Mu­rió De la So­ta

El ex­go­ber­na­dor fa­lle­ció en un ac­ci­den­te de ru­ta

Perfil Cordoba - - Portada - GABRIEL SIL­VA

El tres ve­ces man­da­ta­rio pro­vin­cial per­dió la vi­da tras cho­car con­tra un ca­mión. Fue en la Ru­ta 36 a la al­tu­ra de Des­pe­ña- de­ros, cuan­do via­ja­ba ha­cia Córdoba. Iba a re­to­mar su ac­ti­vi­dad pú­bli­ca a tra­vés de un pro­gra­ma de te­le­vi­sión.

La no­che del sá­ba­do sa­cu­dió a la po­lí­ti­ca cor­do­be­sa y na­cio­nal con la no­ti­cia del ac­ci­den­te de trán­si­to que pro­ta­go­ni­zó el ex­go­ber­na­dor Jo­sé Ma­nuel de la So­ta y que ter­mi­nó con su vi­da, en in­me­dia­cio­nes de la lo­ca­li­dad de Des­pe­ña­de­ros. El his­tó­ri­co di­ri­gen­te del pe­ro­nis­mo cor­do­bés te­nía 68 años, ha­bía si­do tres ve­ces go­ber­na­dor de Córdoba y es­ta­ba ul­ti­man­do los de­ta­lles de su lan­za­mien­to a la cam­pa­ña pre­si­den­cial.

El vehícu­lo en el que se di­ri­gía De la So­ta iba en sen­ti­do ha­cia Río Cuar­to, y de acuer­do con lo que se pu­do co­no­cer en las úl­ti­mas ho­ras, en otro mó­vil via­ja­ba la dipu­tada na­cio­nal Adria­na Na­za­rio, ex­pa­re­ja del di­ri­gen­te. Quien al lle­gar al lu­gar fue de las pri­me­ras en ver la es­ce­na del ac­ci­den­te. Lo pa­ra­dó­ji­co pa­ra mu­chos fue la ru­ta en la que se pro­du­jo el si­nies­tro: la au­to­vía que se trans­for­mó en una de las obras em­ble­má­ti­cas de la ges­tión del ex­man­da­ta­rio y que ter­mi­nó por inau­gu­rar­se el año pa­sa­do, ya con Juan Schia­ret­ti al fren­te de la go­ber­na­ción.

Tres ve­ces go­ber­na­dor. So­lo dos di­ri­gen­tes pu­die­ron ser tres ve­ces go­ber­na­dor en la pro­vin­cia me­di­te­rrá­nea: De la So­ta y el ra­di­cal Eduar­do Cé­sar An­ge­loz, ré­cord con el que a am­bos viejos di­ri­gen­tes de la po­lí­ti­ca cor­do­be­sa les gus­ta­ba ju­gar. Chi­ca­near­se. Pe­ro siem­pre den­tro del res­pe­to que se tu­vie­ron am­bos. De la So­ta al­can­zó el des­pa­cho prin­ci­pal de la an­ti­gua Ca­sa de las Te­jas en el año 1999 cuan­do lo­gró de­rro­tar en las ur­nas al can­di­da­to del ra­di­ca­lis­mo, Ra­món Bau­tis­ta Mes­tre, quien iba en bus­ca de su re­elec­ción tras cum­plir con su pri­mer man­da­to. Fi­nal­men­te, la apues­ta a la re­duc­ción de los im­pues­tos pro­vin­cia­les, su­ma­dos a una in­no­va­do­ra cam­pa­ña de mar­ke­ting po­lí­ti­co con con­sul­to­res que lle­ga­ron des­de Bra­sil, país en el que ha­bía si­do em­ba­ja­dor en tiempos del me­ne­mis­mo, lo ter­mi­na­ron ca­ta­pul­tan­do al Eje­cu­ti­vo pro­vin­cial.

Du­ran­te su pri­mer man­da­to de­bió afron­tar el co­lap­so que vi­vió la po­lí­ti­ca na­cio­nal con el es­ta­lli­do social que se pro­du­jo a fi­nes de 2001, si­tua­ción en la que em­pe­zó a so­nar su nom­bre pa­ra ser pre­si­den­te de la Na­ción con el aval de Eduar­do Duhal­de. Fi­nal­men­te, es­to no se con­cre­tó y to­do ter­mi­nó en una dispu­ta en aquel di­ciem­bre en­tre el cor­do­bés y el pun­tano Adol­fo Ro­drí­guez Saá, hom­bre que lle­ga­ría fi­nal­men­te a la pre­si­den­cia por aque­llos días.

En­fo­ca­do nue­va­men­te en la ges­tión pro­vin­cial, reali­zó re­for­mas con am­bi­cio­sos pla­nes de obra pú­bli­ca que se lle­va­ron ade­lan­te a lo lar­go de sus tres ges­tio­nes.

