Nils Ivar Boh­lin

“El cin­tu­rón de se­gu­ri­dad de tres pun­tos que cru­za el cuer­po en dia­go­nal, ha si­do con­si­de­ra­do co­mo la con­tri­bu­ción más im­por­tan­te pa­ra la se­gu­ri­dad en la his­to­ria del au­to­mó­vil.”

Parabrisas - - HOMBRES DE AUTO -

Iin­ven­tó el cin­tu­rón de se­gu­ri­dad de tres pun­tos -que cru­za el cuer­po en dia­go­nal-, con­si­de­ra­do co­mo la con­tri­bu­ción más im­por­tan­te pa­ra la se­gu­ri­dad en la his­to­ria del au­to­mó­vil.

Re­ci­bi­do co­mo in­ge­nie­ro mecánico, a los 19 años de edad co­men­zó a tra­ba­jar en la fá­bri­ca de avio­nes Saab co­mo in­ge­nie­ro de pro­yec­tos y ayu­dó a desa­rro­llar asien­tos eyec­to­res pa­ra los pi­lo­tos de las má­qui­nas de com­ba­te.

En 1958 fue con­tra­ta­do por otra fir­ma sue­ca, Vol­vo, co­mo su pri­mer ex­per­to en se­gu­ri­dad. Su pri­me­ra ta­rea fue me­jo­rar el cin­tu­rón de se­gu­ri­dad de dos pun­tos que se ce­rra­ba en la cin­tu­ra. Es­te di­se­ño re­sul­ta­ba pe­li­gro­so du­ran­te una fre­na­da brus­ca o cho­que por­que no evi­ta­ba que la ca­be­za se gol­pea­ra con­tra el vo­lan­te o el pa­ra­bri­sas, y tam­bién por­que apre­ta­ba la zo­na del ab­do­men. Tam­bién era in­có­mo­do y apa­ra­to­so por la di­fi­cul­tad que te­nía el au­to­mo­vi­lis­ta pa­ra al­can­zar al­gu­na co­sa. De mo­do que Boh­lin pa­só de di­se­ñar ma­ne­ras de sa­car a las per­so­nas de los avio­nes a di­se­ñar for­mas de man­te­ner­las den­tro en un au­to­mó­vil.

Se le ocu­rrió el cin­tu­rón de tres pun­tos, que hoy día lle­van to­dos los au­tos. Pa­ten­tó su in­ven­to en 1959, y pron­to co­men­zó a ins­ta­lar­se en mo­de­los de Vol­vo. Al pa­sar el cin­tu­rón por en­ci­ma de un hom­bro has­ta aba­jo por el otro la­do se ob­tie­ne más li­ber­tad de mo­vi­mien­to y ha­ce que el cin­tu­rón sea más có­mo­do y prác­ti­co. Boh­lin de­mos­tró la efec­ti­vi­dad de su cin­tu­rón al es­tu­diar 28.000 ac­ci­den­tes en Sue­cia.

En 1968 Nils me­jo­ró el sis­te­ma con la ins­ta­la­ción de la bo­bi­na de iner­cia, que per­mi­te una des­ace­le­ra­ción an­tes de que el cin­tu­rón pa­re al pa­sa­je­ro, y op­ti­mi­za la fuer­za res­tric­ti­va en ca­so de ac­ci­den­te. Al­gu­nas dé­ca­das des­pués Boh­lin, que ya era je­fe del cen­tro de in­ves­ti­ga­cio­nes y desa­rro­llo de Vol­vo en Go­tem­bur­go, tam­bién es­tu­dió los dis­po­si­ti­vos pi­ro­téc­ni­cos que ten­san el cin­tu­rón en ca­so de fuer­tes im­pac­tos.

De uso obli­ga­to­rio en la ma­yo­ría de los paí­ses, na­die con cer­te­za sa­be cuán­tas vi­das se han sal­va­do con es­tos cin­tu­ro­nes de se­gu­ri­dad, pe­ro es­tá cla­ro que el nú­me­ro es enor­me. So­lo en los Es­ta­dos Uni­dos las au­to­ri­da­des fe­de­ra­les han com­pro­ba­do que se sal­van on­ce mil vi­das al año.

Boh­lin si­guió con su ta­rea in­can­sa­ble en desa­rro­llar ele­men­tos y sis­te­mas de se­gu­ri­dad pa­ra au­tos, y le pres­tó mu­cha aten­ción a los di­se­ños pa­ra mi­ti­gar las con­se­cuen­cias pa­ra los ocu­pan­tes de los cho­ques la­te­ra­les. Así con­ci­be es­truc­tu­ras de se­gu­ri­dad pa­ra la ca­rro­ce­ría con pi­la­res ex­tra fuer­tes ela­bo­ra­dos con una alea­ción es­pe­cial de ace­ro.

Nils se re­ti­ró de Vol­vo en 1985 a la edad de 65 años, aun­que si­guió co­la­bo­ran­do con las fá­bri­cas de au­to­mó­vi­les y es­cri­bien­do importantes li­bros so­bre la ma­te­ria, que han si­do tra­du­ci­dos a mu­chos idio­mas. Sus co­le­gas le te­nían gran es­ti­ma por­que ade­más de ser un bri­llan­te pro­fe­sio­nal te­nía do­tes de gran hu­ma­ni­dad.

El 21 de sep­tiem­bre de 2002 Nils fa­lle­ció en la ciu­dad de Ram­fall, víc­ti­ma de ata­que al co­ra­zón. Sus res­tos re­po­san en la igle­sia Tor­pa de di­cha ciu­dad es­can­di­na­va. Es­te ex­cep­cio­nal in­ge­nie­ro re­ci­bió mu­chos ho­no­res a ni­vel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal, y su nom­bre y bio­gra­fía in­gre­só en 1999 al Au­to­mo­ti­ve Hall of Fa­me de los Es­ta­dos Uni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.