Men­sa­je de Fran­cis­co en Si­ci­lia: “El ma­fio­so no pue­de ser cris­tiano”

Perfil Cordoba - - Internacionales - AFP Y ANSA

El pa­pa Fran­cis­co lan­zó ayer un men­sa­je en Si­ci­lia, cu­na de la ma­fia: “No se pue­de ser ma­fio­so y cris­tiano”.

El Pon­tí­fi­ce via­jó a Pa­ler­mo pa­ra par­ti­ci­par del ho­me­na­je al sa­cer­do­te Giu­sep­pe Pu­gli­si, ase­si­na­do por la ma­fia ha­ce vein­ti­cin­co años.

“No se pue­de creer en Dios y ser ma­fio­so. El que es ma­fio­so no vi­ve co­mo cris­tiano, por­que blas­fe­ma con su vi­da el nom­bre de Dios-amor”, afir­mó Fran­cis­co en la ho­mi­lía de la mi­sa al ai­re li­bre que ofi­ció en el ba­rrio del puer­to de Pa­ler­mo, ca­pi­tal de la ca­tó­li­ca Si­ci­lia, an­te una mul­ti­tud de 100 mil per­so­nas.

“Hoy ne­ce­si­ta­mos hom­bres y mu­je­res de amor, no hom­bres y mu­je­res de ho­nor, de ser­vi­cio y no de abu­so”, ase­gu­ró, an­tes de ha­cer un lla­ma­mien­to a los ma­fio­sos: “¡Cam­bien! De­jen de pen­sar en us­te­des mis­mos y en su di­ne­ro, con­viér­tan­se”.

El cu­ra Pino Pu­gli­si, apo­da­do “el pri­mer már­tir de la Co­sa Nos­tra”, fue ase­si­na­do de un dis­pa­ro en la nu­ca por or­den de la ma­fia si­ci­lia­na, el 15 de sep­tiem­bre de 1993, el día en que cum­plía 56 años.

Fran­cis­co re­cor­dó que Pu­gli­si “co­ro­nó su vic­to­ria con una son­ri­sa”, en alu­sión a que el pá­rro­co, com­pro­me­ti­do en sa­car a los jó­ve­nes del cri­men or­ga­ni­za­do, son­rió a su ase­sino cuan­do lo vio lle­gar y le di­jo: “Lo es­pe­ra­ba”.

“Aque­lla son­ri­sa no de­ja dor­mir de no­che a su ase­sino, que di­ce: ‘Ha­bía una es­pe­cie de luz en aque­lla son­ri­sa’”, di­jo Fran­cis­co. “El pa­dre Pino sa­bía que se arries­ga­ba, pe­ro sa­bía so­bre to­do que el ver­da­de­ro pe­li­gro en la vi­da es no arries­gar y vi­vir có­mo­da­men­te”, agre­gó.

Ber­go­glio tam­bién in­sis­tió en la ne­ce­si­dad de no de­jar­se lle­var por el odio ni el ren­cor, por­que “ne­ce­si­ta­mos hom­bres de amor, no hom­bres de ho­nor. Hom­bres de ser­vi­cio y no de opre­sión”, re­mar­có.

“Si la le­ta­nía ma­fio­sa es ‘tú no sa­bes quién soy yo’, la cris­tia­na es ‘yo ten­go ne­ce­si­dad de ti’ y si la ame­na­za ma­fio­sa es ‘me las pa­ga­rás’, la ple­ga­ria cris­tia­na es “Se­ñor, ayú­da­me a amar’”, am­plió Fran­cis­co, que tras la mi­sa vi­si­tó el ba­rrio pa­ler­mi­tano de Bran­cac­cio, de don­de era oriun­do el pá­rro­co Pu­gli­si.

Acla­ma­do por los ha­bi­tan­tes de los edi­fi­cios ve­ci­nos, Fran­cis­co de­po­si­tó una co­ro­na de ro­sas al pie de la muy mo­des­ta vi­vien­da social en don­de Don Pino fue ase­si­na­do.

AFP

IMA­GEN. El Pa­pa y un re­tra­to del pa­dre Pino en la mi­sa en Pa­ler­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.