El re­na­ci­mien­to “mi­la­gro­so” de Pauny.

La re­cu­pe­ra­ción de la com­pa­ñia de Las Varillas se sus­ten­tó en con­tra­tos ga­ran­ti­za­dos con el Es­ta­do, mar­ke­ting ideo­ló­gi­co y ex­por­ta­cio­nes ama­rra­das a Ve­ne­zue­la.

Perfil Cordoba - - Portada -

“Vi­ni­mos a hacer un ver­da­de­ro ac­to de jus­ti­cia, quie­ro re­co­no­cer la ta­rea del go­ber­na­dor (Jo­sé Ma­nuel) De la So­ta, que es­tu­vo de­trás de es­te tema, del se­ñor In­ten­den­te y de to­dos aque­llos que tra­ba­ja­ron pa­ra lo­grar es­te ob­je­ti­vo re­cla­ma­do por el con­jun­to de Las Varillas”. Con es­tas pa­la­bras, el ex­pre­si­den­te Néstor Kirch­ner ce­le­bra­ba el 5 de oc­tu­bre del 2004 el re­na­ci­mien­to de la em­pre­sa Pauny, em­ble­ma del Mo­vi­mien­to de Em­pre­sas Re­cu­pe­ra­das (MER) de la era kirch­ne­ris­ta.

Hoy, la fá­bri­ca de trac­to­res que pre­si­de Raúl Giai Le­vra tie­ne 60 % del mer­ca­do nacional de trac­to­res, ce­rró el 2016 con 1.800 uni­da­des ven­di­das (30% más que un año an­tes) y da tra­ba­jo a 550 per­so­nas. ¿Es­tos re­sul­ta­dos son fru­to de un mo­de­lo ideo­ló­gi­co con­tra ca­pi­ta­lis­ta exi­to­so o de una con­fluen­cia de fac­to­res de po­der con una co­rrec­ta lec­tu­ra del mer­ca­do en el que com­pi­te la com­pa­ñía?

La pre­gun­ta co­bra vi­gen­cia -a 15 años de ha­ber si­do re­cu­pe­ra­da la fá­bri­ca- a la luz de los he­chos re­gis­tra­dos el mes pa­sa­do cuan­do la Ins­pec­ción Ge­ne­ral de Jus­ti­cia (IGJ) in­ti­mó al Ins­ti­tu­to Pa­tria (aso­cia­ción ci­vil que co­bi­ja el ac­tual pro­yec­to po­lí­ti­co de Cris­ti­na Fernández y que pre­si­de Os­car Pa­rri­lli) a de­ta­llar quié­nes son sus so­cios apor­tan­tes. El nom­bre de Pauny se mez­cló en ese even­to cuan­do Pa­tria pre­sen­tó una de­nun­cia po­li­cial en la que in­for­mó del ex­tra­vío del re­gis­tro de so­cios e iden­ti­fi­có a tal re­gis­tro (li­bro ru­bri­ca­do) con un nú­me­ro que per­te­ne­ce a Pauny. (Ver más en “Tu­vo que ser un error”)

En re­tros­pec­ti­va. Mi­ran­do la es­tric­ta evo­lu­ción de los he­chos, en la re­cu­pe­ra­ción de Pauny se ali­nean, al me­nos, cua­tro fac­to­res (en­tre po­lí­ti­cos do­més­ti­cos, geo­po­lí­ti­cos ex­ter­nos, in­tere­ses co­mer­cia­les y, en muy po­bre me­di­da, la fi­lo­so­fía de la “Eco­no­mía So­cial”, de Paul Sin­ger, una ideo­lo­gía que alen­tó en su mo­men­to el MER).

La evo­lu­ción de la pro­pie­dad de la em­pre­sa es uno de los fac­to­res más re­le­van­tes que de­jan tras­cen­der lo su­ce­di­do en Pauny. El de­cli­ve de la fá­bri­ca se vol­vió in­sal­va­ble en 1998; tras in­ten­tos in­fruc­tuo­sos de sal­va­ta­jes, Za­ne­llo (em­pre­sa ori­gi­na­ria) fue a la quie­bra y la Jus­ti­cia de­cre­tó su cie­rre en sep­tiem­bre del 2001. Al am­pa­ro del fuer­te Mo­vi­mien­to de Em­pre­sas Re­cu­pe­ra­das (que pre­si­día en­ton­ces Jo­sé Abe­lli), en mar­zo del 2002 los tra­ba­ja­do­res lo­gra­ron trans­for­mar a una so­cie­dad fa­mi­liar en una so­cie­dad anó­ni­ma cu­yo ca­pi­tal ac­cio­na­rio se dis­tri­bu­yó así: 33% de las ac­cio­nes pa­ra em­plea­dos je­rár­qui­cos (in­clui­dos cua­tro ex­ge­ren­tes de Za­ne­llo), 33% pa­ra la Coope­ra­ti­va Me­ta­lúr­gi­ca Las Varillas, 33 % que­dó ini­cial­men­te en ma­nos de los con­ce­sio­na­rios y el 1% res­tan­te, pa­ra la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Las Varillas.

