For­ta­le­zas re­la­ti­vas

Perfil Cordoba - - Politica -

el po­der de Cam­bie­mos es real y es­tá ro­bus­te­ci­do por la anemia opo­si­to­ra. Cons­truir a lar­go pla­zo.

un for­ta­le­ci­mien­to te­rri­to­rial has­ta ha­ce po­co im­pen­sa­ble, ¿tie­ne aho­ra Cam­bie­mos un li­de­raz­go su­fi­cien­te­men­te só­li­do, así co­mo los re­cur­sos po­lí­ti­cos y sim­bó­li­cos, co­mo pa­ra fi­nal­men­te im­ple­men­tar una agen­da de re­for­mas acor­de a los enor­mes pro­ble­mas que acu­mu­la la Ar­gen­ti­na?

Ha­ber su­pe­ra­do el um­bral del 40% de los vo­tos cons­ti­tu­ye un lo­gro pa­ra na­da me­nor pa­ra una coa­li­ción co­mo Cam­bie­mos.

Una con­vo­ca­to­ria a lo­grar con­sen­sos bá­si­cos so­bre po­lí­ti­cas de Es­ta­do cons­ti­tu­ye una ini­cia­ti­va tan in­no­va­do­ra co­mo in­tere­san­te: su­po­ne rom­per con la tí­pi­ca di­ná­mi­ca de ini­cia­ti­vas uni­la­te­ra­les por parte del Po­der Eje­cu­ti­vo, la for­ma tra­di­cio­nal con la que se go­ber­nó es­te país, con los pa­té­ti­cos re­sul­ta­dos al­can­za­dos has­ta aho­ra.

Es por eso fun­da­men­tal, an­tes de eva­luar el con­te­ni­do de las re­for­mas pro­pues­tas y las ven­ta­jas o des­ven­ta­jas del mé­to­do im­pul­sa­do por el pre­si­den­te Ma­cri (el sin­gu­lar “re­for­mis­mo per­ma­nen­te”), in­da­gar si en efec­to Cam­bie­mos ha lo­gra­do fi­nal­men­te acu­mu­lar los atri­bu­tos de po­der ne­ce­sa­rios pa­ra en­ca­rar se­me­jan­te desafío. ¿Se tra­ta de un in­ten­to ge­nuino de diá­lo­go de­mo­crá­ti­co, con un mé­to­do apro­pia­do pa­ra al­can­zar los an­he­la­dos con­sen­sos o, por el con­tra­rio, el ob­je­ti­vo real con­sis­te en lo­grar ma­yo­rías con­tin­gen­tes pa­ra que el Go­bierno pue­da na­ve­gar las com­ple­jas aguas de un Con­gre­so don­de ca­re­ce de ma­yo­rías?

¿Qué es Cam­bie­mos? Si el kirch­ne­ris­mo hu­bie­ra lo­gra­do en efec­to amal­ga­mar un pro­yec­to de po­der con­so­li­da­do po­lí­ti­ca­men­te, con en­car­na­du­ra en la so­cie­dad ci­vil au­tó­no­ma de los re­cur­sos del Es­ta­do, no se ha­bría con­ver­ti­do en es­ta fuer­za mar­gi­nal, va­cía de ideas y en pro­ce­so de des­com­po­si­ción que es hoy. Sin em­bar­go, Cris­ti­na go­ber­nó has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to de su pre­si­den­cia y has­ta te­nía un re­la­ti­va­men­te al­to ni­vel de apo­yo po­pu­lar. ¿Qué ex­pli­ca se­me­jan­te li­cua­ción de po­der po­lí­ti­co? Una de las res­pues­tas más im­por­tan­tes ya­ce en el pro­pio di­se­ño de nues­tra Cons­ti­tu­ción: es­ta­ble­ce un sis­te­ma pre­si­den­cia­lis­ta que le otor­ga enor­mes atri­bu­tos al ti­tu­lar del Po­der Eje­cu­ti­vo, que es uni­per­so­nal. Es en­ton­ces la ofi­ci­na de la Pre­si­den­cia, más allá del pre­si­den­te de turno, el epi­cen­tro de nues­tro ré­gi­men po­lí­ti­co. Es­to ge­ne­ra la sen­sa­ción de que, en efec­to, el po­der es­tá con­so­li­da­do. Y en parte es­to es así. Pe­ro no se tra­ta de cons­truc­cio­nes po­lí­ti­cas au­tó­no­mas del con­trol de los re­sor­tes del Es­ta­do, sino ab­so­lu­ta­men­te sim­bió­ti­cas y de­pen­dien­tes de él.

El pa­so del tiem­po es in­de­fec­ti­ble y la pro­pia Cons­ti­tu­ción es­ta­ble­ce lí­mi­tes a los man­da­tos. Por eso, los pre­si­den­tes ge­ne­ral­men­te pien­san en mo­di­fi­car las re­glas del jue­go pa­ra per­pe­tuar­se en el po­der: sa­ben, me­jor que na­die, que su in­fluen­cia de­pen­de no de lo que son o de lo que pien­san sino de dón­de es­tán sen­ta­dos. Si pier­den esa si­lla se di­lu­ye su li­de­raz­go. Es­to ex­pli­ca la más que me­dio­cre per­for­man­ce elec­to­ral de to­dos los ex pre­si­den­tes que han com­pe­ti­do du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das.

