Cuan­do la men­ti­ra es la ver­dad (ii)

Perfil Cordoba - - Correo Central -

En la co­lum­na de la se­ma­na pa­sa­da –pri­me­ra par­te de un tex­to que se com­ple­ta hoy– es­te om­buds­man ha­cía una in­tro­duc­ción a lo que se en­tien­de co­mo pos­ver­dad, pa­la­bra que in­gre­sa­rá al dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la a fin de año pa­ra de­fi­nir aque­lla in­for­ma­ción o ase­ve­ra­ción que no se ba­sa en he­chos ob­je­ti­vos, “sino que ape­la a las emo­cio­nes, creen­cias o de­seos del pú­bli­co”, en pa­la­bras del director de la RAE, Da­río Villanueva.

La co­lum­na ha­cía re­fe­ren­cia a de­fi­ni­cio­nes in­clui­das en un ar­tícu­lo del doc­tor en Pe­rio­dis­mo y ex­per­to en Co­mu­ni­ca­ción Alex Gri­jal­bo, pu­bli­ca­do en el dia­rio de Ma­drid en agos­to pa­sa­do. El au­tor in­di­ca­ba al­gu­nos ele­men­tos em­plea­dos pa­ra ma­ni­pu­lar la opi­nión pú­bli­ca, con téc­ni­cas per­ver­sas que sir­ven pa­ra ge­ne­rar em­pa­tía con los re­cep­to­res a par­tir de con­cep­tos men­ti­ro­sos o par­cial­men­te cier­tos.

“No ha­ce fal­ta usar da­tos fal­sos –se­ña­la­ba Gri­jal­bo en su no­ta–. Bas­ta con su­ge­rir­los. En la in­si­nua­ción, las pa­la­bras o las imá­ge­nes ex­pre­sa­das se de­tie­nen en un pun­to, pe­ro las con­clu­sio­nes que inevi­ta­ble­men­te se ex­traen de ellas lle­gan mu­cho más allá. Sin em­bar­go, el emi­sor po­drá es­cu­dar­se en que só­lo di­jo lo que di­jo, o que só­lo mos­tró lo que mos­tró. La prin­ci­pal téc­ni­ca de la in­si­nua­ción en los me­dios in­for­ma­ti­vos par­te de las yux­ta­po­si­cio­nes: es de­cir, una idea si­tua­da jun­to a otra sin que se ex­pli­ci­te re­la­ción sin­tác­ti­ca o se­mán­ti­ca en­tre am­bas. Pe­ro su con­ti­güi­dad obli­ga al lec­tor a de­du­cir una vin­cu­la­ción”. El lec­tor de PER­FIL po­drá iden­ti­fi­car con cier­ta fa­ci­li­dad ejem­plos de es­ta ac­ción es­pu­ria.

Tam­bién sa­brá el lec­tor de es­te dia­rio in­ter­pre­tar lo que apa­re­ce co­mo pre­su­pues­to, co­mo al­go que es y no pue­de ser de otro mo­do. Por ejem­plo: cuan­do Car­los Me­nem qui­so im­po­ner un ter­cer man­da­to pre­su­po­nien­do que la in­ter­pre­ta­ción cons­ti­tu­cio­nal le da­ría va­li­dez a su in­ten­to, fue ne­ce­sa­ria una ac­ción co­lec­ti­va fuer­te pa­ra po­ner­le un lí­mi­te. Al­go si­mi­lar su­ce­dió cuan­do se mo­to­ri­zó la cam­pa­ña “Cristina eter­na”, pro­mo­vien­do su ter­ce­ra re­elec­ción tras una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal. Se lle­gó a de­cir, in­clu­so, que no per­mi­tír­se­lo se­ría una for­ma de po­ner­la en si­tua­ción de pros­crip­ta. La de­rro­ta que su­frió en las elec­cio­nes de 2013 frus­tró esa cam­pa­ña, aun­que no la pre­ten­sión.