De aquel es­que­ma que sir­vió al kirch­ne­ris­mo pa­ra le­van­tar las ban­de­ras de una “eco­no­mía so­cial ba­sa­da en em­pre­sas re­cu­pe­ra­das” no que­dó na­da. Ape­nas el mo­de­lo de ne­go­cios de Pauny se en­con­tró pro­te­gi­do por el cie­rre de las im­por­ta­cio­nes, y be­ne­fi­cia­do por la “vía de ne­go­cios Ve­ne­zue­la” y los acuer­dos de ven­ta que le ga­ran­ti­zó la Ad­mi­nis­tra­ción De la So­ta con el sec­tor pú­bli­co pro­vin­cial, la pro­pie­dad se trans­for­mó ágil­men­te. In­ver­so­res vin­cu­la­dos a Ban­co de Va­lo­res com­pra­ron el por­cen­ta­je de ac­cio­nes de los con­ce­sio­na­rios y la plan­ta en US$25 mi­llo­nes. Di­ver­sas fuen­tes del mer­ca­do que co- no­cen la ac­ti­vi­dad ac­tual de Pauny coin­ci­die­ron en que la con­for­ma­ción ac­cio­na­ria si­guió ex­pe­ri­men­tan­do, tras ello, nue­vos cam­bios. “Hoy más del 50% es­tá en ma­nos del ma­na­ge­ment, prin­ci­pal­men­te del pre­si­den­te Giai Le­vra y del vi­ce­pre­si­den­te, Jo­sé Ma­ría Ló­pez Ló­pez (pa­dre del co­rre­dor de au­tos “Pe­chi­to” Ló­pez)”, ase­gu­ran.

Los in­ver­so­res in­gre­sa­dos a tra­vés de Ban­co de Va­lo­res ten­drían aho­ra un 40% y a los em­plea­dos les ha­bría que­da­do me­nos del 10%. “Es di­fí­cil co­no­cer quié­nes son los ver­da­de­ros due­ños de Pauny, es una Ca­ja de Pan­do­ra”, se­ña­la­ron las fuen­tes con­sul­ta­das.

Víncu­lo cha­vis­ta. Uno de los mo­to­res que pri­me­ro en­cen­dió Pauny en su mar­cha de re­cu­pe­ra­ción fue, sin du­das, las ven­tas a Ve­ne­zue­la. Es­to le sig­ni­fi­có a Pauny ser una de las po­cas em­pre­sas que tu­vo cre­ci­mien­to en el 2009. Pa­ra lle­gar a ello, con­tó con el apo­yo del pro­pio lí­der del mo­vi­mien­to de Em­pre­sas Re­cu­pe­ra­das, Jo­sé Abe­lli, pe­ro so­bre to­do, con los be­ne­fi­cios de un con­tro­ver­ti­do con­ve­nio de Coope­ra­ción Eco­nó­mi­ca, fir­ma­do en­tre Néstor Kirch­ner y Hu­go Chá­vez, en 2005, que in­vo­lu­cra­ba in­ter­cam­bio co­mer­cial de ma­qui­na­ria agrí­co­la por fuel oil.

Co­mo mues­tra en es­te ar­tí-

cu­lo la cap­tu­ra fil­tra­da de un e-mail en­via­do por Abe­lli a la en­ton­ces em­ba­ja­do­ra ar­gen­ti­na en Ca­ra­cas, Ali­cia Cas­tro, el di­ri­gen­te del MER sir­vió de lo­bis­ta de los in­tere­ses de Pauny an­te Ci­ti­bank en Ca­ra­cas, pa­ra fa­vo­re­cer sus ne­go­cios en ese mer­ca­do. Pe­ro, ade­más de es­ta evidencia, se­ría más con­tun­den­te aún la que re­ve­la­ría el “pa­go vo­lun­ta­rio” que la fá­bri­ca de trac­to­res rea­li­za­ba a la fir­ma Pal­mat In­ter­na­tio­nal (que por aquel en­ton­ces, años 2009-2010, te­nía do­mi­ci­lio en 10620 NW 27St, Mia­mi, Flo­ri­da), pa­ra que le “ges­tio­na­ra” sus ven­tas en el mar­co del Con­ve­nio en­tre Es­ta­dos que ha­bían fir­ma­do Kirch­ner y Chá­vez. ¿Por qué una in­ter­me­dia­ria pri­va­da te­nía que in­vo­lu­crar­se en es­te acuer­do? La cues­tión es que Pal­mat le co­bra­ba a Pauny 10% por “ges­tión de ven­tas” y otro 5% por “re­cu­pe­ra­ción de gas­tos”.

El ac­tual em­ba­ja­dor en Ecua­dor, Luis Juez, ha­bía con­ta­do en su mo­men­to una in­fi­den­cia que le re­la­tó Jo­sé Ma­ría Ló­pez al con­fe­sar­le las “coimas que te­nían que pa­gar (a fun­cio­na­rios ar­gen­ti­nos) pa­ra po­der ven­der a Ve­ne­zue­la”. Es­te re­la­to ter­mi­nó abo­nan­do una cau­sa que ca­yó en ma­nos del juez fe­de­ral Ju­lián Er­co­li­ni (ex­pe­dien­te 3162/07).

