The­re­sa May en­fren­ta un “com­plot” de de­ce­nas de dipu­tados con­ser­va­do­res

Perfil Cordoba - - Internacionales - DPA Y AFP AGEN­CIAS

El can­ci­ller bri­tá­ni­co, Bo­ris John­son, ins­tó ayer a los miem­bros de su Par­ti­do Con­ser­va­dor a “ce­rrar fi­las” en torno a la pri­me­ra mi­nis­tra The­re­sa May, des­pués de que al­gu­nos dipu­tados to­ries exi­gie­ran la di­mi­sión de la je­fa de go­bierno en los úl­ti­mos días.

“Cie­rren fi­las, di­ri­jan el fue­go con­tra (el lí­der opo­si­tor la­bo­ris­ta Je­remy) Corbyn y no ha­blen de otra co­sa que no sea nues­tra gran po­lí­ti­ca y lo que po­de­mos ha­cer por el país”, di­jo John­son.

May es­tá ba­jo una gran pre­sión des­de que los con­ser­va­do­res per­die­ron la ma­yo­ría ab­so­lu­ta en las elec­cio­nes ade­lan­ta­das y tras su ac­ci­den­ta­do dis­cur­so en el con­gre­so anual de los to­ries, el miér­co­les en Manchester.

Los me­dios bri­tá­ni­cos es­pe­cu­lan in­ten­sa­men­te con la po­si­bi­li­dad de que pre­sen­te su di­mi­sión de for­ma an­ti­ci­pa­da.

El pro­pio John­son ali­men­tó es­tas con­je­tu­ras en sep­tiem­bre, cuan­do pre­sen­tó su pro­pia vi­sión del Bre­xit, po­nien­do al des­cu­bier­to las di­fe­ren­cias en el seno del ga­bi­ne­te de May so­bre la fu­tu­ra sa­li­da del Reino Uni­do de la Unión Eu­ro­pea.

El dipu­tado Grant Shapps, ex pre­si­den­te del Par­ti­do Con­ser­va­dor, se pro­nun­ció por la elec­ción de una nue­va di­rec­ti­va del par­ti­do, lo que un alia­do de al­to ran­go de May, el je­fe del Ga­bi­ne­te, Da­mian Green, ca­li­fi­có de “com­plot”.

Se­gún los es­ta­tu­tos par­ti­da­rios, se ne­ce­si­ta un mí­ni­mo de 48 miem­bros del Par­la­men­to pa­ra re­cu­rrir al Co­mi­té 1922, res­pon­sa­ble de la or­ga­ni­za­ción in­ter­na del par­ti­do.

“Grant tiene mu­cho ta­len­to, pe­ro lo úni­co que no tiene son se­gui­do­res en el seno del par­ti­do. To­do es­to se irá a pi­que”, de­cla­ró por su par­te el dipu­tado Char­les Wal­ker, vi­ce­pre­si­den­te del Co­mi­té 1922.

May in­sis­tió el vier­nes en que cuen­ta con el apo­yo to­tal de su ga­bi­ne­te y pro­me­tió se­guir ofre­cien­do al país un “li­de­raz­go tran­qui­lo”.

Ex mi­nis­tro de Desa­rro­llo In­ter­na­cio­nal, Shapps sos­tu­vo que una trein­te­na de dipu­tados del par­ti­do for­ma­ron un gru­po pa­ra re­cla­mar la mar­cha de May y la elec­ción de un nue­vo lí­der.

“Creo, al igual que al­gu­nos de mis co­le­gas, que es ho­ra de abor­dar el pro­ble­ma del li­de­raz­go”, di­jo Shapps. “Ya no se pue­de se­guir así. Ha lle­ga­do el mo­men­to de or­ga­ni­zar una nue­va elec­ción de nues­tros di­ri­gen­tes o al me­nos de pre­pa­rar un ca­len­da­rio”, aña­dió. Shapps hi­zo es­tas de­cla­ra­cio­nes dos días des­pués del desas­tro­so dis­cur­so de The­re­sa May, pro­nun­cia­do al cie­rre del con­gre­so del Par­ti­do Con­ser­va­dor en Manchester.

La je­fa del go­bierno, per­tur­ba­da por re­cu­rren­tes ata­ques de tos, se ex­pre­só con di­fi­cul­tad tras ha­ber si­do in­te­rrum­pi­da por un ma­ni­fes­tan­te que fue a dar­le un for­mu­la­rio de des­pi­do “de par­te de Bo­ris John­son”.

La fi­gu­ra de May sus­ci­ta crí­ti­cas en el seno de su par­ti­do des­de que con­vo­có a las elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das, en ju­nio, en las que los con­ser­va­do­res per­die­ron la ma­yo­ría ab­so­lu­ta.

