De qué vi­ven los po­lí­ti­cos sin car­go

Mo­reno, Stol­bi­zer, Sanz, Mas­sa, La­vag­na y otros.

Perfil Cordoba - - Portada - RO­SA­RIO AYERDI

Ya fue­ra del Es­ta­do, va­rias fi­gu­ras vol­vie­ron a an­ti­guas pro­fe­sio­nes o a los ne­go­cios pri­va­dos. De un ex mi­nis­tro que vi­ve en Puer­to Pi­rá­mi­des a otro que tie­ne un gim­na­sio.

“Vi­vir pa­ra la po­lí­ti­ca o vi­vir de la po­lí­ti­ca” es un de­ba­te que abrió Max We­ber a prin­ci­pio del si­glo XX y que aún es­tá vi­gen­te. Va­rios di­ri­gen­tes que ocu­pa­ron car­gos en los di­fe­ren­tes po­de­res del Es­ta­do no pue­den jus­ti­fi­car su in­cre­men­to pa­tri­mo­nial, es­tán acu­sa­dos de co­rrup­ción y has­ta de­te­ni­dos. Des­pués de años en pues­tos pú­bli­cos, mu­chos no bus­can nue­vos em­pleos, al­gu­nos go­zan de ju­bi­la­cio­nes de pri­vi­le­gio y otros vuel­ven a la ac­ti­vi­dad pri­va­da o re­cién em­pie­zan en ella. De qué vi­ven hoy los po­lí­ti­cos sin fun­cio­nes.

Flo­ren­cio Ran­daz­zo cuen­ta que el me­jor ne­go­cio de su vi­da lo hi­zo an­tes de in­gre­sar a la po­lí­ti­ca. En Chi­vil­coy, jun­to a un ami­go, ins­ta­la­ron el ca­ble local. Años más tar­de, se vie­ron obli­ga­dos a ven­der el ne­go­cio a Ca­ble­vi­sión por lo que co­bra­ron una su­ma im­pen­sa­da cuan­do arran­ca­ron con el pro­yec­to. El ex mi­nis­tro del In­te­rior, que de­jó la fun­ción pú­bli­ca en 2015, con­ser­va dis­tin­tas pro­pie­da­des en su ciu­dad na­tal y es due­ño del local co­mer­cial don­de fun­cio­na la he­la­de­ría más im­por­tan­te de Chi­vil­coy. Ade­más, en La Pla­ta, tie­ne un gim­na­sio y una ca­sa de fiestas.

Mar­ga­ri­ta Stol­bi­zer de­jó el Con­gre­so en di­ciem­bre de 2017. Tras 16 años co­mo le­gis­la­do­ra tra­mi­tó la ju­bi­la­ción. Le­jos de con­se­guir una pen­sión de pri­vi­le­gio, la ex dipu­tada de­bió su­mar al­gu­nas cla­ses en la universidad pa­ra en­gro­sar sus in­gre­sos.

Mu­chos de los di­ri­gen­tes son abo­ga­dos y vol­vie­ron a ejer­cer su pro­fe­sión, co­mo los ex fun­cio­na­rios y enemi­gos ín­ti­mos Aní­bal Fer­nán­dez y Ju­lián Do­mín­guez. El ca­so de Ser­gio Mas­sa es dis­tin­to al ha­bi­tual, ya que el lí­der del Fren­te Re­no­va­dor se re­ci­bió en ple­na cam­pa­ña de 2013. En 2017 pu­so su pri­me­ra fir­ma en un am­pa­ro cuan­do acom­pa­ñó a una mu­jer a la que des­de el go­bierno na­cio­nal se le dio la ba­ja de la pen­sión por dis­ca­pa­ci­dad. Al fi­na­li­zar su man­da­to co­mo dipu­tado, su ape­lli­do es par­te de un es­tu­dio ju­rí­di­co jun­to a otros dos abo­ga­dos. El nom­bre del di­ri­gen­te ha­ce que sus so­cios con­si­gan clien­tes im­por­tan­tes.

Er­nes­to Sanz se re­ci­bió de abo­ga­do en su ju­ven­tud. Sus años en la po­lí­ti­ca no lo hi­cie­ron de­jar de ejer­cer su pro­fe­sión. En la ac­tua­li­dad, el ex se­na­dor es el ti­tu­lar (por he­ren­cia de sus pa­dres) del es­tu­dio más an­ti­guo del sur de Men­do­za. Su so­cio, Tín­da­ro Fer­nán­dez, es­tu­vo a car­go de la de­fen­sa de la fa­mi­lia del rug­bier Ge­na­ro For­tu­na­to, quien mu­rió atro­pe­lla­do por su no­via, Ju­lie­ta Sil­va. El ex ti­tu­lar de la UCR y so­cio de Cambiemos se ocu­pa aho­ra de las cau­sas ci­vi­les y co­mer­cia­les. De­le­ga los tri­bu­na­les pa­ra los más jó­ve­nes.

Ro­ber­to La­vag­na de­jó su car­go co­mo mi­nis­tro de Eco­no­mía en 2005 y des­de en­ton­ces no vol­vió a ejer­cer car­gos pú­bli­cos. Sus in­gre­sos co­men­za­ron a sur­gir de la con­sul­to­ría has­ta que lo que co­men­zó co­mo un hobby pa­só a ser un ne­go­cio ren­ta­ble. El ex fun­cio­na­rio en la ac­tua­li­dad tie­ne una cha­cra de cría de to­ros e in­se­mi­na­ción y ge­né­ti­ca. La­vag­na pa­sa los fi­nes de se­ma­na allí y re­co­rre dis­tin­tas ex­po­si­cio­nes

La­vag­na pa­sa los fi­nes de se­ma­na en su cha­cra de to­ros y re­co­rre dis­tin­tas

ex­po­si­cio­nes Le­jos de con­se­guir

una pen­sión de pri­vi­le­gio, Stol­bi­zer ase­gu­ra que de­bió vol­ver a dar cla­ses

en las que pre­sen­ta sus ani­ma­les.

Ri­car­do Al­fon­sín ase­gu­ra que en la ac­tua­li­dad tie­ne más ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca que cuan­do era dipu­tado. Pe­ro sus in­gre­sos son co­mo ase­sor de uno de los miem­bros del Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res. El di­ri­gen­te ra­di­cal aho­ra tra­ba­ja en el ase­so­ra­mien­to pa­ra la cons­truc­ción y ma­te­ria­li­za­ción de juz­ga­dos en Ca­pi­tal Fe­de­ral.

Fue se­cre­ta­rio de Co­mer­cio y agre­ga­do eco­nó­mi­co en la em­ba­ja­da de Ro­ma. En la ac­tua­li­dad, Gui­ller­mo Mo­reno cuen­ta que tie­ne dos in­gre­sos: es due­ño de la dis­tri­bui­do­ra Amé­ri­ca, del ru­bro fe­rre­te­ro, y tie­ne una con­sul­to­ra.

Al igual que Mo­reno, quien tam­bién abrió una con­sul­to­ra fue el ex mi­nis­tro de Eco­no­mía en­tre 2011 y 2013, Her­nán Lo­ren­zino. Al fi­na­li­zar la ges­tión K, creó Sur o Sur, pe­ro el fun­cio­na­rio que en me­dio de una entrevista di­jo “Me quie­ro ir”, fi­nal­men­te se fue le­jos, ya que aho­ra vi­ve en Puer­to Pi­rá­mi­des, Chu­but, des­de don­de en­vía los aná­li­sis eco­nó­mic­sos.

FOTOS: CEDOC PER­FIL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.