“Pu­bli­car es­te li­bro es una re­pa­ra­ción de de­re­chos hu­ma­nos, gé­ne­ro y poe­sía”

In­te­lec­tual des­ta­ca­da en el ám­bi­to de la li­te­ra­tu­ra, cuen­ta con un vas­to cu­rrí­cu­lum ví­tae. Pros­crip­ta en los 80 y exi­lia­da en Ale­ma­nia, sus “Ver­da­des co­mo crip­tas” sa­len a la luz.

Perfil Cordoba - - Cultura -

Era el año 1980 y Susana Ro­mano Sued se pre­sen­ta­ba por pri­me­ra vez a un cer­ta­men literario. El con­cur­so -que es­ti­pu­la­ba la edi­ción de 1.000 ejem­pla­res y una su­ma con­si­de­ra­ble de di­ne­roha­bía si­do con­vo­ca­do por la Sub­se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Cór­do­ba y la es­cri­to­ra re­sul­tó ser la fla­man­te ga­na­do­ra.

Pe­ro a al­gu­nos fun­cio­na­rios del go­bierno de ese en­ton­ces les pa­re­ció en­con­trar en­tre las le­tras del li­bro men­sa­jes ci­fra­dos y sub­ver­si­vos. La ta­pa del li­bro, dia­gra­ma­da por el ar­tis­ta plás­ti­co Mi­guel Ca­choí­to de Lo­ren­zi, tam­bién fue du­ra­men­te cues­tio­na­da.

El li­bro nun­ca vio la luz y los po­cos ejem­pla­res que se al­can­za­ron a im­pri­mir que­da­ron en­te­rra­dos en un só­tano os­cu­ro y so­li­ta­rio. Hoy, más de tres dé­ca­das des­pués, el li­bro de Susana Sued es edi­ta­do de la mano de la edi­to­rial Las Nues­tras.

—¿Có­mo fue la pros­crip­ción de tu li­bro en aque­lla épo­ca?

—Fue pros­crip­to de una ma­ne­ra sin­gu­lar por­que lo hi­zo el mis­mo mu­ni­ci­pio que ha­bía or­ga­ni­za­do el pre­mio... Mi­guel (de Lo­ren­zi) no que­ría una ta­pa con­ven­cio­nal y ha­bía ido por unas pa­re­des vie­jas. In­ter­pre­tan­do el li­bro, es­cri­bió con ti­zas al­gu­nos sig­nos y a par­tir de ahí sa­lió esa ta­pa. Yo ha­bía ga­na­do en 1980 y un año des­pués me en­tre­vis­ta el se­cre­ta­rio de pren­sa del mu­ni­ci­pio y me di­ce que la gen­te de in­te­li­gen­cia te­nía du­das so­bre es­ta ta­pa por­que pa­re­cía con­te­ner un men­sa­je sub­ver­si­vo, que ha­bía que cam­biar­la. La otra op­ción era de­jar la ta­pa y so­me­ter­me a un in­te­rro­ga­to­rio so­bre los con­te­ni­dos del li­bro, que, se­gún ellos, te­nían men­sa­jes ci­fra­dos. Yo te­nía mu­cho mie­do por­que en el año 77 ha­bía te­ni­do una ex­pe­rien­cia de se­cues­tro (Sued es­tu­vo en el Cam­po de la Ri­be­ra du­ran­te dos me­ses) y to­do lo que que­ría era ir­me, ha­bía con­se­gui­do una be­ca en una uni­ver­si­dad ale­ma­na; en­ton­ces, su­ge­rí cam­biar la ta­pa, por­que ade­más que­ría lle­var­me el li­bro im­pre­so. Lo que hi­zo De Lo­ren­zi fue du­pli­car la con­tra­ta­pa y eli­mi­nar la ta­pa; se im­pri­mie­ron unos dos­cien­tos ejem­pla­res. Pe­ro ese li­bro ha­bía na­ci­do muer­to.

—¿Có­mo fue tu exi­lio en Ale­ma­nia?

—Es­tu­ve seis años; allá me doc­to­ré en Fi­lo­so­fía. Al­gu­nos de esos poe­mas que acá fue­ron pros­crip­tos, los pu­bli­có una edi­to­rial de Frank­furt. Fui co­no­ci­da an­tes en Ale­ma­nia que en Ar­gen­ti­na, por­que yo nun­ca ha­bía pu­bli­ca­do un li­bro acá, me ha­bía pre­sen­ta­do a ese con­cur­so, pe­ro nun­ca ima­gi­né que iba a ga­nar el pri­mer pre­mio. Por mu­chos años es­cri­bí so­lo pa­ra mí, le mos­tra­ba a al­gu­nos ami­gos. A mi vuel­ta, en el 87, ga­né una ad­jun­tía en Teo­ría Li­te­ra­ria en la Uni­ver­si­dad y en el 89, la cá­te­dra de Es­té­ti­ca y Crítica Li­te­ra­ria Mo­der­na. Des­pués, en­tré al Co­ni­cet, siem­pre in­ves­ti­gan­do la li­te­ra­tu­ra, la poe­sía, la tec­no­lo­gía. En ge­ne­ral, li­te­ra­tu­ra ar­gen­ti­na y la teo­ría de la tra­duc­ción de ar­gen­ti­nos en otras len­guas y vi­ce­ver­sa.

—¿Y de Ver­da­des co­mo crip­tas no su­pis­te nun­ca más na­da?

—Cuan­do vol­ví del exi­lio ,me en­con­tré con un poe­ta que tra­ba­ja­ba en la Mu­ni­ci­pa­li­dad y me con­tó que hus­mean­do en los de­pó­si­tos, ha­bía en­con­tra­do las mil ta­pas eli­mi­na­das y los ejem­pla­res que no me die­ron en una pi­la en un só­tano. De a po­co los fue sa­can­do, re­ga­lán­do­se­los a al­gu­na gen­te, al­gu­nos me los dio a mí…

—¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra vos que se re­edi­te es­te li­bro aho­ra?

—Es­to es mé­ri­to de Griselda Gó­mez (sub­di­rec­to­ra de Le­tras, Bi­blio­te­ca Cór­do­ba), que di­jo: “Va­mos a ha­cer una re­pa­ra­ción his­tó­ri­ca”, y fue más que eso, por­que es una re­pa­ra­ción múl­ti­ple: de de­re­chos hu­ma­nos, de gé­ne­ro, de poe­sía. Es­to me re­in­ser­ta de nue­vo en la ca­de­na de pro­duc­ción poé­ti­ca cor­do­be­sa. Pe­ro siem­pre tie­ne que es­tar la vo­lun­tad y la de­ci­sión de al­guien, por eso, creo que el im­pul­so de Griselda es muy im­por­tan­te, por­que hay un com­pro­mi­so éti­co, po­lí­ti­co, poé­ti­co.

FO­TO­GRA­FIAS FINO PI­ZA­RRO

EN EL MUN­DO. Sued ha si­do profesora en uni­ver­si­da­des de Eu­ro­pa, EE. UU., Ca­na­dá y Su­da­mé­ri­ca.

PROS­CRIP­TA. Al me­dio, la ta­pa crea­da por Mi­guel de Lo­ren­zi.

GUI­LLER­MI­NA

DE­LU­PI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.