La Se­lec­ción po­ne en aler­ta al Pre­si­den­te

Perfil Cordoba - - Politica -

No se tra­ta ya de una po­si­bi­li­dad. Son con­cre­tas y rea­les las chan­ces de que el mar­tes la se­lec­ción de fút­bol que­de fue­ra de un Mun­dial, por pri­me­ra vez en ca­si me­dio si­glo. Ese fan­tas­ma que ro­dea al país fut­bo­lís­ti­co tam­bién cam­pea por la ca­be­za del pre­si­den­te de la Na­ción, jus­to cuan­do se sien­te ro­dea­do por un op­ti­mis­mo nun­ca vis­to des­de el ini­cio de su man­da­to.

En Oli­vos, el jue­ves por la no­che, pa­de­ció en fa­mi­lia y con un ami­go con pro­ble­mas de sa­lud el par­ti­do an­te Pe­rú, ju­ga­do jus­to en su ama­da Bom­bo­ne­ra, don­de fes­te­jó to­dos los tí­tu­los de la era do­ra­da de Bo­ca con él co­mo pre­si­den­te y Bian­chi de téc­ni­co. “No cla­si­fi­car va a te­ner im­pac­to po­lí­ti­co, sin du­das, por­que el Pre­si­den­te se va a de­pri­mir mu­cho”, ci­tó ayer un pe­rio­dis­ta de

un tex­tual en off del man­da­ta­rio, en ter­ce­ra per­so­na. Acla­ró que era en bro­ma, o no tan­to.

Se sa­be de la pa­sión fut­bo­le­ra de Ma­cri. Es his­tó­ri­ca, pri­va­da y pú­bli­ca. Ya que no pu­do cum­plir su sue­ño de ju­gar en Bo­ca, se pro­pu­so pre­si­dir­lo. No só­lo lo lo­gró, sino que ade­más de la mano de los éxi­tos de­por­ti­vos y del reor­de­na­mien­to ad­mi­nis­tra­ti­vo, el club y su tras­cen­den­cia na­cio­nal lo ca­ta­pul­ta­ron a la po­lí­ti­ca. En pri­va­do, es un clá­si­co có­mo le bri­llan los ojos al ha­blar de Bo­ca y de An­to­nia, su hi­ja me­nor. En pú­bli­co, son anec­dó­ti­cas las bro­mas que sue­le de­cir tan­to en cam­pa­ña, a di­ri­gen­tes alia­dos o no, co­mo a lí­de­res mun­dia­les, tal los re­cor­da­dos ca­sos de An­ge­la Mer­kel y Vla­di­mir Pu­tin.

Pe­ro más allá de es­te fer­vor per­so­nal, Ma­cri se ha mo­vi­do mu­cho po­lí­ti­ca­men­te so­bre el fút­bol co­mo je­fe de Go­bierno de la Ciu­dad y, so­bre to­do, des­de que se ins­ta­ló en la Ca­sa Ro­sa­da. Por eso, la cer­ca­nía de una eli­mi­na­ción lo per­tur­ba en va­rios sen­ti­dos. En su edi­ción de ayer, PER­FIL plan­teó que pa­ra que el fút­bol ar­gen­tino ten­ga la op­ción de re­na­cer hay que to­car fon­do: no lle­gar al Mun­dial (http://e.per­fil.com/bas­ta). Amén de un de­ba­te bien­ve­ni­do, la idea de de­jar atrás es­truc­tu­ras pu­tre­fac­tas pa­ra que naz­ca al­go nue­vo y me­jor sal­pi­ca a Ma­cri, que se mo­vió de ma­ne­ra si­nuo­sa en es­tas aguas más con­ta­mi­na­das que el Ria­chue­lo.

Co­mo pre­si­den­te de Bo­ca, ne­go­ció y acor­dó con una par­te cru­cial del sis­te­ma de de­gra­da­ción, co­mo son los ba­rra­bra­vas. Co­mo pre­si­den­te de la Na­ción, no es­tu­vo pa­ra na­da ajeno al te­rre­mo­to en la AFA. Vía Da­niel An­ge­li­ci (su del­fín to­do­te­rreno des­de el si­llón bo­quen­se) se alió, pri­me­ro, al gron­do­nis­ta Luis Se­gu­ra y lue­go a Hu­go Mo­yano. To­do pa­ra que Ti­ne­lli no lle­gue a Via­mon­te y sí Chi­qui Ta­pia.

Re­ci­bió con be­ne­plá­ci­to la mu­dan­za del par­ti­do clave a la Bom­bo­ne­ra. Allí, La Do­ce re­ci­bió fon­dos y la lla­ve pa­ra con­tro­lar a los hin­chas. Na­da sir­vió mu­cho ni cam­bió tan­to.

Ma­cri no se sal­va de la de­gra­da­ción del fút­bol. in­ter­vino

en la aFa, con an­ge­li­ci de del­fín

HO­YO EN UNO. Ju­ga­ron en el Bue­nos Ai­res Golf Club de Be­lla Vis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.