El fra­ca­so de los eco­no­mis­tas

Perfil Cordoba - - Politica -

Al fi­nal, los ex­per­tos que de­di­can lar­gas jor­na­das a es­tu­diar la eco­no­mía ar­gen­ti­na son op­ti­mis­tas so­bre es­te 2018. Au­gu­ran un cre­ci­mien­to del PBI en torno al 3%.

Eco­la­ti­na lo si­túa en 2,5%. FIEL, en 3%. Fun­da­ción Ca­pi­tal, en 2,6%. Es­tu­dio Bein apun­ta al 2,1%. Fe­rre­res, al 2,5%. Al­do Abram, al 3,5%.

El Re­le­va­mien­to de Ex­pec­ta­ti­vas del Cen­tral pre­vé una suba del 3,1%, se­gún los in­for­mes de me­dio cen­te­nar de cen­tros de es­tu­dios, en­ti­da­des fi­nan­cie­ras y con­sul­to­res, na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les.

Des­de el ex­te­rior, el es­pa­ñol BBVA, el bra­si­le­ño Bra­des­co y el nor­te­ame­ri­cano Fron­tier Stra­tegy, ha­blan del 3%. El con­sen­so de ex­pec­ta­ti­vas de Fo­cus Eco­no­mics se­ña­la un 3,1%. Gold­man Sachs e In­veqc Con­sul­ting, apues­tan al 3,7%. Kiel Ins­ti­tu­te y Ox­ford Eco­no­mics, lo suben a 3,9%. Ce­pal in­for­ma el 3%.

Y en el FMI, el fo­ro al que mi­ran los go­bier­nos en­deu­da­dos del mun­do, pro­yec­tan un 2,5%.

En sín­te­sis, no exis­te un eco­no­mis­ta se­rio del mun­do que pre­vea que la Ar­gen­ti­na no cre­ce­rá es­te año.

Esos fue­ron los in­for­mes pre­sen­ta­dos cuan­do 2018 iba a co­men­zar y los re­sul­ta­dos de 2017 ya ha­bían si­do ana­li­za­dos su­fi­cien­te­men­te.

No es tan ex­tra­ño es­te des­fa­sa­je en­tre pro­nós­ti­cos y reali­da­des.

Los eco­no­mis­tas no son ma­te­má­ti­cos o in­ge­nie­ros a los que se les pue­dan exi­gir cálcu­los exac­tos. La Eco­no­mía no es una cien­cia du­ra, aun­que al uti­li­zar nú­me­ros lo pue­da pa­re­cer. Y aun­que mu­chos pro­fe­sio­na­les apro­ve­chen la con­fu­sión.

Es­te equí­vo­co su­ce­de en­tre el hom­bre co­mún, pe­ro tam­bién en­tre po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios que, en la de­ses­pe­ra­ción por an­ti­ci­par el fu­tu­ro, con­fían cie­ga­men­te en esas pre­dic­cio­nes.

In­ten­tar ave­ri­guar qué pa­sa­rá es una ne­ce­si­dad atá­vi­ca del ser hu­mano. La idea de que el fu­tu­ro es por so­bre to­das las co­sas im­pre­de­ci­ble pue­de re­sul­tar ate­rra­do­ra. Por eso, des­de el prin­ci­pio de los tiempos exis­te la ne­ce­si­dad de creer que hay per­so­nas con el po­der de pre­de­cir lo que ven­drá.

No es ex­tra­ño re­cu­rrir a he­rra­mien­tas es­ta­dís­ti­cas que, aun­que inexac­tas, ayu­den a mi­rar ha­cia ade­lan­te.

Lo ex­tra­ño es con­fun­dir, año tras año, las pre­dic­cio­nes con la reali­dad. Gra­cias a cier­ta des­me­mo­ria co­lec­ti­va que ol­vi­da, una y otra vez, que la ma­gia de las pre­dic­cio­nes no exis­te.

Con el Horóscopo pa­sa al­go si­mi­lar. Pa­ra los cre­yen­tes, nin­gún error de pro­nós­ti­co jus­ti­fi­ca de­jar de creer lo que los as­tros tie­nen pa­ra an­ti­ci­par en te­mas tan ar­duos co­mo el amor, la sa­lud y el di­ne­ro.

