Có­mo fun­cio­na el gru­po de au­to­ayu­da pa­ra los adic­tos al se­xo en la ar­gen­ti­na

Tra­ba­jan con un sis­te­ma de do­ce pa­sos y ha­cen reunio­nes has­ta por Sky­pe, de las que par­ti­ci­pan hom­bres y mu­je­res. en el país, no hay clí­ni­cas co­mo en la que se in­ter­na­ron weins­tein y Spa­cey.

Perfil Cordoba - - Sociedad - JO­SE­FI­NA HAGELSTROM

La no­ti­cia de los abu­sos co­me­ti­dos por el ac­tor Kevin Spa­cey, quien lue­go se de­cla­ró adic­to al se­xo y se in­ter­nó en una clí­ni­ca de reha­bi­li­ta­ción (la mis­ma que el pro­duc­tor Har­vey Weins­tein), re­abrió el de­ba­te so­bre la adic­ción al se­xo, te­ma más re­cu­rren­te en Es­ta­dos Uni­dos, don­de exis­ten va­rios ca­sos de fa­mo­sos que ad­mi­tie­ron pa­de­cer­la –Ti­ger Woods, Char­lie Sheen, Mi­chael Dou­glas–; pe­ro que tam­bién exis­te en el país.

Y si bien en Ar­gen­ti­na no hay clí­ni­cas, exis­ten gru­pos au­to­ges­tio­na­dos que si­guen la mis­ma mo­da­li­dad de Al­cohó­li­cos Anó­ni­mos, don­de los adic­tos al se­xo asis­ten a reunio­nes en el marco de un pro­gra­ma de 12 pa­sos.

“A di­fe­ren­cia de Al­cohó­li­cos

Anó­ni­mos (AA) o Nar­có­ti­cos

Anó­ni­mos (NA), la adic­ción se­xual tie­ne una con­no­ta­ción ne­ga­ti­va, por­que se la vin­cu­la di­rec­ta­men­te a ca­sos de abu­so. Pe­ro mu­chos no sa­ben que hay adic­tos se­xua­les que no tie­nen se­xo. Es co­mo con la co­mi­da, don­de hay quie­nes se dan atra­co­nes y quie­nes no co­men”, ex­pli­can des­de Se­xo Adic­tos Anó­ni­mos (SAA), una co­mu­ni­dad que en el país exis­te ha­ce más de vein­te años, don­de quie­nes sien­ten que el se­xo con­tro­la de for­ma ne­ga­ti­va su vi­da se en­cuen­tran de for­ma anó­ni­ma y tra­ba­jan en gru­pos de 8 o 10 per­so­nas, hom­bres y mu­je­res, de to­das las eda­des y pro­fe­sio- nes. Tam­bién hay reunio­nes por Sky­pe pa­ra quie­nes no pue­den asis­tir.

“Un gran nú­me­ro de adic­tos se­xua­les di­ce que el uso mal­sano del se­xo ha si­do un pro­ce­so pro­gre­si­vo. Pue­de que ha­ya em­pe­za­do con la adic­ción a la mas­tur­ba­ción, la uti­li­za­ción de por­no­gra­fía, o con una re­la­ción pe­ro con los años fue pro­gre­san­do ha­cia con­duc­tas ca­da vez más pe­li­gro­sas”, ex­pli­ca la co­mu­ni­dad en su web, don­de se des­cri­ben los 12 pa­sos –que van des­de ad­mi­tir el pro­ble­ma has­ta en­con­trar las he­rra­mien­tas pa­ra con­tro­lar­lo–, y las 12 tra­di­cio­nes ba­se del pro­gra­ma.

Lo que se bus­ca, en de­fi­ni­ti­va, es tra­ba­jar la com­pul­sión se­xual, pa­ra po­der co­nec­tar­se con el se­xo des­de un la­do sano. Y usan la mis­ma di­ná­mi­ca que AA o NA, con reunio­nes de dos ho­ras (dia­rias, se­ma­na­les, men­sua­les), y un sis­te­ma de acom­pa­ña­mien­to de los coor­di­na­do­res de las reunio­nes –ex adic­tos–, co­mo de pa­dri­nos.

