Aho­ra, re­sul­ta­rá más cos­to­so aho­rrar e in­ver­tir en cons­truc­ción o pro­pie­da­des

Sea que el aho­rris­ta eli­ja pe­sos, dó­la­res, tí­tu­los o la­dri­llos no za­fa­rá de en­con­trar­se con la mano lar­ga del Fis­co hur­gan­do en sus bol­si­llos. Aquí una sín­te­sis de lo anun­cia­do.

Perfil Cordoba - - Economia - NOR­MA LEZ­CANO

En­tre los in­tere­ses de la cla­se me­dia y me­dia-al­ta más impactados por los cam­bios que pro­po­ne la re­for­ma im­po­si­ti­va na­cio­nal, los que se vin­cu­lan al aho­rro y la in­ver­sión pa­tri­mo­nial son, en prin­ci­pio, los más afec­ta­dos.

Por un la­do, re­sul­ta­rá más cos­to­so aho­rrar tan­to en pe­sos co­mo en dó­la­res. Es­to es así por­que el gra­va­men a la Ren­ta Fi­nan­cie­ra al­can­za­rá a las per­so­nas fí­si­cas. El pro­yec­to pro­po­ne apli­car una alí­cuo­ta del 5% pa­ra los ins­tru­men­tos en pe­sos y del 15% pa­ra los in­de­xa­dos en dó­la­res. Se­gún ex­pli­có un ase­sor fi­nan­cie­ro a PER­FIL COR­DO­BA, en el ca­so de ins­tru­men­tos de aho­rro no­mi­na­dos en mo­ne­da ex­tran­je­ra, no tri­bu­ta­rán las di­fe­ren­cias sur­gi­das por evo­lu­ción del ti­po de cam­bio.

Res­pec­to del ti­po de ins­tru­men­to so­bre los que re­cae­rá el im­pues­to, el mi­nis­tro Ni­co­lás Du­jov­ne se en­car­gó de que la me­di­da sea bien abar­ca­ti­va: im­pac­ta­rá a pla­zos fi­jos, Le­bacs y bo­nos, con ex­cep­ción de las ac­cio­nes. Un in­for­me de Bull Mar­ket Bro­kers (BMB) es­ti­ma que pa­ra el ca­so de pla­zos fi­jos, la im­po­si­ción pe­ga­rá a par­tir de un ca­pi­tal de $240.000; pa­ra el ca­so de las Lebac, se co­men­za­ría a pa­gar des­de un ca­pi­tal de $200.000. Un pun­to a to­mar en cuen­ta: si el in­di­vi­duo in­vier­te en pla­zo fi­jo y en Lebac, se le su­man am­bas ren­tas, por lo cual no ten­drá sen­ti­do di­ver­si­fi­car en dis­tin­tos ins­tru­men­tos.

Crí­ti­cas. Al­gu­nas vo­ces que cues­tio­nan es­te nue­vo im­pues­to a la Ren­ta Fi­nan­cie­ra ad­vier­ten que “ope­ra­rá co­mo un ‘so­bre im­pues­to’ pa­ra con­tri­bu­yen­tes que ya pa­gan por ello”. A lo que se re­fie­ren es a la si­tua­ción de las per­so­nas ju­rí­di­cas (no las fí­si­cas) que ac­tual­men­te ya tri­bu­tan Ga­nan­cias por to­dos los ins­tru­men­tos fi­nan­cie­ros que ope­ran. Es­to quie­re de­cir que, al fi­nal, el due­ño de una em­pre­sa, por ejem­plo, se en­con­tra­rá en­fren­tan­do im­pues­tos tan­to des­de su trin­che­ra cor­po­ra­ti­va co­mo des­de la per­so­nal por una mis­ma fuen­te ge­ne­ra­do­ra de in­gre­sos. Asi­mis­mo, los em­pre­sa­rios so­cios de una fir­ma de­be­rán mi­rar de­ta­lla­da­men­te la le­tra fi­na de Ga­nan­cias so­bre di­vi­den­dos. Ocu­rre que los di­vi­den­dos (sal­vo los ori­gi­na­dos en re­va­lúo o ajus­tes con­ta­bles) pa­san a es­tar gra­va­dos y se am­plían los con­cep­tos de pre­sun­ción. Así las co­sas, que­da­rían afec­ta­dos los re­ti­ros de di­ne­ro que ha­gan los so­cios, el uso pri­va­do por los so­cios de bie­nes in­mue­bles o mue­bles de la so­cie­dad, gas­tos per­so­na­les de los so­cios en la so­cie­dad o

