Ma­du­ro ga­na un round cla­ve en la lu­cha por man­te­ner­se en el po­der

Las pro­tes­tas ca­lle­je­ras se des­in­fla­ron y el go­bierno im­pu­so la Cons­ti­tu­yen­te. la opo­si­ción acep­tó un llamado a elec­cio­nes y a dia­lo­gar. so­bre­vi­da po­lí­ti­ca pa­ra el cha­vis­mo.

Perfil Cordoba - - Internacionales - FA­CUN­DO F. BA­RRIO

Cuan­do pa­re­cía que su go­bierno iba a im­plo­sio­nar, Ni­co­lás Ma­du­ro lo­gró sa­lir del fon­do del po­zo. En los úl­ti­mos días, el cha­vis­mo le ga­nó un im­por­tan­te round a la opo­si­ción en la pe­lea por el po­der en Ve­ne­zue­la. Las pro­tes­tas ca­lle­je­ras per­die­ron vi­gor y el ofi­cia­lis­mo con­si­guió po­ner en fun­cio­nes a la Asam­blea Nacional Cons­ti­tu­yen­te, pe­se a su ile­ga­li­dad de ori­gen. La opo­si­to­ra Me­sa de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca (MUD) in­clu­so se vio for­za­da a re­co­no­cer un llamado a elec­cio­nes de go­ber­na­do­res pa­ra oc­tu­bre y a par­ti­ci­par en con­ver­sa­cio­nes ex­plo­ra­to­rias pa­ra un po­si­ble diá­lo­go con el go­bierno.

Lue­go de cin­co me­ses de vio­len­cia en las ca­lles y más de 125 muer­tos por la re­pre­sión po­li­cial, la con­ti­nui­dad de Ma­du­ro se veía ame­na­za­da por la mo­vi­li­za­ción an­ti­cha­vis­ta, la pre­sión in­ter­na­cio­nal y las in­ci­pien­tes fi­su­ras en sus pro­pias fi­las. Pe­ro, al igual que Mi­chel Te­mer en Bra­sil, el pre­si­den­te ve­ne­zo­lano pu­do ca­pear el tem­po­ral y hoy ac­túa des­de una po­si­ción de fuer­za im­pen­sa­da ha­ce so­lo al­gu­nas se­ma­nas.

El Con­se­jo Nacional Elec­to­ral (CNE), afín al cha­vis­mo, fi­jó es­ta se­ma­na la fe­cha pa­ra las elec­cio­nes a las 1as go­ber­na­cio­nes y al­cal­días de los 23 es­ta­dos del país. Esos co­mi­cios de­bie­ron ce­le­brar­se ha­ce diez me­ses pe­ro el go­bierno di­la­tó la con­vo­ca­to­ria. El res­pe­to al ca­len­da­rio elec­to­ral ha si­do uno de los prin­ci­pa­les re­cla­mos de la MUD des­de que co­men­za­ron las pro­tes­tas. El pro­ble­ma es que el llamado a las ur­nas vino lue­go de que el ofi­cia­lis­mo inau­gu­ra­ra una Cons­ti­tu­yen­te cu­yos miem­bros fue­ron ele­gi­dos en un pro­ce­so elec­to­ral de­nun­cia­do por frau­de.

Gol­pe. “La ins­ta­la­ción efec­ti­va de la Cons­ti­tu­yen­te de­ja muy mal­tre­cha a la opo­si­ción –di­jo a PER­FIL el po­li­tó­lo­go ve­ne­zo­lano Luis Vi­cen­te León, di­rec­tor de la con­sul­to­ra Da­ta­ná­li­sis–. El go­bierno con­si­guió so­fo­car las pro­tes­tas, lo cual es una de­rro­ta se­ria pa­ra la MUD ya que frus­tra su ma­yor intento por re­mo­ver a Ma­du­ro por la vía no elec­to­ral. A la vez, el llamado a elec­cio­nes fue una ju­ga­da há­bil: el cos­to de no par­ti­ci­par se­ría al­tí­si­mo pa­ra la opo­si­ción, pe­ro al ha­cer­lo, le­gi­ti­ma im­plí­ci­ta­men­te

a un ad­ver­sa­rio a to­das lu­ces im­pre­sen­ta­ble”.

