Cris­ti­na co­mo pro­ble­ma y so­lu­ción

Perfil Cordoba - - Politica -

Pre­gun­ta­da por un pe­rio­dis­ta pro­fe­sio­nal, por pri­me­ra vez en unos 10 años, Cris­ti­na Fernández de Kirch­ner ex­hi­bió una vez más su so­li­dez re­tó­ri­ca sin coaching, su duc­ti­li­dad his­trió­ni­ca y una ló­gi­ca de re­la­to mar­ca­do por me­dias ver­da­des, men­ti­ras y ne­ce­da­des. Na­da nue­vo ba­jo el sol.

Aun así, la re­per­cu­sión pú­bli­ca en torno a la reapa­ri­ción me­diá­ti­ca de la ex pre­si­den­ta ra­ti­fi­ca su pro­ta­go­nis­mo en la cam­pa­ña. Tam­bién ex­pli­ca –más allá de los egos, el su­yo in­clui­do– su as­pi­ra­ción de eri­gir­se en la prin­ci­pal lí­der opo­si­to­ra a Cam­bie­mos.

Es evi­den­te su es­tra­te­gia aho­ra des­de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res y lue­go en el Se­na­do, pe­se a que no se­ría lo mis­mo si en­tra ga­na­do­ra que se­gun­da, ob­via­men­te. La ex­pli­ci­tó des­de un su­pues­to re­nun­cia­mien­to pa­trió­ti­co con el que hi­zo tí­tu­lo prin­ci­pal Pá­gi­na/12: “Si en el 2019 soy un obs­tácu­lo pa­ra ga­nar, me ex­clu­yo”. Eso mis­mo di­jo ha­ce unos me­ses an­te unos fans de C5N pe­ro en re­la­ción a su can­di­da­tu­ra co­mo se­na­do­ra. Ahí la te­ne­mos. Tam­po­co la ayu­da a re­sul­tar creí­ble en es­te pun­to el men­sa­je en­via­do días atrás a los can­di­da­tos pe­ro­nis­tas que le com­pi­ten en te­rri­to­rio bo­nae­ren­se, que se po­dría sin­te­ti­zar con­cep­tual­men­te en un “Uná­mo­nos y ven­gan a mí”.

De­je­mos de la­do si tie­ne éxi­to en con­ven­cer a los vo­tan­tes de que es la úni­ca o la me­jor op­ción elec­to­ral al ofi­cia­lis­mo. Tam­bién las ex­pli­ca­cio­nes que de­be­rá dar a la Jus­ti­cia so­bre su mul­ti­pli­ca­ción pa­tri­mo­nial y los es­cán­da­los de co­rrup­ción de su ges­tión (di­fí­cil que le al­can­ce con hacer pu­che­ro co­mo an­te No­va­re­sio por los bol­sos de Ló­pez en nom­bre de los jó­ve­nes que se ta­tua­ron los ros­tros de El y Ella, en vez de asu­mir la clep­to­ma­nía de gran par­te de su ad­mi­nis­tra­ción). O la in­ves­ti­ga­ción so­bre el acuer­do con Irán, que de­be­ría ser lle­va­da por un ma­gis­tra­do se­rio, no por Bo­na­dio. Ni ha­blar si al­gún juez va­li­da el tar­dío y cu­rio­so pe­ri­ta­je de Gen­dar­me­ría en torno a la muer­te de Nis­man.

Co­rra­mos to­do eso. No son te­mas me­no­res, ni mu­cho me­nos, pe­ro no van al meo­llo de es­ta mi­ra­da. Por­que lo que se quie­re plan­tear aquí es que la cen­tra­li­dad de Cris­ti­na es­tá sien­do al mis­mo tiem­po un pro­ble­ma y una so­lu­ción. Val­ga la apa­ren­te con­tra­dic­ción.

CFK es un pro­ble­ma pa­ra un pe­ro­nis­mo que no sue­le di­ge­rir en paz sus de­rro­tas pre­si­den­cia­les y bus­ca re­van­cha en el si­guien­te turno eje­cu­ti­vo. En ca­si tres dé­ca­das y me­dia de de­mo­cra­cia, el pe­ro­nis­mo nun­ca fue de­rro­ta­do dos veces se­gui­das a la ho­ra de ele­gir pre­si­den­te.

