Fren­te a la Jus­ti­cia, los gen­dar­mes si­guen su­man­do con­tra­dic­cio­nes

los efec­ti­vos des­min­tie­ron a uno de sus je­fes, que ha­bía di­cho que nun­ca es­tu­vie­ron cer­ca de los ma­pu­ches ni lle­ga­ron has­ta el río. tam­bién que no hu­bo dis­pa­ros ni ar­mas 9 mi­lí­me­tros.

Perfil Cordoba - - Politica -

La jor­na­da de ayer tu­vo una in­ten­sa ac­ti­vi­dad en el juz­ga­do fe­de­ral de Es­quel, don­de de­cla­ra­ron cua­tro efec­ti­vos de Gen­dar­me­ría que par­ti­ci­pa­ron del vio­len­to ope­ra­ti­vo de de­sa­lo­jo del 1° de agos­to, en Cus­ha­men, don­de se vio por úl­ti­ma vez a San­tia­go Mal­do­na­do, el jo­ven de 28 años que des­de en­ton­ces per­ma­ne­ce des­apa­re­ci­do.

El ca­bo Da­río Ra­fael Zoi­lán, del es­cua­drón 36 de Es­quel, fue uno de los pri­me­ros en de­cla­rar. Fren­te al juez fe­de­ral Gui­do Otran­to y la fis­cal Silvia Avi­la, Zoi­lán re­la­tó que al lle­gar a la pen­dien­te don­de em­pie­za el río Chu­but hi­zo dos dis­pa­ros al sue­lo y ase­gu­ró que en­ton­ces to­da­vía no ha­bía visto a dos miem­bros de la co­mu­ni­dad ma­pu­che que des­pués di­vi­só cru­zan­do el río. En se­de ju­di­cial, Zoi­lán ase­gu­ró que “no dis­pa­ró con­tra nin­gu­na per­so­na” y agre­gó que “hi­zo dos dis­pa­ros in­ti­mi­da­to­rios”, por­que no veía a na­die y pensaba que al­guno de los miem­bros de la co­mu­ni­dad po­dría es­tar escondido y ti­rar­le una pie­dra. Sin embargo, en la en­tre­vis­ta de la in­ves­ti­ga­ción in­ter­na que hi­zo la fuer­za, Zoi­lán ha­bía di­cho que dis­pa­ró al cos­ta­do de una de las per­so­nas que es­ta­ba “en­tre las ra­mas, cru­zan­do el río”. El pun­to no con­cuer­da en­tre una y otra de­cla­ra­ción, aun­que Zoi­lán man­tu­vo en am­bas ex­po­si­cio­nes que el hom­bre, al que des­cri­bió en­ca­pu­cha­do, fi­nal­men­te cru­zó las aguas del río Chu­but.

Es­te cam­bio en la ver­sión de Zoi­lán es só­lo uno más de una se­rie de con­tra­dic­cio­nes que exis­tie­ron en­tre lo que de­cla­ró el se­gun­do je­fe del es­cua­drón 36 de Es­quel, Juan Pablo Es­co­la, y lo que se fue co­no­cien­do a me­di­da que avan­zó la in­ves­ti­ga­ción.

Des­de el co­mien­zo del ca­so, tras co­no­cer­se la des­apa­ri­ción de Mal­do­na­do, hu­bo de­cla­ra­cio­nes de miem­bros de Gen­dar­me­ría que ne­ga­ron la de­ten­ción del jo­ven y die­ron una se­rie de ver­sio­nes so­bre el pro­ce­di­mien­to del 1° de agos­to. Va­rias de esas ver­sio­nes ca­ye­ron es­ta se­ma­na tras es­cu­char­se las de­cla­ra­cio­nes de dis­tin­tos miem­bros de la pro­pia fuer­za.

Uno de los más vehe­men­tes de­fen­so­res de la pos­tu­ra so­bre lo que su­ce­dió ha­ce 46 días fue Es­co­la. En una ex­ten­sa en­tre­vis­ta al dia­rio Cla­rín, el gen­dar­me hi­zo al­gu­nas de­cla­ra­cio­nes que que­da­ron des­ar­ti­cu­la­das en las úl­ti­mas ho­ras.

Es­co­la ase­gu­ró: “No íba­mos ar­ma­dos con ar­mas 9 mi­lí­me­tros, nin­gún ar­ma de gue­rra fue usa­da”. Sin embargo, es­ta se­ma­na dos efec­ti­vos de la fuer­za, conductores de un ca­mión y una ca­mio­ne­ta, ad­mi­tie­ron an­te la Jus­ti­cia que iban ar­ma­dos con ar­mas de ese ca­li­bre, al­go que es­tá den­tro de lo re­gla­men­ta­rio, se­gún ex­pli­ca­ron fuen­tes del ca­so a PER­FIL.

“Nun­ca es­tu­vi­mos a me­nos de 40 me­tros. Tam­po­co me es­pe­ra­ba que co­rrie­ran ha­cia el río, pen­sé que se iban a es­ca­par por los cos­ta­dos. Iban rá­pi­do, no les se­guía­mos el pa­so. Nues­tro equi­po pesa unos 7 ki­los en to­tal, ¿có­mo íba­mos a hacer pa­ra cap­tu­rar­los?”, se pre­gun­tó Es­co­la. Sin embargo, va­rios de los tes­ti­mo­nios que se fue­ron re­ci­bien­do en la in-

DIA AGI­TA­DO.

En la jor­na­da de ayer hu­bo in­ten­sa ac­ti­vi­dad en el juz­ga­do fe­de­ral de Es­quel, don­de de­cla­ra­ron cua­tro gen­dar­mes que par­ti­ci­pa­ron del ope­ra­ti­vo del 1° de agos­to.

FO­TOS: TELAM

CE­CI­LIA DEVANNA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.