Cuan­do en 2010 es­ta­lló el ca­so Pal­mat, Jo­sé Ma­ría Ló­pez des­min­tió a Juez. Ase­gu­ró que sus ase­ve­ra­cio­nes res­pec­to de su­pues­tas coimas “da­ban ri­sa”. Por ese en­ton­ces, su hi­jo, el co­rre­dor “Pe­chi­to” Ló­pez, de­bu­ta­ba en Neu­quén pa­ra el fla­man­te equi­po Oil Com­pe­ti- ción, pro­pie­dad de Cris­tó­bal Ló­pez.

La Fá­bri­ca de Trac­to­res Gran­na­cio­nal Pauny de Ve­ne­zue­la ter­mi­nó sien­do la ca­be­ce­ra de pla­ya de la com­pa­ñía va­rí­llen­se en el mer­ca­do ve­ne­zo­lano, pa­ra la fa­bri­ca­ción de trac­to­res y ma­qui­na­ria vial, con par­tes en­via­das des­de Ar­gen­ti­na. En 2010, la em­pre­sa ase­gu­ra­ba que es­ta uni­dad de ne­go­cios le per­mi­tía fac­tu­rar unos US$ 30 mi­llo­nes (45% de sus ven­tas to­ta­les). A pe­sar de las con­sul­tas rea­li­za­das a la em­pre­sa, PER­FIL COR­DO­BA no pu­do con­fir­mar si es­ta lí­nea de ne­go­cios aún se man­tie­ne en Ve­ne­zue­la.

Pe­ro no so­lo fue el mer­ca­do ex­terno la ba­se de su re­cu­pe­ra­ción. Los ne­go­cios ce­rra­dos in­ter­na­men­te, gra­cias a acuer­dos fir­ma­dos con el Es­ta­do

pro­vin­cial, tam­bién fue­ron es­tra­té­gi­cos. (Ver “Trans­ver­sa­li­dad en los ne­go­cios”)

Pre­sen­te exi­to­so y du­das. En un mer­ca­do in­te­gra­do por 10 em­pre­sas lo­ca­les y cin­co fir­mas mul­ti­na­cio­na­les fa­bri­can­tes de trac­to­res, Pauny es hoy la prin­ci­pal em­pre­sa nacional en el ru­bro. Fa­bri­ca equi­pos re­la­ti­va­men­te sen­ci­llos y fia­bles pa­ra al­ta po­ten­cia, que no in­tere­sa a las gran­des mul­ti­na­cio­na­les por sus se­ries cor­tas de fa­bri­ca­ción. Ha­ber­se en­fo­ca­do en es­te ni­cho de mer­ca­do la con­vir­tió en lí­der nacional de ven­tas. En el pri­mer cua­tri­mes­tre del 2017 ven­dió un 20% más que en igual pe­río­do del año an­te­rior; es­ta per­for­man­ce de­ter­mi­nó una in­ver­sión de US$3 mi­llo­nes en su plan­ta de Las

Varillas pa­ra au­men­tar producción y ga­nar mer­ca­do en Bra­sil, don­de adi­cio­nal­men­te desa­rro­lla una aso­cia­ción pa­ra em­pe­zar a fa­bri­car des­de San Pablo, a par­tir de 2018. Ade­más, ex­por­ta trac­to­res a los mer­ca­dos de Uru­guay, Co­lom­bia, Bo­li­via y Ru­sia.

De em­pre­sa re­cu­pe­ra­da a em­pre­sa exi­to­sa de la in­dus­tria de la ma­qui­na­ria agrí­co­la: un tra­yec­to que, sin du­das, in­vo­lu­cró ta­len­to de ge­ren­cia­mien­to y es­fuer­zo de sus tra­ba­ja­do­res. Pe­ro, tam­bién, una con­jun­ción de ma­nio­bras e in­tere­ses en jue­go que hoy, a par­tir de lo acon­te­ci­do en Ins­ti­tu­to Pa­tria, de­man­dan se­ña­les de trans­pa­ren­cia. Tan­to de par­te del pro­yec­to de Cris­ti­na Fernández co­mo de la Jus­ti­cia (que atien­de cau­sas vin­cu­la­das) y de la pro­pia com­pa­ñía.

Cedoc per­fil

TRIPODE DEL EXITO. Con­tra­tos ce­rra­dos con el go­bierno pro­vin­cial, ne­go­cios con Ve­ne­zue­la y la “co­ber­tu­ra” del en­torno kirch­ne­ris­ta pa­ra ex­por­tar cuan­do po­cas em­pre­sas lo lo­gra­ban.

LOBBY. Cap­tu­ra de un email en­via­do por el en­ton­ces ti­tu­lar del Mo­vi­mien­to de Em­pre­sas Re­cu­pe­ra­das, Jo­sé Abe­lli, a la exem­ba­ja­do­ra ar­gen­ti­na en Ve­ne­zue­la, Ali­cia Cas­tro,en el que an­ti­ci­pa ges­tio­nes pa­ra Pauny.

NOR­MA LEZ­CANO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.