La es­tra­te­gia de la cam­pa­ña

Perfil Cordoba - - Ideas - JAIME DU­RAN BAR­BA*

Jo­seph Na­po­li­tan, el fun­da­dor de la con­sul­to­ría po­lí­ti­ca, de­cía que pa­ra ga­nar una elec­ción es in­dis­pen­sa­ble te­ner el can­di­da­to ade­cua­do y que se pue­da co­mu­ni­car que lo es. El can­di­da­to es una per­so­na con­cre­ta, con vir­tu­des y de­fec­tos, pe­ro los elec­to­res vo­ta­rán por lo que co­no­cen de él, no por una esen­cia que es­ca­pe a sus sen­ti­dos. En la cam­pa­ña que ter­mi­na, Flo­ren­cio Ran­daz­zo pu­do te­ner me­jor desem­pe­ño si ocu­pa­ba el lu­gar de lí­der del pe­ro­nis­mo que que­dó va­can­te. No se per­ca­tó de que no es pru­den­te pre­sen­tar­se con un ver­bo sin con­te­ni­do es­pe­cí­fi­co. “Cum­plir” no es bueno en sí mis­mo: Hitler cum­plió con su plan si­nies­tro de per­se­cu­ción ra­cial y eso no lo ha­ce un lí­der desea­ble. El can­di­da­to de­be pre­sen­tar­se co­mo al­guien que re­pre­sen­ta al­go sus­tan­ti­vo, en es­te ca­so ha­bía que sa­ber lo que pre­ten­día cum­plir.

Pe­ro la cam­pa­ña es un even­to com­ple­jo, mul­ti­cau­sal, en el que es in­dis­pen­sa­ble que ten­ga cohe­ren­cia to­do lo que se di­ce y se de­ja de de­cir y to­do lo que se ha­ce y se de­ja de ha­cer. La es­tra­te­gia es el ins­tru­men­to que per­mi­te que se lo­gre esa me­ta. Na­po­li­tan fue el es­tra­te­ga je­fe de la cam­pa­ña de John F. Ken­nedy en 1960, cuan­do acu­ñó el tér­mino “con­sul­tor po­lí­ti­co” pa­ra re­fe­rir­se a per­so­nas que se de­di­can pro­fe­sio­nal­men­te a tra­ba­jar en cam­pa­ñas elec­to­ra­les. Con los años se desa­rro­lló una dis­ci­pli­na que se ha so­fis­ti­ca­do y tiene su ma­yor ex­pre­sión aca­dé­mi­ca en la Gra­dua­te School of Po­li­ti­cal Ma­na­ge­ment de la Geor­ge Was­hing­ton Uni­ver­sity, en la que se han for­ma­do mi­les de po­lí­ti­cos y con­sul­to­res de Amé­ri­ca y Eu­ro­pa. En su se­mi­na­rio de prin­ci­pios de di­ciem­bre la uni­ver­si­dad de­di­ca­rá una ma­ña­na a la cam­pa­ña ar­gen­ti­na por los apor­tes que ha he­cho al desa­rro­llo de la pro­fe­sión. En­tre otros di­ser­ta­rá Mar­cos Pe­ña, director de una cam­pa­ña con­si­de­ra­da ex­cep­cio­nal.

Las cam­pa­ñas elec­to­ra­les mo­der­nas usan es­tra­te­gias ela­bo­ra­das pro­fe­sio­nal­men­te, que se ba­san en in­ves­ti­ga­cio­nes de­mo­grá­fi­cas, elec­to­ra­les, an­tro­po­ló­gi­cas, psi­co­ló­gi­cas, tan­to cuan­ti­ta­ti­vas co­mo cua­li­ta­ti­vas. In­te­gran­do esas in­ves­ti­ga­cio­nes se cuen­ta con una ba­se pa­ra co­no­cer la reali­dad, có­mo la per­ci­be la gen­te, y si esas per­cep­cio­nes con­du­cen a los ciu­da­da­nos a vo­tar de una u otra ma­ne­ra. En la an­ti­güe­dad la es­tra­te­gia se ela­bo­ra­ba en ba­se al ol­fa­to del can­di­da­to y la ex­pe­rien­cia ob­te­ni­da en otras cam­pa­ñas. Ac­tual­men­te al­gu­nos creen erró­nea­men­te que ne­ce­si­tan mar­ke­ting, y se en­tre­gan a la crea­ti­vi­dad de pu­bli­cis­tas y re­la­cio­na­do­res pú­bli­cos que di­se­ñan cam­pa­ñas de plás­ti­co. Es­to no tiene sen­ti­do. La po­lí­ti­ca es po­lí­ti­ca. Se la pue­de ha­cer des­de la su­pers­ti­ción y el me­sia­nis­mo o des­de la for­ma­ción de equi­pos que usan he­rra­mien­tas cien­tí­fi­cas. En nin­gu­na uni­ver­si­dad que for­me ana­lis­tas o po­lí­ti­cos de buen ni­vel se dis­cu­ten si­quie­ra co­sas tan ele­men­ta­les.

La es­tra­te­gia no pue­de es­tar en la men­te de na­die, abar­ca mu­chos te­mas que só­lo se pue­den desa­rro­llar de ma­ne­ra es­cri­ta. Se ex­pre­sa en un do­cu­men­to que el can­di­da­to y su equipo es­tra­té­gi­co dis­cu­ten y aprue­ban so­bre el bo­rra­dor pre­sen­ta­do por pro­fe­sio­na­les. Es­to su­po­ne tiem­po y es­fuer­zo in­te­lec­tual en una épo­ca en la que es­tá en desuso pre­pa­rar­se y pen­sar. La es­tra­te­gia, una vez apro­ba­da, es una ru­ta den­tro de la cual se rea­li­zan to­das las ac­cio­nes de la cam­pa­ña. Cuan­do al­guien em­pie­za la cam­pa­ña co­mo un can­di­da­to sen­ci­llo, que oye a la gen­te co­mún, no pue­de ser des­pués un po­lí­ti­co in­tem­pe­ran­te. Hay que es­tu­diar la reali­dad, y so­bre to­do la ima­gen que tiene la gen­te de los can­di­da­tos. Si la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos cree que un can­di­da­to es vio­len­to, y si sus se­gui­do­res sue­len apa­re­cer en­mas­ca­ra­dos, ata­can­do a los ciu­da­da­nos co­mu­nes, y su ad­ver­sa­rio es cri­ti­ca­do por ser de­ma­sia­do blan­do, es ab­sur­do que lo acu­se de co­me­ter un ac­to atroz. No tiene éxi­to un can­di­da­to cuan­do quie­re pa­sar de prin­ci­pal con­ten­dor de un par­ti­do a en­ca­be­zar sus lis­tas y cuan­do no le acep­tan vuel­ve a ata­car a quie­nes que­ría te­ner de com­pa­ñe­ros. Tam­po­co tiene es­tra­te­gia un can­di­da­to que di­ce que pue­de ga­nar des­pués de ha­ber la­bra­do una ima­gen de per­de­dor sis­te­má­ti­co. Una cam­pa­ña con es­tra­te­gia evi­ta ese ti­po de in­cohe­ren­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.