“De­be­mos abor­dar

el pro­ble­ma del li­de­raz­go”, di­jo el ex ti­tu­lar

del par­ti­do

Más de 200 sim­pa­ti­zan­tes del opo­si­tor ru­so Ale­xei Na­valny, ac­tual­men­te en­car­ce­la­do, fue­ron de­te­ni­dos ayer en ma­ni­fes­ta­cio­nes or­ga­ni­za­das con­tra Vla­di­mir Pu­tin, que ce­le­bra­ba su 65º cum­plea­ños.

Tan­to la mo­vi­li­za­ción co­mo la res­pues­ta po­li­cial fue­ron in­fe­rio­res a las ma­ni­fes­ta­cio­nes de pri­ma­ve­ra, cuan­do de­ce­nas de mi­les de per­so­nas sa­lie­ron a la ca­lle, jó­ve­nes en su ma­yo­ría. Con to­do, fue un desafío di­rec­to al pre­si­den­te ru­so el día de su cum­plea­ños.

Na­valny, de 41 años, un po­pu­lar blo­gue­ro an­ti­co­rrup­ción, ins­tó a sus se­gui­do­res a sa­lir a las ca­lles tras ha­ber si­do con­de­na­do a vein­te días de arres­to por ha­ber con­vo­ca­do ma­ni­fes­ta­cio­nes no au­to­ri­za­das, su ter­ce­ra ins­tan­cia en pri­sión en lo que va del año.

Se lle­va­ron a ca­bo mar­chas en ochen­ta ciu­da­des de to­do el país, del Ex­tre­mo Orien­te has­ta el Bál­ti­co, in­clu­yen­do Mos­cú. Pe­ro la ma­yor ma­ni­fes­ta­ción tu­vo lu­gar en San Pe­ters­bur­go, se­gun­da ciu­dad del país y tie­rra na­tal de Pu­tin, don­de se con­cen­tra­ron tres mil per­so­nas.

“¡Pu­tin es un la­drón! ¡Li­ber­tad pa­ra Na­valny!”, gri­ta­ban los ma­ni­fes­tan­tes, con­gre­ga­dos en la Pla­za de la In­su­rrec­ción, en pleno cen­tro de San Pe­ters­bur­go, fren­te a las fuer­zas es­pe­cia- les des­ple­ga­das en el lu­gar.

En Mos­cú, un mi­llar de per­so­nas se reunie­ron en el cen­tro, ba­jo la llu­via. Se to­ma­ron im­por­tan­tes me­di­das de se­gu­ri­dad, aun­que las fuer­zas an­ti­dis­tur­bios ape­nas in­ter­vi­nie­ron, en con­tras­te con la mar­cha de ju­nio, que in­clu­yó unos mil arres­tos y una vio­len­ta re­pre­sión po­li­cial.

Tam­bién en va­rias ciu­da­des del in­te­rior hu­bo en­fren­ta­mien­tos en­tre la po­li­cía y los ma­ni­fes­tan­tes, co­mo Eka­te­rim­bur­go, jun­to a los Ura­les, y Ya­ros­lavl. En al­gu­nos lu­ga­res, co­mo Nish­ni Nov­go­rod y Ufa, los ac­tos ter­mi­na­ron pa­cí­fi­ca­men­te.

El no­ti­cie­ro de la ca­de­na pú­bli­ca Ros­sia-24 no in­for­mó so­bre las mar­chas, y de­di­có tiem­po en cam­bio a las fe­li­ci­ta­cio­nes pa­ra el pre­si­den­te ru­so de par­te de di­ri­gen­tes ex­tran­je­ros por su cum­plea­ños.

Aun­que en es­tos úl­ti­mos me­ses se ha im­pues­to co­mo el prin­ci­pal opo­si­tor al Krem­lin, Ale­xei Na­valny tiene po­cas po­si­bi­li­da­des de po­der pre­sen­tar­se a las elec­cio­nes, pre­vis­tas pa­ra den­tro de cin­co me­ses.

La co­mi­sión elec­to­ral cen­tral con­si­de­ró en ju­nio que no era ap­to pa­ra pre­sen­tar­se a las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, a cau­sa de una con­de­na por mal­ver­sa­ción de fon­dos que da­ta de fe­bre­ro de 2017.

Na­valny, que de­nun­cia la co­rrup­ción de las éli­tes des­de ha­ce años, mul­ti­pli­có en es­tas úl­ti­mas se­ma­nas sus reunio­nes pa­ra in­ten­tar am­pliar su ba­se elec­to­ral, y ha­bía pre­vis­to man­te­ner una ayer en San Pe­ters­bur­go, an­tes de ser de­te­ni­do el lu­nes

Vla­di­mir Pu­tin, en el po­der des­de fi­nes de 1999, to­da­vía no se ha de­cla­ra­do ofi­cial­men­te can­di­da­to, aun­que en Ru­sia na­die du­da de que se pre­sen­ta­rá pa­ra ser re­ele­gi­do.

AP

TOS. La pre­mier ca­si no pu­do ha­blar an­te el con­gre­so del par­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.