Ges­tio­nes re­ser­va­das en es­ta­dos Uni­dos pa­ra ob­te­ner e-mails y da­tos de Nis­man

Bus­can co­rreos del fis­cal so­bre una cuen­ta ban­ca­ria sos­pe­cho­sa. So­li­ci­ta­ron co­la­bo­ra­ción al De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia. Un fis­cal de Ca­li­for­nia co­men­zó a tra­mi­tar el pe­di­do ar­gen­tino.

Perfil Cordoba - - Politica -

Una pis­ta en la in­ves­ti­ga­ción por la muer­te de Al­ber­to Nis­man ge­ne­ró en los úl­ti­mos seis me­ses ges­tio­nes ofi­cia­les an­te el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia de Es­ta­dos Uni­dos, reunio­nes en Was­hing­ton con es­tric­to ba­jo per­fil y la aper­tu­ra de un trá­mi­te ju­di­cial en el es­ta­do de Ca­li­for­nia, con­fir­ma­ron a PER­FIL fuen­tes ju­di­cia­les y del ca­so. El mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Ger­mán Ga­ra­vano, y el fis­cal fe­de­ral Eduar­do Taiano, a car­go de la cau­sa, vie­nen so­li­ci­tan­do des­de ha­ce me­ses la co­la­bo­ra­ción de las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses pa­ra lo­grar que un juez de ese país des­cla­si­fi­que e-mails del fis­cal vin­cu­la­dos a su cuen­ta ban­ca­ria se­cre­ta en el ex Me­rrill Lynch de Nue­va York. La mis­ma cuen­ta que el fun­cio­na­rio com­par­tía con su ma­dre, Sa­ra Gar­fun­kel, y su her­ma­na San­dra, y con el téc­ni­co in­for­má­ti­co Die­go La­go­mar­sino, el mis­mo que le en­tre­gó el ar­ma de la que sa­lió el dis­pa­ro que ul­ti­mó a Nis­man. En Ca­li­for­nia, un fis­cal ya to­mó el ca­so e ini­ció el trá­mi­te pa­ra que un tri­bu­nal de ese es­ta­do de­ci­da si or­de­na la aper­tu­ra de las ca­si­llas de co­rreo elec­tró­ni­co.

Los e-mails y la cuen­ta ban­ca­ria son prue­bas cla­ve pa­ra la in­ves­ti­ga­ción: Nis­man usa­ba la ca­si­lla aa­nis­man@yahoo. com y te­nía otra pa­ra co­mu­ni­car­se con el ex Me­rrill Lynch, agar­fun­kel@hot­mail.com. Los in­ves­ti­ga­do­res creen que esa ca­si­lla ha­bría es­ta­do inac­ti­va por al me­nos cin­co años, pe­ro di­cen te­ner prue­bas de que re­gis­tró mo­vi­mien­tos en los días pre­vios a la muer­te del fis­cal. Sin embargo, no pu­die­ron ac­ce­der a los co­rreos de Nis­man des­de sus dis­po­si­ti­vos y ne­ce­si­tan ir a la fuen­te ma­dre de los co­rreos: los ser­vi­cios de co­rreo, con se­de en los Es­ta­dos Uni­dos. Ade­más, al­gu­nos de los de­pó­si­tos en la cuen­ta ban­ca­ria fue­ron rea­li­za­dos por dos per­so­na­jes con­tro­ver­ti­dos: el fi­nan­cis­ta Damián Ste­fa­ni­ni, des­apa­re­ci­do tres me­ses an­tes de la muer­te del fis­cal; y Clau­dio Pi­cón, vin­cu­la­do a tra­vés de uno de sus so­cios a un ex agen­te de la CIA.

