Ca­ta­lu­ña y el li­na­je bor­bó­ni­co: tres si­glos de ene­mis­tad

Perfil Cordoba - - Internacionales - FA­CUN­DO F. BA­RRIO

La cri­sis por el pro­yec­to in­de­pen­den­tis­ta de Ca­ta­lu­ña su­mó es­ta se­ma­na a un nue­vo pro­ta­go­nis­ta: el rey Fe­li­pe VI de Es­pa­ña, quien apa­re­ció por pri­me­ra vez en un dis­cur­so te­le­vi­sa­do a la na­ción pa­ra acu­sar a los lí­de­res de la Ge­ne­ra­li­tat ca­ta­la­na de ha­ber mos­tra­do una “des­leal­tad inad­mi­si­ble” ha­cia los po­de­res del Es­ta­do. El mo­nar­ca di­jo que Car­les Puig­de­mont y los su­yos vio­lan la Cons­ti­tu­ción y sen­tó así las ba­ses pa­ra que, de ser ne­ce­sa­rio, el pre­si­den­te Ma­riano Ra­joy apli­que el fa­mo­so ar­tícu­lo 155 de la carta mag­na es­pa­ño­la, que fa­cul­ta al go­bierno cen­tral a in­ter­ve­nir las au­to­no­mías si és­tas to­man ac­cio­nes con­tra el “in­te­rés ge­ne­ral” del país.

La du­re­za de Fe­li­pe an­te el se­ce­sio­nis­mo es el ca­pí­tu­lo más re­cien­te de una no­ve­la con más de tres si­glos de his­to­ria: la de la con­flic­ti­va y cam­bian­te re­la­ción en­tre la Ca­sa de Bor­bón y Ca­ta­lu­ña. El jo­ven rey es hoy uno de los personajes pú­bli­cos más abo­rre­ci­dos por los ca­ta­la­nes in­de­pen­den­tis­tas. El re­cha­zo a Fe­li­pe no só­lo se de­be a su atri­bu­to real, lo que lo con­vier­te en un em­ble­ma de la uni­dad es­pa­ño­la, sino tam­bién a cier­tas lec­tu­ras his­to­rio­grá­fi­cas que iden­ti­fi­can a la di­nas­tía bor­bó­ni­ca co­mo la “ver­du­ga” de una su­pues­ta pro­to­na­cio­na­li­dad ca­ta­la­na que ha­bría si­do abor­ta­da a prin­ci­pios del si­glo XVIII.

Los sil­bi­dos al mo­nar­ca en los par­ti­dos de la Co­pa del Rey ya son un clá­si­co en Barcelona. Aun­que el re­sen­ti­mien­to ex­ce­de al mun­do fut­bo­lís­ti­co. Al­gu­nos me­ses atrás, re­pre­sen­tan­tes de los tres prin­ci­pa­les par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes –Par­tit De­mò­cra­ta, Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na y Can­di­da­tu­ra d’Uni­tat Po­pu­lar– con­flu­ye­ron en un de­ba­te pú­bli­co or­ga­ni­za­do en un tea­tro de Barcelona por aso­cia­cio­nes ci­vi­les na­cio­na­lis­tas ba­jo el le­ma “Bor­bo­nes con­tra Ca­ta­lu­ña: me­mo­rial de agra­vios”. La sa­la fue de­co­ra­da con un cua­dro de Fe­li­pe V (1700-1746) col­ga­do al re­vés: sím­bo­lo his­tó­ri­co de la re­sis­ten­cia con­tra la Ca­sa de Bor­bón.

¿Por qué tan­to en­cono con el an­te­pa­sa­do del ac­tual rey? Pa­ra cier­ta his­to­rio­gra­fía ca­ta­la­na, Fe­li­pe VI, ven­ce­dor de la lla­ma­da Gue­rra de Su­ce­sión Es­pa­ño­la (1701-1714) y res­pon­sa­ble de la su­pre­sión de los fue­ros y le­yes es­pe­cí­fi­cas de Ca­ta­lu­ña den­tro de la mo­nar­quía his­pá­ni­ca, pa­só a la his­to­ria co­mo el mo­nar­ca des­pia­da­do que ha­bría vul­ne­ra­do los de­re­chos de una na­ción ca­ta­la­na en cier­nes.

Esa in­ter­pre­ta­ción se aso­cia, a su vez, con el mi­to fun­da­cio­nal del na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán, ba­sa­do en la idea de que, en 1714, se ha­bría ju­ga­do un en­fren­ta­mien­to del ti­po “Es­pa­ña ver­sus Ca­ta­lu­ña”, que ha­bría aca­ba­do con la de­rro­ta y el so­me­ti­mien­to de la au­to­no­mía ca­ta­la­na a ma­nos de la Co­ro­na es­pa­ño­la. Esa cons­truc­ción his­to­rio­grá­fi­ca es hoy uno de los ar­gu­men­tos cen­tra­les del re­la­to de los se­ce­sio­nis­tas que bus­can le­gi­ti­mi­dad pa­ra su pro­yec­to po­lí­ti­co.