Gri­jal­bo es­cri­bió que “a ve­ces los so­bren­ten­di­dos –otro mal que sus­ten­ta la pos­ver­dad– se crean a par­tir de unos an­te­ce­den­tes que, reunien­do to­dos los re­qui­si­tos de ve­ra­ci­dad, se pro­yec­tan so­bre cir­cuns­tan­cias que coin­ci­den só­lo par­cial­men­te con ellos”. Y ejem­pli­fi­ca con los Pa­na­má Pa­pers, con los cua­les “se de­nun­cia­ron ca­sos ve­ra­ces de ocul­ta­ción fis­cal”, aun­que una vez ex­pues­tos los he­chos rea­les y crea­das las con­di­cio­nes pa­ra su con­de­na so­cial, se aña­die­ron a la lis­ta otros nom­bres sin re­la­ción con la ile­ga­li­dad”.

En es­ta Ar­gen­ti­na tan cas­ti­ga­da por la lla­ma­da grie­ta –que ha lo­gra­do el ab­sur­do de ce­rrar ca­mi­nos de co­mu­ni­ca­ción en­tre per­so­nas que pue­den te­ner afi­ni­da­des, pe­ro no creen­cias cua­si re­li­gio­sas– es con­ve­nien­te en­ten­der cuá­les son los me­ca­nis­mos psi­co­ló­gi­cos y so­cio­ló­gi­cos que va­li­dan es­tas cons­truc­cio­nes ex­tre­mas. El psi­có­lo­go so­cial es­ta­dou­ni­den­se León Fes­tin­ger de­fi­nió la di­so­nan­cia cog­ni­ti­va co­mo “ese es­ta­do de ten­sión y con­flic­to in­terno que no­ta­mos cuan­do la reali­dad cho­ca con nues­tras creen­cias”.

La fal­ta de con­tex­to –ex­po­ner un he­cho sin in­cluir­lo en la com­ple­ji­dad del mo­men­to, el lu­gar y las con­di­cio­nes so­cia­les, eco­nó­mi­cas y po­lí­ti­cas– es otra de las téc­ni­cas (de­li­be­ra­das o no) que sir­ven a la cons­truc­ción de esa men­ti­ra ver­da­de­ra. El ca­so de los mo­vi­mien­tos de reivin­di­ca­ción de los pue­blos ori­gi­na­rios (ma­pu­ches, qom, wi­chis, etc.) es un buen ejem­plo: se los con­de­na o se los en­sal­za se­gún con­ven­ga; ra­ra­men­te son in­clui­das las cau­sas y ca­li­dad de los pro­ta­go­nis­tas y su en­torno cuan­do se tra­ta de in­for­mar so­bre el te­ma.

To­do es­to lle­va a un re­sul­ta­do pe­li­gro­so: la pos­cen­su­ra. “Quie­nes se ma­ni­fies­tan al mar­gen de la te­sis do­mi­nan­te –de­cía Gri­jal­bo en su ar­tícu­lo– re­ci­bi­rán una des­ca­li­fi­ca­ción muy ofen­si­va que ac­túa co­mo avi­so pa­ra otros. Así, la cen­su­ra ya no la ejer­cen ni el go­bierno ni el po­der eco­nó­mi­co, sino gru­pos de de­ce­nas de mi­les de ciu­da­da­nos que no to­le­ran una idea dis­cre­pan­te, que se re­ali­men­tan en­tre sí, que son ca­pa­ces de lin­char a quien a su jui­cio aten­ta con­tra lo que ellos con­si­de­ran in­con­tro­ver­ti­ble y que ejer­cen su pa­pel de tur­ba­mul­ta in­clu­so sin sa­ber muy bien qué es­tán cri­ti­can­do”.

Con­clu­sión: la pos­ver­dad no es só­lo un neo­lo­gis­mo me­nor a pun­to de in­gre­sar en el dic­cio­na­rio de la RAE. Con­lle­va pe­li­gros que los lec­to­res me­re­cen te­ner en cuen­ta.

CEDOC PER­FIL

ETER­NOS. Me­nem y Cristina par­tie­ron de pre­su­pues­tos fal­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.