La si­tua­ción de los me­no­res que de­lin­quen

Perfil Cordoba - - Perfil.com -

Unos 1.300 chi­cos de has­ta 18 años es­tán re­clui­dos en los 118 dis­po­si­ti­vos pe­na­les ju­ve­ni­les que exis­ten en el país, se­gún un in­for­me de Uni­cef y el Mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo So­cial de 2015. En la Ca­pi­tal hay 240 chi­cos en una si­tua­ción de ese ti­po, se­gún in­for­ma­ción del Con­se­jo por­te­ño de De­re­chos de Ni­ñas, Ni­ños y Ado­les­cen­tes. Cuando un me­nor co­me­te un de­li­to en la Ciu­dad, lle­ga al Cen­tro de Ad­mi­sión y De­ri­va­ción. Ahí no pue­de que­dar­se más de 12 ho­ras has­ta ser de­ri­va­do ju­di­cial­men­te. En ese pun­to, las op­cio­nes son: tras­la­dar­lo a un cen­tro pe­nal ju­ve­nil de ré­gi­men ce­rra­do (hay se­ten­ta chi­cos, se­gún da­tos ofi­cia­les); lle­var­los a cen­tros so­cio­edu­ca­ti­vos pri­va­ti­vos de la li­ber­tad o a re­si­den­cias so­cio­edu­ca­ti­vas de li­ber­tad res­trin­gi­da (hay unos vein­te en to­tal); o ins­cri­bir­los en un pro­gra­ma de acom­pa­ña­mien­to en Am­bi­to So­cio-Co­mu­ni­ta­rio de Su­per­vi­sión y Mo­ni­to­reo (unos 150). De esos 240 chi­cos, un 70% co­me­tió delitos con­tra la pro­pie­dad, y só­lo un 5% lo hi­zo en con­tra de otra per­so­na. A la luz de esas es­ta­dís­ti­cas, des­de el Con­se­jo apo­yan la re­for­ma del ré­gi­men pe­nal ju­ve­nil, pe­ro sin ba­jar la edad de impu­tabi­li­dad. pa­sa­do, el Con­se­jo am­plió su área de in­je­ren­cia. A par­tir de un lobby ex­plí­ci­to de Le­gui­za­món, los pro­gra­mas de asis­ten­cia di­rec­ta y los dis­po­si­ti­vos de in­ter­ven­ción con ado­les­cen­tes in­frac­to­res de la ley pe­nal, que has­ta ese en­ton­ces eran ad­mi­nis­tra­dos por la Se­cre­ta­ría Na­cio­nal de Ni­ñez, Ado­les­cen­cia y Fa­mi­lia (Sen­naf), fue­ron trans­fe­ri­dos a la Ciu­dad y son ad­mi­nis­tra­dos por el con­se­jo.

Ese tras­pa­so ge­ne­ró al­gu­nas fric­cio­nes en­tre fun­cio­na­rios ma­cris­tas. Y po­ten­ció las crí­ti­cas en sor­di­na con­tra Le­gui­za­món y Be­llo­ni. “Es una dama de be­ne­fi­cen­cia, que es­tá ahí só­lo gra­cias al Tano”, afir­ma una di­ri­gen­te que no la apre­cia.

Sus com­pa­ñe­ras de tra­ba­jo más cer­ca­nas, en cam­bio, ase­gu­ran que tra­ba­ja co­mo si fue­ra una más, sin cha­pear ni sa­car (de­ma­sia­da) ven­ta­ja del po­der en las som­bras que ad­mi­nis­tra su es­po­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.