In­mi­gran­tes es­ta­fa­dos por em­plea­da ju­di­cial si­guen en si­tua­ción irre­gu­lar

Perfil Cordoba - - Judiciales - MA­RIA ES­TER RO­ME­RO

La Cá­ma­ra Fe­de­ral or­de­nó a Bus­tos Fie­rro re­sol­ver los pe­di­dos. Ol­ga Bor­neo San­ti­llán fue con­de­na­da y se re­vo­ca­ron los trá­mi­tes. Los in­mi­gran­tes chi­nos per­ma­ne­cen apá­tri­das.

Des­de ha­ce dos años hay un nu­me­ro­so gru­po de per­so­nas que de un día pa­ra el otro de­jó de ser ar­gen­tino na­cio­na­li­za­do, pe­se a que en al­gu­nos de los ca­sos una dé­ca­da atrás ha­bía ob­te­ni­do la ciu­da­da­nía en el Juz­ga­do Fe­de­ral 1 de Cór­do­ba. La Cá­ma­ra Fe­de­ral de Ape­la­cio­nes or­de­nó al juez Ri­car­do Bus­tos Fie­rro re­gu­la­ri­zar su si­tua­ción y con­fir­mó que de­be abo­car­se a re­sol­ver ca­da pe­di­do de res­ti­tu­ción de la carta de ciu­da­da­nía, sin más trá­mi­te, por­que es el ma­gis­tra­do com­pe­ten­te.

El 31 de mar­zo de 2015 el Tri­bu­nal Oral Fe­de­ral 1 (TOF1) con­de­nó a la em­plea­da del Juz­ga­do Fe­de­ral 1, Ol­ga Li­lia­na San­ti­llán Bor­neo, por el de­li­to de fal­se­dad ideo­ló­gi­ca a tres años de pri­sión en sus­pen­so y una mul­ta de 70 pe­sos, en un jui­cio abre­via­do que no la con­du­jo a nin­gu­na cár­cel.

Pe­ro ese día co­men­za­ba un ver­da­de­ro calvario pa­ra 390 in­mi­gran­tes. En la sen­ten­cia con­de­na­to­ria, el TOF1 anu­ló las car­tas de ciu­da­da­nía tra­mi­ta­das por la em­plea­da ju­di­cial. Si bien pa­ra to­dos sig­ni­fi­có que­dar sin do­cu­men­to ar­gen­tino, quien se lle­vó la peor par­te fue un cen­te­nar de per­so­nas na­ci­das en Chi­na, don­de ri­ge una ley que, pa­ra ad­qui­rir nue­va na­cio­na­li­dad, de­ben re­nun­ciar a la pro­pia.

Li­te­ral­men­te, ese gru­po de per­so­nas que­dó en un lim­bo. Ha­bían de­ja­do de ser chi­nos, de­ja­ron de ser argentinos. Co­men­za­ron a ser apá­tri­das, con to­do lo que ello im­pli­ca, anu­lan­do su ca­pa­ci­dad de li­bre trán­si­to, fis­cal, so­cial, em­pre­sa­ria, fi­nan­cie­ra, etc.

Uno de ellos, Jiahe Wei, su­per­mer­ca­dis­ta ra­di­ca­do en Bue­nos Ai­res, to­mó no­to­rie­dad en el mes de mar­zo de es­te año cuan­do fue a con­sul­tar a la Di­rec­ción Na­cio­nal de Mi­gra­cio­nes có­mo so­lu­cio­nar su si­tua­ción. Le qui­ta­ron el DNI y ter­mi­nó de­te­ni­do. Lue­go, tu­vo que pa­gar una fian­za de 100 mil pe­sos pa­ra re­cu­pe­rar su li­ber­tad. Su ca­so lle­vó a las prin­ci­pa­les por­ta­das in­for­ma­ti­vas la par­ti­cu­lar si­tua­ción de nu­me­ro­sos in­te­gran­tes de la co­mu­ni­dad chi­na en nues­tro país.

