Eco­no­mía di­gi­tal

Perfil Cordoba - - Ideas - MI­GUEL ROIG*

caer y el ca­mino que re­co­rrían. Des­car­tes, el pri­me­ro en es­cri­bir el re­la­to. Di­bu­jó un eje ho­ri­zon­tal y otro ver­ti­cal; uno re­pre­sen­ta­ba el tiem­po y el otro el re­co­rri­do. Una cur­va di­bu­ja­da a par­tir de los dos ejes per­mi­tía ver el des­pla­za­mien­to de un pro­yec­til y su du­ra­ción. Ya no ha­bía que con­tem­plar­lo, sim­ple­men­te bas­ta­ba con cal­cu­lar­lo. El di­se­ña­dor gráfico ale­mán Otl Ai­cher ci­fra en ese mo­men­to el co­mien­zo de la épo­ca di­gi­tal y con ella su re­la­to. Tan­to es así que Pas­cal, con­tem­po­rá­neo de Des­car­tes, par­ti­ci­pó en la cons­truc­ción de las pri­me­ras cal­cu­la­do­ras. Des­apa­re­ció el fe­nó­meno, se es­fu­mó la man­za­na y su caí­da por­que en su lu­gar que­dó un cálcu­lo. Es­te re­la­to de lo exac­to des­pla­za ofi­cial­men­te al su­je­to que tie­ne un pun­to de vis­ta di­fe­ren­te, es de­cir a ca­da uno de no­so­tros con nues­tra car­ga de sub­je­ti­vi­dad pe­ro tam­bién de ver­dad pro­pia. El re­la­to de lo exac­to es el de la es­ta­dís­ti­ca y la eco­no­mía, y así lle­ga­mos a la ver­dad del mer­ca­do que, hoy por hoy, es un dog­ma im­permea­ble a cual­quier opi­nión.

Es de­cir, lee­mos la ci­fra de des­em­pleo pe­ro si te­ne­mos tra­ba­jo no lo sen­ti­mos, so­lo asis­ti­mos pa­si­va­men­te a su cálcu­lo y no a su ver­dad. Otra tan­to se po­dría de­cir de la po­lí­ti­ca di­gi­tal: ver co­mo unos y otros cam­bian cru­ces en las re­des so­cia­les mien­tras el tiem­po des­va­ne­ce las ex­pec­ta­ti­vas.

En 1999, Ma­nuel Váz­quez Mon­tal­bán es­cri­bió ba­jo el tí­tu­lo “10 años” una co­lum­na en Era el fi­nal de la pri­me­ra le­gis­la­tu­ra del con­ser­va­dor Jo­sé María Az­nar y los des­en­cuen­tros de los so­cia­lis­tas en­tre sí ha­cían pre­sa­giar un nue­vo ca­pí­tu­lo de los po­pu­la­res, un se­gun­do man­da­to y de allí la re­fe­ren­cia a lo que Váz­quez Mon­tal­bán lla­ma­ba la mi­tad de na­da, es de­cir diez años, alu­dien­do al tan­go. Diez años de la de­re­cha. Es­cri­bía en­ton­ces el au­tor de Pe­pe Car­val­ho: “Cuan­do go­ber­na­ba el PSOE te­nía­mos la es­pe­ran­za de que Fe­li­pe Gon­zá­lez su­pie­ra quién era Ber­tolt Brecht y de que en su fue­ro in­terno re­co­no­cie­ra que el ca­pi­ta­lis­mo a ve­ces se pa­sa. Diez años. Ca­si to­da mi es­pe­ran­za de vi­da. To­da mi es­pe­ran­za de his­to­ria”.

La de­ri­va eco­nó­mi­ca del go­bierno de Mau­ri­cio Ma­cri, quien po­si­ble­men­te ig­no­re quién fue Ber­tolt Brecht y pue­de que ha­ya re­te­ni­do de al­gu­na con­ver­sa­ción el nom­bre de John May­nard Key­nes, no pa­re­ce des­per­tar en la opo­si­ción el me­nor sen­ti­do cí­vi­co. Es­ta ad­mi­nis­tra­ción an­sia­ba aca­bar con el pe­ro­nis­mo pe­ro ani­qui­la­rá an­tes a bue­na par­te de la po­bla­ción.

Se­ría bueno que se in­ten­te una ar­ti­cu­la­ción mí­ni­ma de una con­tes­ta­ción se­ria por­que en ello va la es­pe­ran­za de his­to­ria de mu­cha gen­te en es­te país. De lo con­tra­rio, tal co­mo ocu­rre con mi ta­ble­ta que se mue­ve por las ca­lles del ma­pa de Goo­gle sin que yo la pue­da vol­ver a ope­rar, nues­tra vi­da se se­gui­rá con­fun­dien­do con la reali­dad vir­tual. Y el vo­to al igual que mi denuncia de ro­bo, se­gui­rá sien­do un me­ro trá­mi­te.

La de­ri­va del go­bierno de Ma­cri no pa­re­ce des­per­tar en la opo­si­ción el sen­ti­do cí­vi­co. Es­ta ad­mi­nis­tra­ción bus­ca­ba aca­bar con el pe­ro­nis­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.