Bull­rich vol­vió a la cam­pa­ña mien­tras los gen­dar­mes de­cla­ran

Perfil Cordoba - - Portada - EZE­QUIEL SPILLMAN

Reunio­nes, lla­ma­dos y chats de What­sapp y Te­le­gram. La ministra de Se­gu­ri­dad, Pa­tri­cia Bull­rich, tu­vo se­ma­nas con un con­tac­to prác­ti­ca­men­te co­ti­diano con el pre­si­den­te Mauricio Ma­cri, quien en pri­va­do si­gue sien­do el prin­ci­pal sos­tén de la fun­cio­na­ria en me­dio del ca­so Mal­do­na­do.

A tal pun­to que, en los pri­me­ros días que fue cre­cien­do el tema, el je­fe de Es­ta­do de­fen­día a la Gen­dar­me­ría con los ar­gu­men­tos que le da­ba la ministra.

An­te sus ín­ti­mos, Ma­cri des­ta­ca que Bull­rich es ob­se­si­va con el tra­ba­jo y la pon­de­ra en la lu­cha con­tra el nar­co­trá­fi­co. Sin embargo, no son po­cos los fun­cio­na­rios de Cam­bie­mos que ad­mi­ten, off the re­cord, que su de­fen­sa ce­rra­da de la Gen­dar­me­ría así co­mo al­gu­nos ex­ce­sos ver­ba­les po­drían com­pli­car su fu­tu­ro po­lí­ti­co.

“La ban­có en to­das las reunio­nes. No te­ne­mos por qué su­po­ner otra co­sa. Nun­ca no­ta­mos un cues­tio­na­mien­to a su tra­ba­jo con res­pec­to a Mal­do­na­do”, con­fían en el en­torno de la ministra.

Una en­cues­ta que cir­cu­ló es­ta se­ma­na por Ca­sa Ro­sa­da tam­bién ex­pli­ca el apo­yo del Pre­si­den­te: a pe­sar del ca­so Mal­do­na­do, la ministra tie­ne un 55% de ima­gen po­si­ti­va. Eso ex­pli­ca tam­bién que Bull­rich, al igual que el res­to de los in­te­gran­tes del ga­bi­ne­te, ha­ya par­ti­ci­pa­do ayer en el tim­breo de cam­pa­ña de ca­ra a las elec­cio­nes del 22 de oc­tu­bre. A la ministra de Se­gu­ri­dad le to­có Be­ra­za­te­gui.

El mar­tes, Bull­rich es­tu­vo en la Ro­sa­da. Más tran­qui­la por los re­sul­ta­dos ne­ga­ti­vos de los ADN en las ca­mio­ne­tas de Gen­dar­me­ría, fue la úni­ca ministra de un área es­pe­cí­fi­ca que fir­mó un acuer­do con el em­ba­ja­dor de Is­rael en la pre­via a la con­fe­ren­cia con­jun­ta de Ma­cri y el pri­mer mi­nis­tro Ben­ja­min Ne­tan­yahu.

Con quien se pue­den ver chis­pa­zos es con el je­fe de Ga­bi­ne­te, Mar­cos Peña, quien cri­ti­ca un ex­ce­so de “per­so­na­lis­mo” de la ministra. “Mar­cos quie­re el con­trol de la co­mu­ni­ca­ción ab­so­lu­ta, pe­ro no es só­lo por el tema Mal­do­na­do, sino en ge­ne­ral”, ex­pli­can fuen­tes ofi­cia­les.

Tam­po­co tie­nen una sin­to­nía per­fec­ta Ga­ra­vano y Bull­rich, aun­que en Ca­sa Ro­sa­da apun­tan que les toca ju­gar “al po­li­cía ma­lo y po­li­cía bueno” en mu­chos ca­sos.

SON­RIEN­TE. La ministra de Se­gu­ri­dad par­ti­ci­pó de la re­co­rri­da de Cam­bie­mos por Be­ra­za­te­gui.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.