¿Ha lo­gra­do Cam­bie­mos cons­truir una fuer­za po­lí­ti­ca au­tó­no­ma del ejer­ci­cio del po­der po­lí­ti­co? Sin du­da se tra­ta de una mar­ca muy asen­ta­da. Pe­ro ¿es aca­so al­go más que una me­ra, aun­que exi­to­sa, coa­li­ción elec­to­ral? Tal vez cons­cien­tes de la enor­me di­fi­cul­tad de es­ta­ble­cer coa­li­cio­nes es­ta­bles en sis­te­mas pre­si­den­cia­lis­tas, Ma­cri pre­fi­rió un go­bierno en el que in­cor­po­ró alia­dos pe­ro ba­sa­do en­te­ra­men­te en su fi­gu­ra, con­so­li­da­do con un con­trol es­tric­to, mi­nu­cio­so, de la ges­tión. Ra­zo­nes no le fal­ta­ban: con­vie­ne re­cor­dar la fa­tí­di­ca ex­pe­rien­cia de la Alian­za, o la im­plo­sión de la Nue­va Ma­yo­ría chi­le­na (lo que co­no­cía­mos an­tes co­mo Con­cer­ta­ción), pa­ra com­pro­bar que los pre­si­den­cia­lis­mos de coa­li­ción es­tán des­ti­na­dos al fra­ca­so. Bra­sil fue, por un tiem­po, una mó­di­ca ex­cep­ción: sa­be­mos aho­ra que en reali­dad se tra­tó de un acuer­do clep­to­crá­ti­co, ba­sa­do efec­ti­va­men­te en me­ca­nis­mos de dis­tri­bu­ción de re­cur­sos de la co­rrup­ción ins­ti­tu­cio­na­li­za­da. Es­ta al­ter­na­ti­va apa­re­ce por suer­te ve­da­da en la Ar­gen­ti­na ac­tual.

Co­mo no ha lo­gra­do, ni tam­po­co in­ten­ta, cons­truir una fuer­za po­lí­ti­ca in­de­pen­dien­te de la es­truc­tu­ra del Es­ta­do, Cam­bie­mos de­pen­de­rá del re­sul­ta­do de la ges­tión y de las pró­xi­mas elec­cio­nes pa­ra con­ti­nuar ejer­cien­do el po­der. Apro­xi­ma­da­men­te la mi­tad de la so­cie­dad tie­ne bue­na ima­gen del Go­bierno. Es mu­cho y es po­co a la vez. El re­sul­ta­do es­pe­ra­do de las re­for­mas pro­pues­tas se­rá con suer­te po­si­ti­vo, pe­ro se per­ci­bi­rá de ma­ne­ra pau­la­ti­na. Y los cos­tos, so­bre to­do pa­ra los sec­to­res me­dios (la prin­ci­pal ba­se de apo­yo social de Cam­bie­mos), se­rán al me­nos en el cor­to pla­zo bas­tan­te más sig­ni­fi­ca­ti­vos que los be­ne­fi­cios.

La au­sen­cia de una es­tra­te­gia po­lí­ti­ca que bus­que sus­ten­ta­bi­li­dad en el tiem­po po­dría ser com­pen­sa­da, aun­que no del to­do sus­ti­tui­da, por una pro­pues­ta co­mu­ni­ca­cio­nal po­ten­te y emo­ti­va: una ges­ta trans­for­ma­cio­nal con al­go de épi­ca que ci­men­te el es­fuer­zo y la pa­cien­cia que el Go­bierno le pi­de a la so­cie­dad. Tam­po­co pa­re­ce es­to ser parte de la ac­tual ecua­ción de Cam­bie­mos, ba­sa­da en un dis­cur­so no só­lo apo­lí­ti­co sino mi­ni­ma­lis­ta don­de pre­do­mi­nan va­lo­res de un ro­man­ti­cis­mo al me­nos cues­tio­na­ble, co­mo la aus­te­ri­dad, la bue­na ges­tión y la efi­cien­cia.

No de­be, con to­do, des­car­tar­se la im­por­tan­cia de los li­de­raz­gos per­so­na­les, da­do el va­cío de po­lí­ti­ca que pre­do­mi­na en el en­torno ac­tual. En es­te sen­ti­do, al mar­gen de Mau­ri­cio Ma­cri, Cam­bie­mos cuen­ta con una cons­te­la­ción de fi­gu­ras mu­cho más ins­ta­la­das y ver­sá­ti­les que la des­mem­bra­da opo­si­ción. Que, co­mo ocu­rrió en re­la­ción con el me­ne­mis­mo en los 90 o el kirch­ne­ris­mo más re­cien­te­men­te, pue­de tar­dar bas­tan­te tiem­po en coor­di­nar una pro­pues­ta com­pe­ti­ti­va que plan­tee la po­si­bi­li­dad de al­ter­nan­cia.

En es­te sen­ti­do, la prin­ci­pal for­ta­le­za de Cam­bie­mos re­si­de me­nos en sus atri­bu­tos que en la pa­té­ti­ca reali­dad de un sis­te­ma po­lí­ti­co que, co­mo tal, si­gue a la de­ri­va. Y que na­die pro­po­ne, si­quie­ra mí­ni­ma­men­te, mo­di­fi­car.

Lo­grar con­sen­sos

so­bre po­lí­ti­cas de es­ta­do es una ini­cia­ti­va in­no­va­do­ra

e in­tere­san­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.