Ni­ñez y po­bre­za: ca­si el 28% es­tá mal nu­tri­do

Com­pren­de a chi­cos de has­ta los 17 años.

Perfil Cordoba - - Portada -

En una pro­vin­cia don­de se ha con­fir­ma­do que la po­bre­za afec­ta a 30% de su po­bla­ción, un 27,5% de ni­ños y ado­les­cen­tes de en­tre 0 y 17 años pa­de­ce al­gu­na for­ma de in­se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria: de ellos, un 15,70% lo su­fre en carácter mo­de­ra­do y un 11,80% en con­di­ción se­ve­ra. Con­cre­ta­men­te, es­to sig­ni­fi­ca que la ali­men­ta­ción del pri­mer gru­po tiene un 21,5% de dé­fi­cit de nu­trien­tes esen­cia­les (pro­ve­nien­tes de ver­du­ras, car­ne, fru­tas, lác­teos) y pa­ra el se­gun­do, el dé­fi­cit tre­pa al 26,9%.

A es­te diag­nós­ti­co lle­gó el

Ba­ró­me­tro de la Deu­da So­cial de la In­fan­cia, ela­bo­ra­do por la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca Ar­gen­ti­na (UCA). “Es in­de­fec­ti­ble, don­de hay po­bre­za exis­ten di­fi­cul­ta­des pa­ra ac­ce­der a los ali­men­tos y los ni­ños son los más vul­ne­ra­bles”, afir­ma la doc­to­ra Ia­ni­na Tu­ñón, coor­di­na­do­ra de la in­ves­ti­ga­ción.

Cuan­do se ha­bla de in­se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria no se ha­ce re­fe­ren­cia es­tric­ta­men­te a des­nu­tri­ción sino a “mal nu­tri­ción”, un fe­nó­meno no me­nos gra­ve en la in­fan­cia. Los pri­me­ros mil días, des­de la ges­ta­ción y has­ta los dos años, re­pre­sen­tan la ven­ta­na de opor­tu­ni­dad que tiene el ser hu­mano pa­ra ges­tar to­das sus po­ten­cia­li­da­des.

Al na­cer, el ce­re­bro pe­sa 300 gra­mos y lle­ga a los 900 a los 14 me­ses. Es un “tiem­po de oro” en el que el ce­re­bro desa­rro­lla to­das sus fun­cio­nes y pa­ra ello re­quie­re en­tre 50% y 80% de la ener­gía que el ni­ño con­su­me.

“Es un tiem­po bre­ve y una opor­tu­ni­dad úni­ca, fun­dan­te de la vi­da y el desa­rro­llo fu­tu­ro del ni­ño”, ex­pli­ca Tu­ñón.

An­te es­ta evi­den­cia, es­tu­dios so­cia­les avan­za­dos lle­ga­ron a la con­clu­sión que me­dir la po­bre­za es­tric­ta­men­te por ni­ve­les de in­gre­sos (sean for­ma­les, in­for­ma­les o sub­si­dia­dos), sin con­si­de­rar sus múl­ti­ples fa­ce­tas, es una me­to­do­lo­gía par­cial.

Si no se abor­dan las cau­sas pro­fun­das de la in­se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria, el ni­ño mal nu- tri­do de hoy es­tá con­de­na­do a ser un po­bre es­truc­tu­ral, más allá de lo que su­ce­da con los in­gre­sos de su fa­mi­lia.

A fon­do. “La in­se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria es un pro­ce­so en el que hay una dis­po­ni­bi­li­dad in­cier­ta en can­ti­dad y ca­li­dad de los ali­men­tos que per­mi­ten cu­brir los re­que­ri­mien­tos nu­tri­cio­na­les, así co­mo li­mi­ta­cio­nes en la ha­bi­li­dad pa­ra ad­qui­rir­los de un mo­do acep­ta­ble, des­de una pers­pec­ti­va so­cial y cul­tu­ral”, ex­pli­ca la UCA.

Es­to im­pli­ca: pro­ble­mas pa­ra ac­ce­der a nu­trien­tes esen­cia­les por­que hay in­fla­ción, por fal­ta de em­pleo e in­gre­sos, por au­sen­cia de ha­bi­li­da­des pa­ra en­trar y per­ma­ne­cer en el mer­ca­do la­bo­ral, por le­ja­nía res­pec­to de fuen­tes de abas­te­ci­mien­to, por fal­ta de co­no­ci­mien­tos y va­lo­res in­te­gra­les, por au­sen­cia de un en­torno de vi­da digno y sus­ten­ta­ble.

La im­por­tan­cia de me­dir el Ín­di­ce de In­se­gu­ri­dad Ali­men­ta­ria (pro­mo­vi­do por la FAO) ra­di­ca en que per­mi­te vi­sua­li­zar a la po­bre­za co­mo un fe­nó­meno con múl­ti­ples di­men­sio­nes, a la vez que fa­ci­li­ta en­ten­der si las po­lí­ti­cas de trans­fe­ren­cias mo­ne­ta­rias por par­te del Es­ta­do cum­plen aca­ba­da­men­te su fun­ción, cuan­do pa­ra­le­la­men­te no se ga­ran­ti­zan edu­ca­ción, cul­tu­ra del tra­ba­jo, ca­pa­ci­ta­ción, opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les, vi­vien­da dig­na y ser­vi­cios bá­si­cos esen­cia­les.

“Lo que he­mos vis­to a ni­vel país es que en­tre 2010 y 2016 no han ha­bi­do de­ma­sia­dos cam­bios en ma­te­ria de in­se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria”, se­ña­la Tu­ñón.

