In­to­ca­bles, des­pla­za­dos y ex­pul­sa­dos del círcu­lo ro­jo que acon­se­ja al Pre­si­den­te

Perfil Cordoba - - Politica - EZE­QUIEL SPILLMAN

Con más de mil días en el Go­bierno, el círcu­lo de po­der del pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri su­frió cam­bios, al­tas y ba­jas, y su­pu­so la in­te­gra­ción de his­tó­ri­cos di­ri­gen­tes del PRO con los alia­dos y ase­so­res ex­ter­nos.

En el pri­mer círcu­lo per­sis­te, con una cen­tra­li­dad que su­po ser ab­so­lu­ta y hoy con­ti­núa sien­do de­ci­si­va, el je­fe de Ga­bi­ne­te, Marcos Pe­ña. A pe­sar de los cam­bios, y las crí­ti­cas ex­ter­nas e in­ter­nas, Pe­ña es hoy una pie­za cla­ve pa­ra el Pre­si­den­te.

Tam­bién allí se ubi­ca el con­sul­tor Jai­me Du­ran Bar­ba, co­do a co­do con el je­fe de Ga­bi­ne­te. De­ci­si­vo en la es­tra­te­gia, for­ma par­te de la me­sa más pe­que­ña de de­ci­sio­nes cuan­do no es­tá ni en Mé­xi­co ni en Ecua­dor.

Aun­que no for­ma par­te del día a día, y es muy crí­ti­co del je­fe de Ga­bi­ne­te, Ni­co­lás Capu­to, el ami­go de la in­fan­cia del Pre­si­den­te, si­gue te­nien­do una as­cen­den­cia co­mo po­cos: su voz, a ve­ces en ma­yor me­di­da que otras, siem­pre tie­ne en Ma­cri un in­ter­lo­cu­tor. Capu­to fue uno de los crea­do­res del PRO pe­ro des­de que su ami­go lle­gó a Bal­car­ce 50 pi­só en con­ta­das oca­sio­nes la Ca­sa Ro­sa­da.

Por otro la­do, el bi­no­mio Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta-María Eu­ge­nia Vidal ha si­do par­tí­ci­pe de la me­sa elec­to­ral de Cambiemos y son quie­nes im­pul­sa­ron, con Capu­to, los cam­bios de ga­bi­ne­te. El ajus­te que re­cae­rá so­bre am­bos los lle­vó a al­tos ni­ve­les de ten­sión con el Eje­cu­ti­vo pe­ro si­guen fie­les al Pre­si­den­te, en es­pe­cial pú­bli­ca­men­te.

Los aho­ra ex vi­ce­je­fes de Ga­bi­ne­te, Mario Quin­ta­na, y Gus­ta­vo Lo­pe­te­gui su­pie­ron es­tar en el pri­mer círcu­lo. El pri­me­ro, re­nun­cia­do, sa­lió de Bal­car­ce 50; el se­gun­do pa­só al se­gun­do círcu­lo de po­der ma­cris­ta de­di­ca­do de ma­ne­ra ex­clu­si­va a te­má­ti­cas es­pe­cí­fi­cas, co­mo las obras pú­bli­cas.

En el se­gun­do círcu­lo apa­re­cen per­so­na­jes cen­tra­les que tra­ba­jan en de­ter­mi­na­dos te­mas. Car­los Gros­so, el ase­sor to­do­te­rreno, co­la­bo­ra con la es­tra­te­gia y lle­gó a ani­mar me­sas de “pen­sa­mien­to” se­ma­na­les. Gros­so re­gre­só el fin de se­ma­na en que se cam­bió el ga­bi­ne­te, tal co­mo ha­bía ade­lan­ta­do PER­FIL en su edi­ción de ese sá­ba­do.

Elisa Ca­rrió, por su par­te, sue­le ir a Oli­vos o los fi­nes de se­ma­na a Los Abro­jos, la quin­ta fa­mi­liar del Pre­si­den­te. Sue­le es­tar pre­sen­te, en es­pe­cial por vía te­le­fó­ni­ca, con Pe­ña y Ma­cri co­mo sus in­ter­lo­cu­to­res.

Hay otros dos ca­sos, ca­si in­vi­si­bles, de la me­sa ju­rí­di­ca. Uno es el “Tano” Da­niel An­ge­li­ci, pre­si­den­te de Bo­ca, ami­go per­so­nal de Ma­cri y quien so­lo vuel­ve a Py a pe­di­do del Pre­si­den­te. El otro es el abo­ga­do per­so­nal del man­da­ta­rio, Fa­bián “Pe­pín” Ro­drí­guez Si­món, quien lo ase­so­ra en to­dos los ca­sos ci­vi­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.