“En los SRT se vol­vió a hacer pe­rio­dis­mo des­pués de mu­chos años”

La con­duc­to­ra de “En­tre No­so­tros Rebeca” cri­ti­ca la po­li­ti­za­ción que se hi­zo de los SRT du­ran­te el kirch­ne­ris­mo. “Lle­va­rá tiem­po re­cu­pe­rar el ca­pi­tal de au­dien­cia”.

Perfil Cordoba - - Protagonistas - ARIEL BOGDANOV —

A pe­sar de que na­ció y se crió en Vi­lla Ma­ría, el nom­bre de Rebeca Bortoletto es­tá ín­ti­ma­men­te li­ga­do a la ciu­dad de Córdoba y, fun­da­men­tal­men­te a los me­dios que al­ber­ga la ca­pi­tal pro­vin­cial. Su pa­so fun­da­cio­nal por la emi­so­ra 100.5, del gru­po Ca­de­na 3, más de 10 años en Mi­tre y lue­go el des­em­bar­co en los SRT le per­mi­tie­ron trans­for­mar­se en una re­fe­ren­te in­dis­cu­ti­da en el ám­bi­to de la co­mu­ni­ca­ción. Des­de mar­zo, Bortoletto co­men­zó con “En­tre No­so­tros Rebeca” por la pan­ta­lla de Canal 10, lu­gar don­de, se­gún con­fie­sa, la en­cuen­tra muy có­mo­da y con­for­me con la de­ci­sión to­ma­da. “Hacer al­go nue­vo des­pués de más de 30 años de pro­fe­sión no es fácil. Es­tar cua­tro ho­ras ha­cien­do ra­dio y te­le jun­tas, ahí en la vi­drie­ra, es to­do un desafío que se ha­ce más fácil por el he­cho de que en­con­tré un gran gru­po de com­pa­ñe­ros”.

—Los SRT tu­vie­ron una mar­ca­da lí­nea po­lí­ti­ca du­ran­te el kirch­ne­ris­mo. ¿En­con­tró un me­dio muy po­li­ti­za­do cuan­do lle­gó?

—Ellos vol­vie­ron a or­ga­ni­zar un in­for­ma­ti­vo co­mo an­tes, don­de no hay nin­gu­na in­di­ca­ción par­ti­cu­lar, no hay ba­ja­da de lí­nea, en el cual hay un víncu­lo con la uni­ver­si­dad mu­cho más fuer­te. Yo no vi­ví eso de la po­li­ti­za­ción. Aho­ra tra­ba­ja­mos en la tra­di­ción de los SRT, que es la tra­di­ción de hacer pe­rio­dis­mo.

—¿Se ha­bía de­ja­do de hacer pe­rio­dis­mo?

—Sí. En los SRT se vol­vió a hacer pe­rio­dis­mo des­pués de una eta­pa de mu­cha mi­li­tan­cia. Me da la im­pre­sión de que es­ta­ban muy en­ce­rra­dos en sí mis­mos y que ha­bían cor­ta­do mu­chos víncu­los con la so­cie­dad, con las ins­ti­tu­cio­nes. Era “de­fen­da­mos el mo­de­lo y so­lo nos re­la­cio­ne­mos con los que es­tán en la mis­ma” y hoy vie­ne gen­te que ha­ce años no ve­nía. Y má­xi­me Córdoba ya se sa­be po­lí­ti­ca­men­te don­de es­tá y eso da­ñó bas­tan­te el ca­pi­tal de au­dien­cia que te­nía his­tó­ri­ca­men­te el canal.

—Ima­gino que el desafío es re­cu­pe­rar a ese te­le­vi­den­te.

Cla­ro, es un tra­ba­jo dia­rio, cons­tan­te. Los SRT es un lu­gar in­creí­ble pa­ra tra­ba­jar, con un ma­te­rial hu­mano im­pre­sio­nan­te en el que hay mu­cho po­ten­cial. Sin embargo, es di­fí­cil re­cons­truir y va a lle­var tiem­po. La lle­ga­da de Ma­nuel San Pedro fue muy po­si­ti­va, ya que es una per­so­na es­pe­cia­li­za­da en au­dien­cias. Y nue­vas tec­no­lo­gías y es­tá ha­cien­do un tra­ba­jo fun­da­men­tal.

—¿Le da im­por­tan­cia al ra­ting?