Por ello es que es­tán aque­llos di­ri­gen­tes pe­ro­nis­tas que pre­ten­den dar vuel­ta la pá­gi­na, con ma­yor, me­nor o nu­lo gra­do de au­to­crí­ti­ca ho­nes­ta. A go­ber­na­do­res, in­ten­den­tes, le­gis­la­do­res y can­di­da­tos aca­so los alien­te más la ne­ce­si­dad que el con­ven­ci­mien­to. Nues­tro sis­te­ma ha en­gen­dra­do al Po­der Eje­cu­ti­vo Nacional co­mo el prin­ci­pal par­ti­do po­lí­ti­co del país, a par­tir de la enor­me ma­qui­na­ria de fon­dos de la que dis­po­ne, con­ve­nien­te­men­te uni­ta­ria.

Ese sec­tor cree que en dos años no ha­brá chan­ce elec­to­ral pa­ra el pe­ro­nis­mo (y pa­ra ellos) si Cris­ti­na si­gue mar­can­do la can­cha en la que se jue­ga. Di­fí­cil ha­blar de re­no­va­ción si lo que se mues­tra es más de lo mis­mo, de lo que ya hu­bo y du­ró do­ce años. El prag­ma­tis­mo pe­ro­nis­ta, y ese ím­pe­tu por ga­nar, ex­pli­can las vol­te­re­tas de va­rios que vuel­ven a abra­zar a CFK co­mo si acá no hu­bie­ra pa­sa­do na­da. Pe­ro va­ya si pa­só.

Esa es la ra­zón por la que el pro­ble­ma del pe­ro­nis­mo ato­mi­za­do o tras un li­de­raz­go sin am­plio res­pal­do so­cial ter­mi­na sien­do una so­lu­ción pa­ra Cam­bie­mos. “Lo me­jor que nos pue­de pa­sar es que Cris­ti­na sea can­di­da­ta en 2019”, con­fie­sa sin ru­bor un fun­cio­na­rio ma­cris­ta de la pri­me­ra ho­ra.

En el ofi­cia­lis­mo, don­de con op­ti­mis­mo re­pri­mi­do se da por des­con­ta­do un có­mo­do triun­fo nacional en un mes, ya se plan­tean es­ce­na­rios fu­tu­ros de más me­diano y lar­go pla­zo.

Se ana­li­za allí que el pro­ta­go­nis­mo cris­ti­nis­ta tie­ne un do­ble efec­to be­né­fi­co pa­ra Cam­bie­mos. Por un la­do, atur­de al pe­ro­nis­mo y to­dos aque­llos que tra­tan de mos­trar­se co­mo su­pe­ra­do­res de la era K. Ci­tan los ca­sos evi­den­tes de Mas­sa y Ran­daz­zo, su­mer­gi­dos en las en­cues­tas se­rias pro­duc­to de la al­ta po­la­ri­za­ción, un fe­nó­meno inusual en un co­mi­cio de re­no­va­ción le­gis­la­ti­va.

La se­gun­da con­se­cuen­cia po­si­ti­va a los ojos del ma­cris­mo es que la ex pre­si­den­ta si­gue li­de­ran­do con co­mo­di­dad el ran­king de di­ri­gen­tes con peor ima­gen del país, de acuer­do a es­tu­dios que no so­la­men­te cir­cu­lan por la Ca­sa Ro­sa­da o la Je­fa­tu­ra de Ga­bi­ne­te.

El Go­bierno lo­gra así, gra­cias a la tan me­nea­da grie­ta, di­si­mu­lar o su­pe­rar sus pro­pias in­su­fi­cien­cias de ima­gen o de ges­tión, en nom­bre de un po­si­ble re­gre­so al pa­sa­do que es­tá ahí, que le res­pon­de lo que quie­re y co­mo quie­re a No­va­re­sio.

Igual, el di­na­mis­mo de los pro­ce­sos so­cio­po­lí­ti­cos ar­gen­ti­nos obli­ga a evi­tar con­clu­sio­nes apre­su­ra­das. El mis­mo PRO pue­de dar fe de ello, cuan­do pa­re­cía con­de­na­do a ser ape­nas una fuer­za ve­ci­nal.

Lo mis­mo que pue­de per­tur­bar al pe­ro­nis­mo es lo que se­ría un be­ne­fi­cio pa­ra Cam­bie­mos

JA­VIER CAL­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.