Los que con­fun­den a la Eco­no­mía con una cien­cia exac­ta ac­túan igual. Si­guen vien­do a los eco­no­mis­tas co­mo bru­jos que les di­rán con pre­ci­sión a cuán­to irá el PBI, la in­fla­ción y el dó­lar den­tro de un año. Sin en­ten­der que nin­guno de ellos tie­ne la me­nor idea de lo que va a pa­sar al día si­guien­te.

Los mis­mos erro­res re­la­cio­na­dos con el cre­ci­mien­to pre­vis­to pa­ra la Ar­gen­ti­na en 2018, se ex­tien­den a las pro­yec­cio­nes so­bre in­fla­ción y dó­lar. En pro­me­dio, pre­veían una in­fla­ción en torno al 17% y un dó­lar que pa­ra di­ciem­bre es­ta­ría en­tre los 20 y 25 pe­sos.

Ya se sa­be que los nú­me­ros cier­tos los pa­sa­ron por arri­ba. Aún así, du­ran­te es­te pri­mer se­mes­tre los eco­no­mis­tas fue­ron ajus­tan­do sus pro­nós­ti­cos, aun­que la reali­dad se si­guió em­pe­ñan­do en no dar­les la ra­zón.

Lo si­guen in­ten­tan­do, pe­ro si ya es di­fí­cil an­ti­ci­par el fu­tu­ro, más lo es pre­ver los cam­bios de ci­clos de la eco­no­mía, pe­se a que es una ra­ma la­bo­ral muy re­que­ri­da. To­do el tiem­po co­me­ten erro­res, pe­ro cuan­do se dan esos gi­ros brus­cos, las fa­llas son más pro­nun­cia­das y ma­si­vas.

Los fra­ca­sos no son nue­vos ni ex­clu­si­va­men­te ar­gen­ti­nos. Los erro­res cé­le­bres de Marx (fin del ca­pi­ta­lis­mo), Malt­hus (su­per­po­bla­ción mun­dial y fal­ta de ali­men­tos), Key­nes (no vio el co­lap­so del 30), Sa­muel­son (ad­mi­ró la for­ta­le­za de la URSS po­co an­tes de su fin) o Ber­nan­ke (afir­mó que el pro­ble­ma de las hi­po­te­cas es­ta­ba con­te­ni­do, un año an­tes de la ex­plo­sión), son los ejem­plos clá­si­cos pa­ra di­men­sio­nar lo que sig­ni­fi­ca errar cuan­do se pro­nos­ti­ca so­bre in­cer­ti­dum­bres.

El año pa­sa­do, un es­tu­dio de la Re­ser­va Fe­de­ral eva­luó los pro­nós­ti­cos del or­ga­nis­mo y de gran­des con­sul­to­ras pri­va­das en­tre 1996 y 2015. La con­clu­sión es que la nor­ma es el error y que los pro­nós­ti­cos em­peo­ra­ron des­de la cri­sis fi­nan­cie­ra de 2008 que, ade­más, muy po­cos an­ti­ci­pa­ron.

Si los eco­no­mis­tas si­guie­ran a Key­nes y se re­co­no­cie­ran co­mo “gen­te hu­mil­de y com­pe­ten­te, co­mo los den­tis­tas”, sus pro­nós­ti­cos no se­rían un fra­ca­so sino sim­ples hi­pó­te­sis de tra­ba­jo. En cam­bio, cuan­do se pro­po­nen co­mo ha­ce­do­res del fu­tu­ro, con ce­ros y de­ci­ma­les in­clui­dos, ca­pa­ces de pro­nos­ti­car has­ta la pró­xi­ma dé­ca­da, se vuel­ven ta­ro­tis­tas de las fi­nan­zas.

Paul Krug­man acu­ñó el

re­fi­rién­do­se

tér­mino a aque­llos es­pe­cia­lis­tas en ac­tuar so­bre las po­lí­ti­cas pú­bli­cas, me­diá­ti­cos que ven­den sus ser­vi­cios a los to­ma­do­res de de­ci­sio­nes: “No po­seen de­ma­sia­das in­hi­bi­cio­nes, ofre­cen diag­nós­ti­cos inequí­vo­cos y tie­nen res­pues­tas fá­ci­les”.

