bién se ajus­ta en al­tu­ra). Mar­ca una di­fe­ren­cia el con­trol de pre­sión de neu­má­ti­cos. Ade­más de los ele­men­tos de ri­gor co­mo ABS y do­ble air­bag, agre­ga an­cla­jes Iso­fix pa­ra si­llas in­fan­ti­les, lu­ces an­ti­nie­bla (so­lo de­lan­te­ras), cin­co cin­tu­ro­nes iner­cia­les y la mis­ma can­ti­dad de apo­ya­ca­be­zas.

La uni­dad de prue­ba agre­ga­ba el pack Co­nec­ti­vi­dad com­pues­to por una cen­tral mul­ti­me­dia con pan­ta­lla tác­til de sie­te pul­ga­das “flo­tan­te” (des­de don­de se co­man­dan va­rias fun­cio­nes in­clu­yen­do el dis­po­si­ti­vo mi­rror screem pa­ra em­pa­re­jar ce­lu­la­res a tra­vés de las apli­ca­cio­nes An­droid Auto y Ap­ple Car Play), se­gun­do puer­to USB, sen­sor de es­ta­cio­na­mien­to tra­se­ro y llan­tas de alea­ción de 15 pul­ga­das.

La rue­da de re­pues­to es de uso tem­po­ral, aun­que de una me­di­da (175/65 R14) que per­mi­te un uso más pro­lon­ga­do.

El pre­cio de la no­ve­dad

Los pre­cios de las cua­tro ver­sio­nes de Argo son: Dri­ve, 290.000 pe­sos; Pre­ci­sion (ca­ja ma­nual de quin­ta), 335.000 pe­sos; Pre­ci­sion A/T (ca­ja au­to­má­ti­ca de sex­ta) 350.000 pe­sos, y HGT, 368.000 pe­sos. Es­tos va­lo­res se pue­den in­cre­men­tar con los packs de op­cio­na­les cu­yos pre­cios son 18.000 pe­sos pa­ra el Dri­ve y 28.000 pe­sos pa­ra las ver­sio­nes Pre­ci­sion.

Por eso, el pre­cio de la uni­dad que ana­li­za­mos en es­ta no­ta es de 308.000 pe­sos, va­lor que la ubi­ca por so­bre sus ri­va­les. Por ejem­plo, Che­vro­let Onix Ef­fect, (con equi­pa­mien­to si­mi­lar y baúl de 280 dm3) va­le 294.900 pe­sos, mien­tras que Volks­wa­gen Gol Trend Sportli­ne, (101 CV,

allan­tas de 16" y baúl de 285 dm3) cues­ta 291.725 pe­sos.

¿Es Argo un mo­de­lo pre­mium? Se­gún nues­tro con­cep­to, es­te nue­vo Fiat tie­ne un am­plio cam­po de ac­ción en el seg­men­to de los mo­de­los com­pac­tos, es­pa­cio pa­ra el cual es­tá bien pre­pa­ra­do sin ne­ce­si­dad de ape­lar a una con­di­ción es­pe­cí­fi­ca: le al­can­za con sus pro­pios mé­ri­tos.

El ta­ble­ro de Argo es de di­se­ño mo­derno y ofre­ce muy bue­na vi­si­bi­li­dad. El se­gun­do puer­to USB for­ma par­te del pack op­cio­nal. Las bu­ta­cas son am­plias y con­for­ta­bles, y la de­co­ra­ción, agra­da­ble con ma­te­ria­les de ca­li­dad pro­me­dio.

Ai­re acon­di­cio­na­do de res­pues­ta in­me­dia­ta. La ca­ja ma­nual de quin­ta fun­cio­na con una se­lec­to­ra de tac­to "go­mo­so". La cen­tral mul­ti­me­dia de sie­te pul­ga­das, op­cio­nal.

Fa­ros de di­se­ño mo­derno. Las llan­tas de alea­ción de 15" vie­nen en el pack. Au­xi­lio tem­po­ral. Vo­lan­te mul­ti­fun­ción. Sec­tor tra­se­ro am­plio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.