In­te­li­gen­cia emo­cio­nal en quie­nes de­ci­den (II): Cris­ti­na Kirch­ner y Scio­li

Perfil Cordoba - - Deportes - JORGE FON­TE­VEC­CHIA

El do­min­go pa­sa­do, Ro­dol­fo Te­rragno pu­bli­có en Cla­rín la columna ti­tu­la­da “No ayu­dar al ad­ver­sa­rio”, don­de se­guía la mis­ma lí­nea de pen­sa­mien­to de Alain Rou­quié. “El ata­que ob­se­si­vo y ge­ne­ra­li­za­do a un per­so­na­je lo man­tie­ne en el cen­tro de la es­ce­na, im­pi­de su des­gas­te, no de­ja a na­die in­di­fe­ren­te y gal­va­ni­za a los sec­to­res que lo apo­yan. Esa es la lec­ción que ja­más apren­dió el an­ti­pe­ro­nis­mo. (...) quie­nes pre­ten­die­ron des­truir­lo cons­tru­ye­ron su glo­ria (...) No hay otro Pe­rón, pe­ro el an­ti­pe­ro­nis­mo ha ido ali­men­tan­do sus­ti­tu­tos”.

Pa­ra Alain Rou­quié, Cris­ti­na Kirch­ner com­par­te con Pe­rón los tres ele­men­tos que lo hi­cie­ron pe­ren­ne: 1º) la crea­ción de un anti, 2º) la ge­ne­ra­ción de un Es­ta­do de bie­nes­tar, 3º) re­pre­sen­tar la cul­tu­ra nacional (re­bel­de).

En el re­por­ta­je con No­va­re­sio se per­ci­bió el de­seo de Cris­ti­na de con­tro­lar esa re­bel­día y has­ta cri­ti­có su ca­rác­ter uti­li­zan­do la pa­la­bra de sus opo­si­to­res: “cris­pa­da”, mien­tras que esos es­fuer­zos por re­pri­mir su na­tu­ra­le­za no im­pe­dían que bro­ta­ra a ca­da ins­tan­te. Pe­ro si Rou­quié y Te­rragno tu­vie­ran ra­zón, se equi­vo­ca­ría Cris­ti­na Kirch­ner al creer que su pro­ble­ma con la so­cie­dad fue­ron “sus for­mas”. El odio que des­pier­tan sus mo­da­les y aser­ti­vi­dad ha­bría con­tri­bui­do a que ca­si sin cam­pa­ña ga­na­se, aun­que fue­ra por dé­ci­mas, las PA­SO bo­nae­ren­ses con­tra un ofi­cia­lis­mo que triun­fó ca­si en to­dos los de­más dis­tri­tos.

No se le pue­de ne­gar a Cris­ti­na Kirch­ner in­te­li­gen­cia ni que par­te de sus ar­gu­men­tos son ra­cio­na­les, pe­ro es en el cam­po de la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal don­de des­ba­rran­ca. Lo mis­mo Scio­li. Son ca­sos exa­cer­ba­dos pe­ro, co­mo ta­les, ejem­plos di­dác­ti­cos pa­ra to­do aquel a quien le toca go­ber­nar so­bre có­mo gen­te in­te­li­gen­te to­ma de­ci­sio­nes ton­tas, afec­ta­da por sus emo­cio­nes: en el ca­so de Ma­cri y Pa­tri­cia Bull­rich ci­ta­do en es­ta columna an­te­rior, por la fo­bia del Pre­si­den­te a los se­cues­tros y des­apa­ri­cio­nes.

En el ca­so de Cris­ti­na Kirch­ner, el pac­to con Irán o las dos veces que no su­po con­du­cir a su fa­vor el ego de Ran­daz­zo son ape­nas al­gu­nas mues­tras de la im­por­tan­cia que tie­ne la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal en la ca­rre­ra de un po­lí­ti­co; en el de Scio­li, los re­pe­ti­dos ac­ci­den­tes en su vi­da per­so­nal. Y el éxi­to po­lí­ti­co que tu­vie­ron Cris­ti­na Kirch­ner y Scio­li en sus épo­cas de glo­ria re­fle­ja tam­bién una so­cie­dad que ha­bía exa­cer­ba­do su ex­cen­tri­ci­dad por

CEDOC PER­FIL

PA­RE­JA DESPAREJA. La ex pre­si­den­ta y el ex go­ber­na­dor re­lan­za­ron la cam­pa­ña elec­to­ral.

HOS­TI­GA­DOS. Al ju­ga­dor le pe­gan por no aso­ciar­se a Mes­si. Al pe­rio­dis­ta, por su re­por­ta­je a CFK.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.