No so­lo de­ben con­ven­cer de que co­no­cen el fu­tu­ro, tie­nen el desafío de que ese fu­tu­ro se cum­pla.

Hay un tru­co que ex­pli­can quie­nes los tra­tan: ese ma­ña­na no debe ser nun­ca tan sen­ci­llo. “Si es de­ma­sia­do sen­ci­llo, ellos pue­den no ha­cer fal­ta”.

Su per­fil es el de su­pues­tos ex­per­tos que re­co­rren los me­dios y a los que em­pre­sa­rios y po­lí­ti­cos les com­pran sus ser­vi­cios. Los em­pre­sa­rios, por­que con­si­de­ran que peor que un pro­nós­ti­co fa­lli­do es no te­ner pro­nós­ti­co. Los po­lí­ti­cos, en bus­ca de ex­per­tos que les brin­den sus­ten­to teó­ri­co.

Pe­ro unos y otros tam­bién pa­gan por su po­der de lobby. Por­que no se tra­ta de eco­no­mis­tas que, con suer­te di­ver­sa, an­ti­ci­pan ín­di­ces de la eco­no­mía que vie­ne. Son lo­bis­tas que ama­ñan sus pro­yec­cio­nes a las ne­ce­si­da­des del clien­te, pre­sio­nan a los go­bier­nos pa­ra de­fen­der los in­tere­ses de quie­nes los con­tra­tan y ope­ran so­bre los me­dios.

Son eco­no­mis­tas, pe­rio­dis­tas es­pe­cia­li­za­dos y con­sul­to­res que dan con­fe­ren­cias y es­cri­ben en los me­dios sin trans­pa­ren­tar que, an­tes, fue­ron con­tra­ta­dos por em­pre­sa­rios y po­lí­ti­cos, fon­dos de in­ver­sión o ban­cos.

Cuan­do opi­nan en la di­rec­ción que sus clien­tes ne­ce­si­tan, no se sa­be si se tra­ta de una fe­liz coin­ci­den­cia o si quie­nes le pa­gan lo ha­cen pa­ra que ejer­zan pre­sión so­bre la opi­nión pú­bli­ca y los go­bier­nos.

Si pe­dían un shock ta­ri­fa­rio por amor al dé­fi­cit ce­ro o por­que eran la voz de fir­mas ener­gé­ti­cas. Si pro­po­nían pi­sar el dó­lar por te­mor a una cri­sis social o por­que ac­tua­ban a suel­do de em­pre­sa­rios que ga­na­ban con el pe­so fuer­te. Si re­cla­ma­ban de­va­luar pa­ra me­jo­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad o por­que re­pre­sen­ta­ban a de­ter­mi­na­dos in­dus­tria­les o ex­por­ta­do­res.

Si cuan­do pro­nos­ti­can el co­lap­so del Go­bierno lo creen o es por­que co­bran de al­gún opo­si­tor. Lo mis­mo que cuan­do coin­ci­dían en que és­te era el me­jor equi­po de los úl­ti­mos 50 años: ¿ha­bla­ban por ellos o por la bo­ca de al­gu­na ca­ja pú­bli­ca?

Cuan­do el di­ne­ro pa­ga el aná­li­sis to­do ge­ne­ra du­das.

La eco­no­mía es qui­zás la cien­cia más im­por­tan­te. Su ma­te­ria es la es­truc­tu­ra so­bre la que lue­go se cons­tru­yen su­per­es­truc­tu­ras co­mo la re­li­gión, las le­yes y has­ta la mo­ral.

En­tre tan­tos arre­pen­ti­mien­tos de las úl­ti­mas se­ma­nas, po­dría ser útil su­mar el de los eco­no­mis­tas.

Por lo me­nos de aque­llos que no uti­li­zan a su pro­fe­sión co­mo re­duc­to de ope­ra­cio­nes po­lí­ti­cas.

TEMES

PRE­DIC­CIO­NES. Ca­da año los con­sul­to­res caen aplas­ta­dos por sus pro­nós­ti­cos fa­lli­dos. No an­ti­ci­pa­ron nin­gún ín­di­ce ac­tual.

GUS­TA­VO GON­Zá­LEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.