Al mis­mo tiem­po, re­pre­sen­tan­tes del ofi­cia­lis­mo y la opo­si­ción se reunie­ron es­ta se­ma­na en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na pa­ra ex­plo­rar la po­si­bi­li­dad de que se reanu­de la fra­ca­sa­da me­sa de diá­lo­go en­tre am­bas par­tes. Las nue­vas con­ver­sa­cio­nes tam­bién se ini­cia­ron por ini­cia­ti­va del go­bierno. Mien­tras que el ofi­cia­lis­mo anun­ció el en­cuen­tro con bom­bos y pla­ti­llos, los en­via­dos de la MUD lle­ga­ron al país ca­ri­be­ño ca­si en se­cre­to, te­me­ro­sos de que sus ba­ses le re­pro­chen sen­tar­se a la me­sa con quien ha­ce al­gu­nas se­ma­nas los re­pri­mía en las ca­lles.

En opi­nión de Vla­di­mir Villegas, un ex fun­cio­na­rio del cha­vis­mo que rom­pió con Ma­du­ro y hoy tra­ba­ja co­mo ana­lis­ta po­lí­ti­co, “es un error ir al diá­lo­go con ver­güen­za, es una es­pe­cie de au­to­chan­ta­je que se im­pu­so la opo­si­ción; hay que ha­cer­lo abier­ta­men­te, por­que no hay sa­li­da pa­cí­fi­ca po­si­ble pa­ra Ve­ne­zue­la sin una ne­go­cia­ción po­lí­ti­ca”. Lo cual no sig­ni­fi­ca pe­car de in­ge­nui­dad. “Soy mo­de­ra­da­men­te pe­si­mis­ta res­pec­to de las con­ver­sa­cio­nes –acla­ró Villegas–. La ex­pe­rien­cia pre­via de­mues­tra que el go­bierno sue­le usar es­tas ins­tan­cias pa- ra ga­nar tiem­po. La di­fe­ren­cia es que aho­ra se sien­ta a ha­blar en un con­tex­to de fuer­te pre­sión in­ter­na­cio­nal”.

En si­mul­tá­neo, la MUD ten­drá que ac­ti­var la cam­pa­ña pa­ra los co­mi­cios de oc­tu­bre. Sus can­di­da­tos aún de­ben pa­sar el fil­tro ofi­cial. Y lo­grar mo­vi­li­zar al elec­to­ra­do en un país en el que el vo­to no es obli­ga­to­rio. Pe­se a la per­sis­ten­cia de la cri­sis eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca, la opo­si­ción en­cuen­tra enor­mes di­fi­cul­ta­des pa­ra man­te­ner fir­me el pul­so de las ca­lles. “La mo­vi­li­za­ción que vi­mos en los úl­ti­mos me­ses fue más ma­si­va que lo usual, pe­ro es­tu­vo siem­pre con­cen­tra­da en sec­to­res de las cla­ses me­dias ur­ba­nas –se­ña­ló León–. El an­ti­cha­vis­mo no lo­gró ex­ten­der­la ha­cia otros es­tra­tos so­cia­les ni ha­cia el in­te­rior ru­ral del país. Y aún no des­pun­tó nin­gún lí­der opo­si­tor que ge­ne­re es­pe­ran­za y sea con­vo­can­te, so­bre to­do pa­ra los sec­to­res po­pu­la­res”.

Por si fue­ra po­co, el cha­vis­mo lo­gró ade­más con­ser­var la uni­dad de las Fuer­zas Ar­ma­das, su prin­ci­pal sos­tén cor­po­ra­ti­vo. Así las co­sas, Ma­du­ro, por aho­ra, no se va.

GRIE­TA. Sim­pa­ti­zan­tes cha­vis­tas ex­hi­ben car­te­les de re­cha­zo a las prin­ci­pa­les fi­gu­ras de la RES­PI­RO. El man­da­ta­rio lo­gró evi­tar, al me­nos por el mo­men­to, la caí­da de su

go­bierno.

CON­TAC­TOS. Con me­dia­ción del es­pa­ñol Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, ofi­cia­lis­tas y opo­si­to­res se

FO­TOS: AP, AFP Y DPA

po­si­to­ra Me­sa de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca du­ran­te un ac­to pú­bli­co en Ca­ra­cas.

reunie­ron en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na pa­ra ex­plo­rar una po­si­ble ne­go­cia­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.