La des­apa­ri­ción de Ya­mi­la Cue­llo con­ti­nua­rá en la Jus­ti­cia Fe­de­ral

La Cá­ma­ra re­vir­tió de­ci­sión del juez Bus­tos Fie­rro que ha­bía de­cla­ra­do la in­com­pe­ten­cia por hacer pri­mar la hi­pó­te­sis de un ho­mi­ci­dio in­tra­fa­mi­liar, a ca­si ocho años del he­cho.

Perfil Cordoba - - Judiciales - M. E. R.

La Cá­ma­ra Fe­de­ral de Ape­la­cio­nes dis­pu­so es­ta se­ma­na que la des­apa­ri­ción de Ya­mi­la Cue­llo, ocu­rri­da el do­min­go 25 de oc­tu­bre de 2009, con­ti­núe in­ves­ti­gán­do­se con la pre­sun­ción de que la jo­ven fue víc­ti­ma de una red de tra­ta. De es­te mo­do, re­vo­có una re­so­lu­ción de fe­bre­ro úl­ti­mo del juez fe­de­ral Ricardo Bus­tos Fie­rro, que a pe­di­do del fis­cal En­ri­que Se­nes­tra­ri ha­bía de­cla­ra­do la in­com­pe­ten­cia del fue­ro y la re­mi­sión de la cau­sa a la Jus­ti­cia pro­vin­cial.

Aque­lla de­ci­sión ha­cía fo­co en el tiem­po trans­cu­rri­do, en la can­ti­dad de prue­ba pro­du­ci­da du­ran­te ca­si ocho años de la que no sur­gie­ron in­di­cios so­bre la exis­ten­cia, en es­te ca­so, de una or­ga­ni­za­ción de­di­ca­da a ex­plo­tar se­xual­men­te a mu­je­res. La pre­sen­cia co­mo que­re­llan­te de Ni­co­lás Cue­llo, pa­dre de la jo­ven, pa­tro­ci­na­do por la de­fen­so­ra ofi­cial Mer­ce­des Cres­pi, plan­teó en un cier­to mo­men­to de la pes­qui­sa la po­si­bi­li­dad de que Ya­mi­la po­dría ha­ber si­do ase­si­na­da por un fa­mi­liar de su círcu­lo más cer­cano. En­con­tra­ron he­chos pre­vios de vio­len­cia de esa per­so­na ha­cia la jo­ven y se com­pro­bó que el mis­mo hom­bre tie­ne ac­tual­men­te cau­sas por vio­len­cia fa­mi­liar, una a jui­cio y otra en ins­truc­ción.

A la re­so­lu­ción del juez Bus­tos Fie­rro se opu­so So­le­dad Cue­llo, her­ma­na de Ya­mi­la y tam­bién que­re­llan­te, asis­ti­da por el abo­ga­do Carlos Or­zao­coa. A la pos­tre, la opo­si­ción a que la cau­sa fue­ra gi­ra­da a los tri­bu­na­les or­di­na­rios fue la que pri­mó.

Hi­pó­te­sis. En su re­so­lu­ción, los ca­ma­ris­tas Luis Rue­da, Abel Sán­chez To­rres y Li­lia­na Navarro ana­li­za­ron las dos hi­pó­te­sis que ha­bían que­da­do en pie: la des­apa­ri­ción de Ya­mi­la Cue­llo ha­bría obe­de­ci­do a que fue víc­ti­ma de vio­len­cia fa­mi­liar por par­te de un tío o bien víc­ti­ma de de­li­tos de tra­ta de per­so­nas, en los cua­les es­ta­rían in­vo­lu­cra­dos su pa­re­ja, Néstor An­to­nio Si­mo­ne, y una her­ma­na del pa­dre.

Ad­vir­tie­ron que “no pue­de des­car­tar­se” la po­si­bi­li­dad de que Cue­llo fue víc­ti­ma de tra­ta, que la ta­rea no se ago­tó en esa lí­nea in­ves­ti­ga­ti­va e hi­cie­ron pre­sen­te un de­ta­lle fun­da­men­tal: “La tra­ta de per­so­nas con fi­nes de ex­plo­ta­ción se­xual cons­ti­tu­ye un su­pues­to de cri­mi­na­li­dad or­ga­ni­za­da y, co­mo tal, glo­bal, trans­na­cio­nal, com­ple­jo y gra­ve, lo que di­fi­cul­ta su per­se­cu­ción”. Por ello, con­si­de­ra­ron que co­rres­pon­de a la Jus­ti­cia fe­de­ral con­ti­nuar in­da­gan­do so­bre el pa­ra­de­ro de Ya­mi­la y el es­cla­re­ci­mien­to de los he­chos.

El ra­zo­na­mien­to es el si­guien­te. Con la so­la sos­pe­cha de que una per­so­na pue­da ha­ber si­do víc­ti­ma de un de­li­to de es­te ti­po, la Jus­ti­cia fe­de­ral no pue­de de­cli­nar su ta­rea sin an­tes ha­ber to­ma­do to­das las me­di­das ne­ce­sa­rias. Y apli­ca­do ese concepto al ca­so con­cre­to, los ca­ma­ris­tas des­ta­ca­ron que los tes­ti­mo­nios de fa­mi­lia­res y ami­gos de Ya­mi­la apun­ta­ron en esa di­rec­ción.

Con­tex­to. En el ex­pe­dien­te hay re­la­tos que des­cri­ben el con­tex­to so­cial y fa­mi­liar en el que vi­vía la jo­ven.

Te­nía pró­xi­mas a dos per­so­nas: una tía que la ha­bía in­du­ci­do al mun­do de la pros­ti­tu­ción y la pa­re­ja de la jo­ven, un ju­ga­dor em­pe­der­ni­do quien, se­gún los re­la­tos, lle­gó a pa­gar las deu­das por apues­tas per­di­das con fa­vo­res se­xua­les de la jo­ven. En un tra­mo de la re­so­lu­ción, el tri­bu­nal afir­mó que re­mi­tir la cau­sa al fue­ro or­di­na­rio “a es­tas al­tu­ras del pro­ce­so im­pli­ca­ría echar por la bor­da la lar­ga la­bor de in­ves­ti­ga­ción que se ha ve­ni­do lle­van­do a ca­bo des­de ha­ce más de sie­te años”.

Con to­dos es­tos ar­gu­men­tos la Cá­ma­ra sos­tu­vo que a Ya­mi­la hay que se­guir bus­cán­do­la co­mo pre­sun­ta víc­ti­ma de tra­ta, aun con las di­fi­cul­ta­des que pre­sen­ta in­ves­ti­gar es­te ti­po de de­li­tos.n

CEDOC PER­FIL

PE­DI­DO. Des­de ha­ce ca­si ocho años, las mar­chas pi­dien­do por la apa­ri­ción de Ya­mi­la son cons­tan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.