Sin em­bar­go, la evi­den­cia his­tó­ri­ca con­cre­ta apun­ta en otra di­rec­ción. “Esa es una bur­da sim­pli­fi­ca­ción cul­ti­va­da por par­te de la his­to­rio­gra­fía mi­li­tan­te, pues los na­cio­na­lis­mos si­guen ape­lan­do a la his­to­ria en fun­ción de sus in­tere­ses pre­sen­tes –di­jo a PER­FIL el his­to­ria­dor es­pa­ñol Xo­sé Ma­noel Nú­ñez Sei­xas, ca­te­drá­ti­co de la Uni­ver­si­dad de San­tia­go de Com­pos­te­la y uno de los ma­yo­res ex­per­tos eu­ro­peos en el pro­ble­ma de los na­cio­na­lis­mos–. En 1714, la so­cie­dad ca­ta­la­na es­ta­ba di­vi­di­da en­tre par­ti­da­rios de los Aus­trias y de los Bor­bo­nes. Se tra­ta­ba de leal­ta­des di­nás­ti­cas, que no te­nían que ver con iden­ti­da­des na­cio­na­les mo­der­nas: la na­ción, a prin­ci­pios del si­glo XVIII, no era la ti­tu­lar de la so­be­ra­nía, ni el fun­da­men­to de le­gi­ti­mi­dad del po­der po­lí­ti­co. Lo que hu­bo en­ton­ces fue una apues­ta de bue­na par­te de la so­cie­dad ca­ta­la­na, y de sus éli­tes, por la fac­ción di­nás­ti­ca per­de­do­ra”.

Aun­que no to­dos los re­yes bor­bó­ni­cos fue­ron tan abo­rre­ci­dos por los ca­ta­la­nes co­mo los dos Fe­li­pes. La re­la­ción his­tó­ri­ca en­tre la Ca­sa de Bor­bón y la so­cie­dad de Ca­ta­lu­ña ha si­do cam­bian­te y di­ná­mi­ca. Gra­cias a la aper­tu­ra a los ca­ta­la­nes de la “ca­rre­ra de In­dias” –el de­re­cho a co­mer­ciar con Amé­ri­ca–, Car­los III siem­pre go­zó de bue­na ima­gen en la re­gión. El ex pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, Jor­di Pu­jol, se ha con­fe­sa­do ad­mi­ra­dor de la obra de Car­los.

Del mis­mo mo­do, a prin­ci­pios del si­glo vein­te, Alfonso XIII man­te­nía bue­nos víncu­los con la bur­gue­sía con­ser­va­do­ra ca­ta­la­na, aun­que lue­go la re­la­ción se de­te­rio­ró por el apo­yo del mo­nar­ca al gol­pe de Es­ta­do del ge­ne­ral Pri­mo de Rivera. Y Juan Car­los I fue po­pu­lar en Ca­ta­lu­ña has­ta la se­gun­da dé­ca­da del si­glo XXI, cuan­do el ca­ta­la­nis­mo prag­má­ti­co aún gus­ta­ba de cul­ti­var una “re­la­ción es­pe­cial” con el mo­nar­ca. Co­rrían otros tiem­pos. El pre­si­den­te del go­bierno es­pa­ñol, Ma­riano Ra­joy, ad­vir­tió ayer que “el go­bierno va a im­pe­dir que cual­quier de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña se plas­me en al­go”. Fue du­ran­te una en­tre­vis­ta ofre­ci­da al dia­rio que se pu­bli­ca hoy, y de la que el me­dio es­pa­ñol ofre­ció ayer un ade­lan­to.

Asi­mis­mo, Ra­joy pi­dió al “ca­ta­la­nis­mo pac­tis­ta y mo­de­ra­do” que se ale­je de “ex­tre­mis­tas, ra­di­ca­les y de la CUP (en ca­ta­lán, Can­di­da­tu­ra d’Uni­tat Po­pu­lar)”, el par­ti­do que más fuer­te­men­te im­pul­sa el pro­yec­to se­ce­sio­nis­ta.

El man­da­ta­rio ase­ve­ró que “Es­pa­ña va a se­guir sien­do Es­pa­ña y lo va a se­guir sien­do du­ran­te mu­cho tiem­po”. Sus de­cla­ra­cio­nes tu­vie­ron lu­gar a tres días de que Car­les Puig­de­mont, pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat ca­ta­la­na, com­pa­rez­ca en el Par­la­ment. Aún es una in­cóg­ni­ta si apro­ve­cha­rá esa se­sión pa­ra ha­cer una de­cla­ra­ción uni­la­te­ral de in­de­pen­den­cia.

Por su la­do, el go­bierno de Ra­joy pre­ten­de que ha­ya elec­cio­nes re­gio­na­les en Ca­ta­lu­ña pa­ra po­ner fin a la cri­sis se­ce­sio­nis­ta. “Se­ría bueno em­pe­zar a se­llar esa frac­tu­ra por el Par­la­men­to de Ca­ta­lu­ña a tra­vés de unas elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas”, des­li­zó an­te­ayer el vo­ce­ro de La Mon­cloa, Iñi­go Mén­dez de Vigo. Las úl­ti­mas elec­cio­nes re­gio­na­les ca­ta­la­nas tu­vie­ron lu­gar en 2015. En ellas, los in­de­pen­den­tis­tas lo­gra­ron ma­yo­ría par­la­men­ta­ria.

La his­to­rio­gra­fía mi­li­tan­te omi­te que el ori­gen del con­flic­to fue una

pe­lea di­nás­ti­ca

AFP

MA­NIO­BRAS. Tras re­pri­mir, Ra­joy su­be su apues­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.