re­tri­bu­cio­nes de so­cios sin jus­ti­fi­ca­ción de ta­reas.

Bie­nes in­mue­bles y fi­dei­co­mi­sos. Un clá­si­co des­tino inversor de los ar­gen­ti­nos –los la­dri­llos– tam­po­co es­ca­pa­rá de la nue­va ola im­po­si­ti­va.

Si bien des­apa­re­ce el Im­pues­tos a la Trans­fe­ren­cia de In­mue­bles, es­te gra­va­men que­da­rá más que com­pen­sa­do con la crea­ción de un nue­vo ca­pí­tu­lo de Ga­nan­cias que apli­ca­rá una alí­cuo­ta del 15% a la apre­cia­ción del va­lor de un in­mue­ble que no sea vi­vien­da úni­ca.

Así en­ton­ces, si una per­so­na de­ci­de ven­der una ca­sa o de­par­ta­men­to que for­ma­ba parte de su pa­tri­mo­nio (sin ser su

vi­vien­da de re­si­den­cia), ten­drá que abo­nar el im­pues­to so­bre la di­fe­ren­cia en­tre el pre­cio al que com­pró el in­mue­ble y al que lo ven­de. Por ejem­plo: si ad­qui­rió un de­par­ta­men­to a US$100.000 y lo ven­de en US$130.000, pa­ga­rá el 15% so­bre los US$30.000.

Las in­ver­sio­nes in­mo­bi­lia­rias tam­bién se ve­rán afec­ta­das por la pre­sión im­po­si­ti­va adi­cio­nal que ten­drá un ins­tru­men­to fi­nan­cie­ro que hoy se uti­li­za en el 85% de los me­ga em­pren­di­mien­tos in­mo­bi­lia­rios: los fi­dei­co­mi­sos.

En efec­to, se gra­va­rá con el 15% del im­pues­to a la Ren­ta Fi­nan­cie­ra la ga­nan­cia ob­te­ni­da con la trans­fe­ren­cia de de­re­chos en fi­dei­co­mi­sos. Es­to im­pac­ta de lleno en los fi­dei­co­mi­sos pa­ra la cons­truc­ción. ¿Por qué? Ac­tual­men­te, mu­cha gen­te con ca­pi­tal dis­po­ni­ble in­vier­te en uno o dos fon­dos y los va ven­dien­do a me­di­da que avan­za la cons­truc­ción, sin lle­gar nun­ca a la eta­pa de ad­ju­di­ca­ción del in­mue­ble. De esa for­ma, apro­ve­cha la ren­ta­bi­li­dad que lo­gra ese ca­pi­tal in­ver­ti­do en una ope­ra­ción li­bre de im­pues­tos, da­do que es la em­pre­sa ge­ren­cia­do­ra del fi­dei­co­mi­so la que tri­bu­ta. Aho­ra, es­ta al­ter­na­ti­va de in­ver­sión se vol­ve­rá más cos­to­sa pa­ra el in­ver­sio­nis­ta y se es­pe­cu­la que el im­pues­to re­trae­rá fon­dos que ne­ce­si­tan los desa­rro­llis­tas pa­ra com­ple­tar sus obras.

CEDOC PER­FIL

SA­CAR CUEN­TAS. A par­tir de la re­for­ma, pa­ga­rán Ren­ta Fi­nan­cie­ra los pla­zos fi­jos a par­tir de $240.000 y las Le­bacs de $200.000.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.