A fi­nes de mar­zo, Taiano via­jó a Was­hing­ton jun­to a fun­cio­na­rios de la Uni­dad de In­for­ma­ción Fi­nan­cie­ra (UIF). Mo­ti­vo ofi­cial: en­cuen­tro con téc­ni­cos del go­bierno de Do­nald Trump pa­ra afian­zar re­la­cio­nes. Fue el es­ce­na­rio ofi­cial de una ges­tión con una de las fun­cio­na­rias del área de co­la­bo­ra­ción in­ter­na­cio­nal del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia pa­ra so­li­ci­tar que Es­ta­dos Uni­dos res­pon­da los ex­hor­tos en­via­dos en la cau­sa.

En ju­nio, mien­tras los ojos pú­bli­cos es­ta­ban con­cen­tra­dos en el via­je de Ga­ra­vano a Was­hing­ton por el ca­so Ode­brecht, el mi­nis­tro man­tu­vo nue­vas reunio­nes con el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia a pe­di­do de la fis­ca­lía, pa­ra agi­li­zar la res­pues­ta de las au­to­ri­da­des.

La cuen­ta ban­ca­ria de Nis­man fue abier­ta el 7 de mar­zo de 2002. El era el apo­de­ra­do, pe­ro su ma­dre y su her­ma­na eran las ti­tu­la­res. La­go­mar­sino re­cién in­gre­só co­mo co­ti­tu­lar el 16 de ju­nio de 2014. Los tres tie­nen un ex­pe­dien­te abier­to en Ar­gen­ti­na por pre­sun­to la­va­do en torno a es­ta cuen­ta no de­cla­ra­da.

Las au­to­ri­da­des an­ti­la­va­do de Was­hing­ton ya in­for­ma­ron que la cuen­ta ban­ca­ria “evidencia ac­ti­vi­dad sos­pe­cho­sa” y que re­ci­bió “trans­fe­ren­cias so­bre las que no pu­do es­ta­ble­cer el pro­pó­si­to co­mer­cial, por un to­tal de US$ 666.690, en­tre el 13 de sep­tiem­bre de 2012 y el 19 de agos­to de 2014”. Dos nombres so­bre­sa­len en la lis­ta de los nue­ve sos­pe­cho­sos que de­po­si­ta­ron di­ne­ro en la cuen­ta:

una de las ca­si­llas no ha­bría te­ni­do ac­ti­vi­dad en cin­co años y se reac­ti­vó an­tes de la muer­te

Ste­fa­ni­ni, des­apa­re­ci­do en 2014, y el em­pre­sa­rio Clau­dio Pi­cón, cu­ya em­pre­sa es ti­tu­lar del Au­di Q5 que ma­ne­ja­ba Nis­man y que es­tá vin­cu­la­do a tra­vés de un so­cio a un ex agen­te de la CIA. Otro de­po­si­tan­te es una em­pre­sa de Hong Kong: Rod­fa Li­mi­ted. Se­gún los re­gis­tros ofi­cia­les que con­sul­tó es­te me­dio, la fir­ma se creó el 16 de mar­zo de 2012, seis me­ses an­tes de ese de­pó­si­to, y su ac­ti­vi­dad co­mer­cial es “pri­va­da”.

Los pri­me­ros ex­hor­tos pa­ra pe­dir los da­tos in­for­má­ti­cos ha­bían si­do so­li­ci­ta­dos por la fis­cal Vi­via­na Fein an­tes de que fue­ra apar­ta­da de la cau­sa. Pe­ro nun­ca fue­ron con­tes­ta­dos.

FO­TOS: CEDOC PER­FIL

BUS­QUE­DA. El fis­cal Taiano y el mi­nis­tro Ga­ra­vano pi­die­ron que se des­cla­si­fi­quen los e-mails del fis­cal.

TRANS­FE­REN­CIAS. EE.UU. in­for­mó “mo­vi­mien­tos sos­pe­cho­sos” en la cuen­ta. Un fi­nan­cis­ta des­apa­re­ci­do y un em­pre­sa­rio, en­tre los de­po­si­tan­tes.

EMI­LIA DEL­FINO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.