—Uno tie­ne que dár­se­la. Es un en­sa­yo/error de lo que vas ha­cien­do. Sin embargo, no tie­ne na­da que ver la res­pues­ta en la ca­lle con el nú­me­ro. No van de la mano.

—¿De Mi­tre se fue bien? —Son re­la­cio­nes la­bo­ra­les. Fue una de­ci­sión que las em­pre­sas pue­den to­mar, co­mo es­ta de no re­no­var un con­tra­to. De Ca­de­na 3 me fui yo y con Mi­tre fue al re­vés. Des­pués de 10 años fue un ci­clo cum­pli­do y no que­da­ron cuen­tas pen­dien­tes. Se sien­te la so­le­dad de los me­dios que tie­nen su cen­tral en Bue­nos Ai­res. En lo per­so­nal me gusta te­ner un due­ño cer­ca que vea que uno lle­ga tem­prano y se va tar­de. Soy una pi­ca­pie­dra y eso no me con­vie­ne si mi due­ño es­tá le­jos. De to­das ma­ne­ras, no mi­ro mu­cho pa­ra atrás. No hay nos­tal­gias.

—¿Qué le pa­re­cie­ron los cam­bios en Mi­tre?

—No la es­cu­cho, sal­vo el seg­men­to in­for­ma­ti­vo de Pe­te­te Martínez, que ha­ce un gran programa.

—¿Con Ca­de­na 3 có­mo es su víncu­lo?

— Ca­de­na 3 es co­mo una ca­sa gran­de don­de es­tu­ve 20 años de mi vi­da. Tres de mis hi­jos na­cie­ron mien­tras es­ta­ba ahí. Ten­go muy bue­na re­la­ción con Ma­rio, Rony, el con­ta­dor Mo­li­na. Mi hi­ja y mi yerno tra­ba­jan en la ra­dio que creé, así que nun­ca pue­do es­tar le­jos.

—¿Es­tu­vo cer­ca de vol­ver en al­gún mo­men­to?

—El fan­tas­ma de la vuel­ta a Ca­de­na 3 es uno de los fan­tas­mas que siem­pre me ro­dea (ri­sas).

—¿Cree que pue­de dar­se esa vuel­ta en al­gún mo­men­to?

—No creo que me quede mu­cho hi­lo en el ca­rre­tel. No sé si me que­da­rán mu­chos años tra­ba­jan­do. Fue muy sa­cri­fi­ca­da mi vi­da la­bo­ral. Tal vez sea tiem­po de ba­jar un po­co.

—¿El otro fan­tas­ma que la ro­dea es el de su des­em­bar­co en la po­lí­ti­ca?

—Ese es el otro. Es un tema del que siem­pre ha­blo y al que po­dría ha­ber­me de­di­ca­do, ya que he te­ni­do ofre­ci­mien­to de to­dos los par­ti­dos.

—¿Y por qué no acep­tó? —Por­que los co­noz­co. Sé co­mo es la po­lí­ti­ca. Co­noz­co las am­bi­cio­nes, los nin­gu­neos y no es­tá en mí esa vocación. No hay un pro­yec­to po­lí­ti­co que me ha­ya enamorado.

—Des­de su lu­gar tie­ne un con­tac­to per­ma­nen­te con lo que pa­sa en Córdoba. ¿Có­mo ve la ciu­dad?

— Creo que es­tá que­bra­do el pac­to ciu­da­dano y tie­ne que ver con có­mo con­vi­vi­mos, con la ba­su­ra, con la des­truc­ción de los es­pa­cios pú­bli­cos. Una par­te de la cul­pa la tie­nen los po­lí­ti­cos y otra los ciu­da­da­nos. Hay cues­tio­nes de vi­da en co­mu­ni­dad que no es­tán bue­nas. Mu­cho tie­nen que ver la pos­ter­ga­ción y la su­ce­sión de muy ma­las in­ten­den­cias en los úl­ti­mos 20 años. Des­pués de Ru­bén Mar­tí, los in­ten­den­tes que si­gue­ron no le­van­ta­ron ca­be­za.

FE­DE­RI­CO RO­DRI­GUEZ

ME­DIOS.“Con Mi­tre no que­da­ron cuen­tas pen­dien­tes y Ca­de­na 3 es una ca­sa gran­de en la que es­tu­ve más de 20 años y que es par­te de mi vi­da”, con­fie­sa Bortoletto.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.