Cum­pli­do el pri­mer man­da­to, lo­gró la re­elec­ción en 2003, su­peran­do por un buen cau­dal al ra­di­cal, hoy mi­nis­tro de De­fen­sa de la Na­ción, Os­car Aguad. Aque­lla ges­tión es­tu­vo sig­na­da por la bue­na re­la­ción que cul­ti­vó en esa pri­me­ra eta­pa con el kirch­ne­ris­mo y con las cons­tan­tes dispu­tas que man­tu­vo con el in­ten­den­te cor­do­bés en el pe­río­do 20032007, Luis Juez. A la pos­tre, uno de los ad­ver­sa­rios que tu­vo du­ran­te su ca­rre­ra.

Al con­cre­tar su se­gun­do pe­río­do, dio un pa­so al cos­ta­do y pro­me­tió ir­se “a ca­sa a ju­gar con los nie­tos”, de­jan­do to­do en ma­nos de Schia­ret­ti, que al­can­za­ba su pri­me­ra ges­tión pro­vin­cial. Pe­ro las di­fe­ren­cias con los K se acen­tua­ron por el con­flic­to del cam­po en 2008 y de a po­co vol­vió a la es­ce­na na­cio­nal.

En 2011, vol­vió a ga­nar la elec­ción pro­vin­cial y su­peró a Juez y Aguad. Di­jo que ha­bía triun­fa­do el “cor­do­be­sis­mo” y me­ses más tar­de ce­dió la lis­ta de le­gis­la­do­res al kirch­ne­ris­mo, bus­can­do en­trar en otra eta­pa con Ca­sa Ro­sa­da. Pe­ro en 2013 las di­fe­ren­cias vol­vie­ron a ha­cer­se fuer­tes, y fiel a su es­ti­lo de con­fron­tar en to­do mo­men­to con la ad­mi­nis­tra­ción cen­tral -en sus co­mien­zos lo ha­bía he­cho con el me­ne­mis­mo y aho­ra lo rea­li­za­ba con los K-, se ten­só la cuer­da. So­bre el fi­nal de aquel año lle­gó uno de los mo­men­tos más com­ple­jos de su ges­tión con el au­to­acuar­te­la­mien­to po­li­cial que man­tu­vo a la pro­vin­cia en vi­lo du­ran­te dos jor­na­das.

A par­tir de allí, de­ci­dió en­fi­lar su se­gun­do sue­ño pre­si­den­cial. En 2015 hi­zo una alian­za con Ser­gio Mas­sa que de­no­mi­na­ron UNA, y tu­vo al ti­gren­se ga­nan­do las Pa­so de aquel año. Con Mas­sa fue­ra de ca­rre­ra, y el ba­llo­ta­ge plan­tea­do en­tre Mau­ri­cio Ma­cri y Da­niel Scio­li, de­ci­dió apar­tar­se, no apo­yar a na­die y es­pe­rar la de­fi­ni­ción.

La vic­to­ria de Ma­cri obli­gó al lí­der del PRO a ne­go­ciar y en­tre esos con­tac­tos es­tu­vo De la So­ta, un hom­bre que apor­tó fun­cio­na­rios pa­ra lue­go vol­ver a re­ple­gar­se. Has­ta el año pa­sa­do, cuan­do to­dos da­ban por he­cho su can­di­da­tu­ra a dipu­tado na­cio­nal se ba­jó con

una car­ta que le en­vió al se­na­dor Car­los Caserio, pre­si­den­te del PJ cor­do­bés.

So­bre el fi­nal del año pa­sa­do y los pri­me­ros me­ses de es­te 2018 em­pe­zó a ma­ni­fes­tar sus crí­ti­cas con­tra el Go­bierno na­cio­nal; in­clu­so, di­fe­ren­cián­do­se de Schia­ret­ti, alia­do dia­lo­guis­ta de Ma­cri. En­tre esos re­pro­ches, es­tu­vo pre­ci­sa­men­te la foto en la Au­to­vía y el cru­ce con fun­cio­na­rios na­cio­na­les so­bre quién ha­bía apor­ta­do los fon­dos pa­ra di­cha obra.

Su­pe­ra­do es­to, en el úl­ti­mo tiem­po es­ta­ba ter­mi­nan­do de de­fi­nir los li­nea­mien­tos de un nue­vo lan­za­mien­to pre­si­den­cial. Ha­bía em­pe­za­do a re­co­rrer el co­n­ur­bano bo­nae­ren­se con el Pa­dre Pe­pe y te­nía diá­lo­go con al­gu­nos in­ten­den­tes. Su acer­ca­mien­to al kirch­ne­ris­mo fue uno de sus úl­ti­mos enojos con los me­dios, cuan­do in­ten­tó des­men­tir cual­quier ti­po de con­tac­to con re­fe­ren­tes de la ges­tión an­te­rior. Lo con­cre­to es que es­pe­ra­ba una gran in­ter­na y creía que ha­bía po­si­bi­li­da­des que el PJ re­cu­pe­ra­ra el Go­bierno na­cio­nal. Se fue haciendo po­lí­ti­ca has­ta su úl­ti­mo día. Se fue el úl­ti­mo cau­di­llo del pe­ro­nis­mo cor­do­bés y así, el par­ti­do em­pe­zó a sen­tir­se un po­co más huér­fano.

RU­TA 36. El ex­go­ber­na­dor De la So­ta per­dió la vi­da al im­pac­tar con­tra un ca­mión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.