So­li­ci­tud del juez. Des­pués de la con­de­na a San­ti­llán Bor­neo, to­dos los dam­ni­fi­ca­dos que tu­vie­ron a su vez cau­sas pe­na­les por cohe­cho (pa­gar coima pa­ra ob­te­ner el trá­mi­te) y ha­bían si­do so­bre­seí­dos se pre­sen­ta­ron an­te el Juz­ga­do Fe­de­ral que les ha­bía en­tre­ga­do su res­pec­ti­va carta de ciu­da­da­nía, anu­la­da pos­te­rior­men­te. La res­pues­ta que aún hoy si­gue pro­du­cien­do ese tri­bu­nal es la de­cla­ra­ción de in­com­pe­ten­cia. Tex­tual­men­te, Bus­tos Fie­rro va res­pon­dien­do a ca­da pe­di­do que “per­dió ju­ris­dic­ción”, es de­cir, que el nue­vo trá­mi­te de­be rea­li­zar­se en otro juz­ga­do.

Al re­sol­ver el ca­so de Jiahe Wei, la Cá­ma­ra pun­tua­li­zó dos cues­tio­nes. Por un la­do, es­ta­ble­ció que an­te la in­te­rrup­ción de la ciu­da­da­nía, “co­rres­pon­de la ini­cia­ción de un nue­vo ex­pe­dien­te ju­di­cial en aras de lo­grar la ob­ten­ción de una nue­va Carta de Ciu­da­da­nía. Lo cier­to es que el Juez Fe­de­ral N° 1 de la ciu­dad de Cór­do­ba re­sul­ta ser el ma­gis­tra­do com­pe­ten­te pa­ra re­sol­ver las cues­tio­nes que aquí se ven­ti­lan”. En sín­te­sis, le or­de­na al juez no mi­rar pa­ra otro la­do y en­cau­zar el trá­mi­te.

El otro as­pec­to a sub­ra­yar es que le or­de­na re­unir los re­cau­dos que la le­gis­la­ción im­po­ne y reha­bi­li­tar la ciu­da­da­nía al dam­ni­fi­ca­do. Y pun­tual­men­te so­bre el in­mi­gran­te chino, aña­de: “No es un te­ma me­nor la si­tua­ción en la que se en­cuen­tra el se­ñor Jiahe Wei, aten­to a la con­di­ción de apá­tri­da a la que que­dó ex­pues­to co­mo con­se­cuen­cia de la pér­di­da de su ciu­da­da­nía de ori­gen pa­ra ad­qui­rir la ar­gen­ti­na”.

Has­ta el mo­men­to, el tri­bu­nal de Al­za­da en Cór­do­ba se pro­nun­ció en tan solo dos ca­sos, el de Jiahe Wei y el de Manuel Mau­ri­cio La­ra Elías. Lo im­por­tan­te es que de­jó sen­ta­do un cri­te­rio y lo que se es­pe­ra de aquí en más es que el juez Bus­tos Fie­rro co­mien­ce a res­ta­ble­cer la ciu­da­da­nía abo­li­da a los ca­si 400 dam­ni­fi­ca­dos que des­de ha­ce más de dos años lo es­pe­ran. En esa si­tua­ción los co­lo­có na­da me­nos que el de­li­to co­me­ti­do por una em­plea­da ju­di­cial -ya con­de­na­day la bu­ro­cra­cia e in­efi­ca­cia ju­di­cial. Una su­ma de erro­res de quie­nes se es­pe­ra sean ga­ran­tes de de­re­chos.

CEDOC PER­FIL

EN EL LIM­BO. Ha­ce dos años 390 in­mi­gran­tes chi­nos fue­ron es­ta­fa­dos por una em­plea­da ju­di­cial. Li Li­qin, en­tre las dam­ni­fi­ca­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.