Amor por la grie­ta

Perfil Cordoba - - Politica -

La ten­ta­ción de Ma­cri por usar el sen­ti­do co­mún es muy mar­ca­da. No ofre­ce a los ciu­da­da­nos un rol de me­dia­dor en­tre las pa­sio­nes de pen­sa­mien­to y la ne­ce­si­dad del equi­li­brio, sino que in­cen­ti­va la pri­me­ra re­fle­xión que apa­re­ce en la men­te. Di­jo que los su­per­mer­ca­dos chi­nos no pa­ga­ban im­pues­tos, re­ci­bió a Cho­co­bar en la Ca­sa Ro­sa­da co­mo un hé­roe e in­sis­te con la idea de que las uni­ver­si­da­des son so­lo pa­ra es­tu­diar. En ca­da una de es­tas in­ter­ven­cio­nes Ma­cri tra­za una dis­tin­ción, una grie­ta nue­va, que re­fuer­za otras que ya exis­ten. Ma­cri tra­ba­ja pa­ra im­pul­sar el con­flic­to so­bre la di­fu­sión de su­pues­tas ver­da­des.

Uno de los di­fe­ren­cia­les anun­cia­dos por el Pre­si­den­te y su ga­bi­ne­te te­nía que ver con la in­te­gra­ción y la po­si­bi­li­dad de una mi­ra­da fi­nal­men­te a lar­go pla­zo, con po­lí­ti­cas de Es­ta­do sos­te­ni­bles y pro­duc­to del acuer­do. Sin em­bar­go, la in­sis­ten­cia en des­cri­bir la reali­dad ar­gen­ti­na tra­zan­do dis­tin­cio­nes tie­ne sus con­se­cuen­cias. El sis­te­ma po­lí­ti­co tie­ne un for­ma­to ope­ra­ti­vo siem­pre en ten­sión, ya que es go­bierno y opo­si­ción, los cua­les com­ba­ten en­tre sí, pe­ro el mo­do en que Ma­cri des­plie­ga su vi­sión del mun­do ne­ce­si­ta de un otro que re­pre­sen­te to­do lo que se­ría ma­lo, da­ñino e im­pu­ro. Ese otro que­da­ría ex­clui­do del mun­do fu­tu­ro y por lo tan­to dis­po­ni­ble pa­ra ser ol­vi­da­do, des­aten­di­do y arra­sa­do. El aplau­so al ca­so del car­ni­ce­ro, la fe­li­ci­ta­ción a Cho­co­bar y el uso en au­men­to de las fuer­zas de se­gu­ri­dad en las pro­tes­tas so­cia­les mar­can es­ta con­cep­ción con con­se­cuen­cias so­bre los cuer­pos, no so­lo en ideas de ver­dad.

El de­re­cho co­mo dis­ci­pli­na es real­men­te com­ple­jo. Su ca­pa­ci­dad re­fle­xi­va, es de­cir de pen­sar­se a sí mis­mo, es asom­bro­sa, y se pue­den con­sul­tar de­ba­tes so­bre cues­tio­nes de gé­ne­ro, la re­la­ción en­tre las cor­tes su­pre­mas y los ofi­cia­lis­mos y has­ta la le­gi­ti­mi­dad o no del de­re­cho po­si­ti­vo. Es­ta di­rec­ción de com­ple­ji­dad con­cep­tual im­pli­ca que exis­te un sa­ber ex­per­to y otro pa­ra el res­to, al que so­lo le que­da­ría la bo­ca­na­da fe­roz del tu­ris­mo “opi­na­dor” to­da vez que un te­ma se ex­po­ne en los me­dios. La ministra Bull­rich no abor­da el te­ma del car­ni­ce­ro en tér­mi­nos ju­rí­di­cos for­ma­les, sino des­de un rol po­pu­lis­ta, tér­mino que ado­ran pa­ra ador­nar a sus enemi­gos. Ele­va un tuit ha­blan­do de que es­to se tra­tó de un fa­llo his­tó­ri­co, ava­lan­do el uso per­so­nal de la fuer­za de un cui­da­dano, cuan­do en reali­dad es ella la que con­tro­la ese mis­mo uso por par­te del Es­ta­do. Evi­den­te­men­te le pa­re­ce bueno ca­da tan­to com­par­tir­lo y gri­tar­lo des­de la tri­bu­na al pue­blo se­dien­to de ven­gan­za. Que ar­dan las ca­lles.

En es­tos tiempos com­ple­jos se co­mien­za a di­vul­gar la ame­na­za de in­ten­ción des­ti­tu­yen­te. En esa con­for­ma­ción con­cep­tual se vuel­ve otra vez al es­que­ma di­vi­sor. Es­ta­rían los bue­nos y a fa­vor de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad, y los sa­quea­do­res y des­truc­to­res. El Es­ta­do se vi­sua­li­za de nue­vo co­mo “no­so­tros” con­tra “ellos”, en una fi­gu­ra co­men­ta­da ca­da vez más a me­di­da que el dó­lar as­cien­de. El Go­bierno re­co­no­ce en esas ten­sio­nes su me­jor com­bus­ti­ble por­que na­ce de la grie­ta y a la grie­ta se debe. Na­die debe es­pe­rar, a ma­yor cri­sis, un pro­ce­so de re­duc­ción de la ten­sión por par­te de Ma­cri y Pe­ña, sino su au­men­to. Por lo que de­be­ría la so­cie­dad preo­cu­par­se, no es so­lo por el va­lor del dó­lar y la in­fla­ción, sino por el au­men­to pro­vo­ca­do del con­flic­to co­mo con­se­cuen­cia de la cri­sis. La ver­dad que nos en­can­ta el po­pu­lis­mo.

PRE­SI­DEN­CIA

TENTADO. Ma­cri ha­ce una bús­que­da en el uso del sen­ti­do co­mún.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.