En efec­to, se re­du­jo del 22% al 20% en la po­bla­ción de 0 a 17 años, a pe­sar de que se in­vir­tió una ta­sa anual del 6,5% del PIB en trans­fe­ren­cias mo­ne­ta­rias de ín­do­le so­cial, se­gún re­co­pi­la el es­tu­dio Sis­te­ma de Trans­fe­ren­cias Mo­ne­ta-

rias So­cia­les en la Ar­gen­ti­na, ela­bo­ra­do por UNI­CEF.

En el Gran Cór­do­ba, la in­se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria ba­jó del 29% al 27%, y es­te ma­gro im­pac­to de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas lo­ca­les co­men­zó a pa­sar la fac­tu­ra a la sa­lud de los ni­ños cor­do­be­ses: de acuer­do a la En­cues­ta 2014 del Pro­gra­ma Na­cio­nal de Sa­lud Es­co­lar (PROSANE), el 2,70% de los chi­cos de 5 a 13 años su­fre ema­cia­ción, que es un adel­ga­za­mien­to pa­to­ló­gi­co que pro­du­ce pér­di­da in­vo­lun­ta­ria de más del 10% del pe­so cor­po­ral; mien­tras que en un 0,70% de es­te uni­ver­so de ni­ños y ado­les­cen­tes se hi­cie­ron ha­llaz­gos de al­gún ti­po de pa­de­ci­mien­to neu­ro­ló­gi­co.

Pa­ra re­fe­ren­cia, en Men­do­za, el pri­mer in­di­ca­dor fue de 1,90% y el se­gun­do de solo 0,10%. Y otro dato de im­por­tan­cia que apun­tan los ex­per­tos: en Cór­do­ba hay un 34,9% de ni­ños de en­tre 5 a 13 años con pro­ble­mas de so­bre­pe­so y obe­si­dad.

“El chi­co con so­bre­pe­so tam­bién tiene ham­bre”, ad­vier­te Tu­ñón. “Bue­na pro­por­ción de esa pro­ble­má­ti­ca se de­be a que ca­da vez más ni­ños to­man sus prin­ci­pa­les co­mi­das en co­me­do­res es­co­la­res y co­mu­ni­ta­rios, don­de las die­tas, por cues­tio­nes de cos­tos, abun­dan en hi­dra­tos de car­bono”, pun­tua­li­za la ex­per­ta.

Los re­sul­ta­dos en ma­te­ria de bie­nes­tar de la ni­ñez en Cór­do­ba con­tras­tan sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te con lo que el Es­ta­do pre­su­pues­ta y eje­cu­ta. Pa­ra 2017, el Go­bierno in­for­mó en su por­tal que al ru­bro Ser­vi­cios So­cia­les des­ti­nó un glo­bal de $59.468,4 mi­llo­nes, es­to 47,4% del to­tal.

¿Es mu­cho o po­co? Sig­ni­fi­ca na­da me­nos que el 10% del gas­to pú­bli­co so­cial de to­do Chi­le, país que in­vier­te US$2.818 por ca­da ni­ño po­bre.

En Cór­do­ba, es di­fí­cil de­ter­mi­nar cuán­to in­vier­te el Es­ta­do por ni­ño en con­di­ción vul­ne­ra­ble de­bi­do a la gran dis­per­sión y subeje­cu­ción de pro­gra­mas, sin su co­rre­la­ti­va me­di­ción de im­pac­to.

Por só­lo ci­tar al­gu­nos ejem­plos crí­ti­cos: el Pai­cor, al que es­te año le asig­na­ron $2.386,3 mi­llo­nes, en el pri­mer se­mes­tre eje­cu­tó só­lo 39% de sus re­cur­sos; Sa­las Cu­na (con $321,2 mi­llo­nes dis­po­ni­bles) reali­zó un 34% y Pro­gra­ma Su­mar-ExP­lan Na­cer ($257 mi­llo­nes) im­ple­men­tó el 12%.

¿La pro­tec­ción de la pri­me­ra in­fan­cia y la ni­ñez es­tá en el fo­co de las prio­ri­da­des del Es­ta­do pro­vin­cial?

En 2015, la Pro­vin­cia de­ci­dió no me­dir la des­nu­tri­ción in­fan­til, al de­jar de ad­he­rir al PROSANE. El Go­bierno ar­gu­men­tó en­ton­ces que tiene es­ta­dís­ti­ca pro­pia. Hoy re­sul­ta una em­pre­sa ti­tá­ni­ca en­con­trar al­gu­na de­pen­den­cia de los mi­nis­te­rios de Sa­lud, Desa­rro­llo So­cial o Equi­dad que pue­dan brin­dar­las.

Pro­ba­ble­men­te, es­to no ten­ga nin­gún sen­ti­do, co­mo tam­po­co es­tan­car­se en cri­te­rios rí­gi­dos de abor­da­je de la po­bre­za.

“Hay con­sen­so a ni­vel in­ter­na­cio­nal que, si bien las me­di­cio­nes de la po­bre­za ba­sa­das en el in­gre­so de los ho­ga­res son re­le­van­tes, es im­por­tan­te avan­zar en la me­di­ción mul­ti­di­men­sio­nal de la po­bre­za in­fan­til y ge­ne­rar po­lí­ti­cas que con­si­de­ren su es­truc­tu­ra y los múl­ti­ples fac­to­res que la de­ter­mi­nan”, afir­ma el es­tu­dio

de UNI­CEF.

CEDOC PER­FIL

TIEM­PO DE ORO. El ser hu­mano dis­po­ne de sus pri­me­ros 1.000 días de vi­da pa­ra ga­nar los nu­trien­tes que le ga­ran­ti­za­rán su desa­rro­llo.

NOR­MA LEZ­CANO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.