“La gen­te lle­ga por la web o el bo­ca en bo­ca. O de las reunio­nes de AA o NA. A mu­chos les pa­sa­ba que to­ma­ban al­cohol y eso pro­vo­ca­ba con­duc­tas se­xua­les com­pul­si­vas, con­su­mo de por­no­gra­fía o pros­ti­tu­ción. La per­so­na­li­dad adic­ti­va es una en­fer­me­dad emo­cio­nal don­de a la per­so­na se le va la vi­da”, di­ce Juan, que asis­te a las reunio­nes ha­ce diez años, don­de lle­gó lue­go de mu­chas in­fi­de­li­da­des en

“Hay adic­tos se­xua­les que no tie­nen se­xo. es lo mis­mo que con la co­mi­da.”

sus ma­tri­mo­nios, y si­tua­cio­nes vio­len­tas. “Cuan­do el se­xo ha­ce da­ño a unos o a otros, es el prin­ci­pio de de­fi­ni­ción de adic­ción. Siem­pre y cuan­do es­tén den­tro de la ley, en los en­cuen­tros no hay jui­cio de las con­duc­tas”, agre­ga.

Pa­to­lo­gía, sí o no. Pe­se a que no es­tá ca­ta­lo­ga­da co­mo una en­fer­me­dad por la aso­cia­ción de psi­quia­tría, co­mo sí la adic­ción al jue­go; en 2014 la BBC pu­bli­có la no­ti­cia de un es­tu­dio en Gran Bre­ta­ña que in­ves­ti­gó la ac­ti­vi­dad ce­re­bral de 19 “adic­tos” al se­xo que es­ta­ble­ció si­mi­li­tu­des con quie­nes su­fren adic­ción a las dro­gas.

Aun­que hay mi­ra­das en­con­tra­das so­bre el te­ma. “Adic­ción es la pér­di­da de li­ber­tad an­te una sus­tan­cia, un jue­go. Si el se­xo se ve co­mo un ele­men­to pa­ra cal­mar an­sie­dad o vin­cu­lar­se sin que exis­ta otra ma­ne­ra ob­via­men­te sos un adic­to. Pe­ro creo que es­ta pa­to­lo­gía tam­bién se con­vier­te en un re­fu­gio de gen­te que uti­li­za el aco­so se­xual, o bus­ca víncu­los se­xua­les con sub­al­ter­nos, por ejem­plo, y que se des­cu­bre se ter­mi­nan in­ter­nan­do”, di­ce el psi­quia­tra Harry Cer­ce­ra Cam­pos, miem­bro de APA; en re­la­ción so­bre to­do a los ca­sos que se co­no­cen de Hollywood.

Pa­ra el mé­di­co psi­quia­tra Juan Eduar­do Te­so­ne, tam­bién de APA, “la adic­ción al se­xo exis­te y se pue­de con­si­de­rar una pa­to­lo­gía, un tras­torno com­pul­si­vo que con­du­ce a la per­so­na a una bús­que­da in­ce­san­te de in­ter­cam­bio se­xual, en cual­quie­ra de sus mo­da­li­da­des, in­clui­da el ci­ber­se­xo”, di­ce. Co­mo to­da adic­ción, in­va­de su pen­sa­mien­to y vi­da psí­qui­ca, y “tie­ne fuer­tes com­po­nen­tes au­to y he­te­ro­des­truc­ti­vos, no mi­de las con­se­cuen­cias de su com­por­ta­mien­to, ni pa­ra sí ni pa­ra el otro”. Pe­ro acla­ra: “Que sea una pa­to­lo­gía no le qui­ta res­pon­sa­bi­li­dad sub­je­ti­va y ju­rí­di­ca fren­te a sí mis­mo y ha­cia los otros”.

En ese con­tex­to, el se­xó­lo­go Adrián Sa­pet­ti su­mó a su web un test con 25 pre­gun­tas pa­ra de­ter­mi­nar si al­guien pa­de­ce o no una adic­ción al se­xo; des­de si po­ne en ries­go su sa­lud o su fa­mi­lia; si la adic­ción tie­ne que ver con in­ter­net y el con­su­mo por­no­grá­fi­co; o in­clu­so lo más ex­tre­mo, si lle­ga a co­me­ter­se un de­li­to. Y con­si­de­ra que “los gru­pos sir­ven y son im­por­tan­tes, so­bre to­do por­que es­tán coor­di­na­dos por gen­te que vi­vió ese trán­si­to, y co­no­cen có­mo es vi­vir­lo de aden­tro”.

GZA. CAPELLO GET

ANONIMOS. Los en­cuen­tros du­ran dos ho­ras y hay “pa­dri­nos”.

CEDOC PER­FIL

COM­PLE­JO. La lu­jo­sa clí­ni­ca The Mea­dows que­da en Ari­zo­na y tam­bién reha­bi­li­tó a Ti­ger Woods.

JUN­TOS. Kevin Spa­cey se in­ter­nó es­ta se­ma­na en el mis­mo lu­gar que Weins­tein.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.