Des­car­tan bro­te bac­te­riano: “son ca­sos ais­la­dos”

Perfil Cordoba - - Ciencia - F.B.

La con­fir­ma­ción de seis ca­sos fa­ta­les de en­fer­me­dad in­va­si­va por

dos en el Hos­pi­tal de Ni­ños Pe­dro Eli­zal­de de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res, dis­pa­ró es­ta se­ma­na la aler­ta epi­de­mio­ló­gi­ca. La preo­cu­pa­ción lle­vó a lar­gas fi­las en las guar­dias pe­diá­tri­cas y un au­men­to del 50% de las de­man­das de mé­di­cos a do­mi­ci­lio.

Se­gún el se­cre­ta­rio de Go­bierno de Sa­lud, Adol­fo Ru­bins­tein, la apa­ri­ción de ca­sos de in­fec­cio­nes gra­ves por es al­go ha­bi­tual pa­ra es­ta épo­ca del año. De he­cho, el año pa­sa­do se ais­ló la bac­te­ria en 14 pa­cien­tes in­ter­na­dos en cua­tro ins­ti­tu­cio­nes de Neu­quén y Río Ne­gro.

“Lo que su­ce­dió es­te año es que los ca­sos se re­por­ta­ron en un pe­río­do bre­ve. Ha­bi­tual­men­te hay ca­sos a fi­nes de in­vierno y prin­ci­pios de la pri­ma­ve­ra pe­ro, en ge­ne­ral, se dan más es­par­ci­dos a lo lar­go del tiem­po. Es­te año se con­cen­tra­ron los ca­sos en po­co tiem­po y es­to des­per­tó la alar­ma tan­to en el sis­te­ma de vi­gi­la­cia epi­de­mio­ló­gi­ca co­mo en la po­bla­ción y en los me­dios. Pe­ro lo im­por­tan­te es que no se tra­ta de un bro­te, no hay con­ta­gio. Son ca­sos que apa­re­cie­ron en for­ma ais­la­da”, ex­pli­có Ru­bins­tein.

El es una bac­te­ria con ochen­ta se­ro­ti­pos di­fe­ren­tes cu­ya dis­tri­bu­ción geo­grá­fi­ca y por eda­des es va­ria­ble. En el ins­ti­tu­to An­lis-Mal­brán se es­tá rea­li­zan­do la se­cuen­cia­ción completa del ge­no­ma de la bac­te­ria lo que per­mi­ti­rá iden­ti­fi­car si se tra­ta de un se­ro­ti­po más agre­si­vo. Exis­ten bac­te­rias con una ma­yor ca­pa­ci­dad in­va­so­ra que li­be­ran to­xi­nas y des­en­ca­de­nan el lla­ma­do sín­dro­me de shock tó­xi­co es­trep­to­cóc­ci­co. Ade­más, al­gu­nos pa­cien­tes pue­den te­ner fac­to­res de ries­go que ba­jen las defensas y fa­vo­rez­can la in­va­sión de la bac­te­ria co­mo in­fec­cio­nes vi­ra­les o bac­te­ria­nas pre­vias (va­ri­ce­la, in­fec­cio­nes de piel) o en­fer­me­da­des que dis­mi­nu­yan las defensas. Se­gún tras­cen­dió, dos de los pa­cien­tes fa­lle­ci­dos te­nían una coin­fec­ción con vi­rus In­fluen­za A. “El vi­rus de la gri­pe to­da­vía es­tá cir­cu­lan­do en Ar­gen­ti­na. La coin­fec­ción de gri­pe con au­men­ta la vi­ru­len­cia del estreptococo. Es­to tam­bién pue­de es­tar ocu­rrien­do”, sos­tu­vo Ru­bins­tein. Des­de la Se­cre­ta­ría de Go­bierno de Sa­lud de la Na­ción di­fun­die­ron las me­di­das bá­si­cas de pre­ven­ción: la­var­se fre­cuen­te­men­te las ma­nos con agua y ja­bón, te­ner el Ca­len­da­rio Na­cio­nal de Va­cu­na­ción al día y to­ser o es­tor­nu­dar so­bre el plie­gue del co­do.

“Si apa­re­ce un ni­ño con fie­bre, do­lor de gar­gan­ta, pla­cas y gan­glios hay que con­sul­tar al mé­di­co o al cen­tro de sa­lud más cer­cano. Lo con­ve­nien­te es ha­cer un exu­da­do de fau­ces, un test rá­pi­do que se lla­ma es­trep­to­test pa­ra sa­ber si es­tá pre­sen­te la bac­te­ria y, an­te la du­da, em­pe­zar con pe­ni­ci­li­na. La di­la­ción del tra­ta­mien­to pue­de pro­du­cir com­pli­ca­cio­nes. Hay que ha­cer una con­sul­ta tem­pra­na”, con­clu­yó Ru­bins­tein.

MARCELO ABALLAY

GUAR­DIA. Lar­gas fi­las en el Hos­pi­tal de Ni­ños Eli­zal­de, tras seis ca­sos fa­ta­les por

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.