Rom­per el círcu­lo vi­cio­so

Perfil Cordoba - - Sociedad - E.M.

Si ob­ser­va­mos lo que ha ocu­rri­do en la Ar­gen­ti­na, se ha­ce evi­den­te que sub­de­sa­rro­llo no es igual a po­bre­za. La po­bre­za con­sis­te en ca­re­cer de lo ne­ce­sa­rio pa­ra lle­var una vi­da acor­de a las ex­pec­ta­ti­vas in­di­vi­dua­les y co­lec­ti­vas. El sub­de­sa­rro­llo es la in­ca­pa­ci­dad pa­ra ge­ne­rar las con­di­cio­nes que per­mi­tan sa­tis­fa­cer esas ne­ce­si­da­des. Un país pue­de ser po­bre, y sin em­bar­go po­seer o ad­qui­rir las ha­bi­li­da­des ne­ce­sa­rias pa­ra pro­gre­sar, y even­tual­men­te de­jar de ser­lo. No se­ría co­rrec­to lla­mar sub­de­sa­rro­lla­dos a esos paí­ses. Es el ca­so de paí­ses ri­cos de­vas­ta­dos por la gue­rra (co­mo Alemania o Fran­cia en 1945) o de paí­ses que, sien­do po­bres, en­con­tra­ron el ca­mino del cre­ci­mien­to, co­mo Ja­pón a co­mien­zos del si­glo pa­sa­do. Des­de lue­go, Alemania y Fran­cia con­ta­ban con los re­cur­sos hu­ma­nos, la cul­tu­ra y las ex­pe­rien­cias pa­sa­das de ins­ti­tu­cio­nes que pro­pi­cia­ban su desa­rro­llo. Pe­ro las ex­pe­rien­cias de los paí­ses que se han ido su­man­do al pro­gre­so, y de los que avan­zan ha­cia allí, mues­tra al­go esen­cial: no es la fal­ta de re­cur­sos lo que im­pi­de que una na­ción crez­ca y me­jo­re su ca­li­dad de vi­da, sino su mal uso. Si se op­ti­mi­za el apro­ve­cha­mien­to de los re­cur­sos dis­po­ni­bles, es po­si­ble su­pe­rar las li­mi­ta­cio­nes de ma­ne­ra pau­la­ti­na. No es fá­cil. Las na­cio­nes po­bres tien­den a ha­cer un uso inade­cua­do de sus re­cur­sos, y eso con­tri­bu­ye al círcu­lo del sub­de­sa­rro­llo. Pa­ra pro­gre­sar, por tan­to, ha­ce fal­ta rom­per ese círcu­lo vi­cio­so y en­con­trar la for­ma de ha­cer el me­jor uso po­si­ble de los me­dios de que se dis­po­ne. au­men­tó ca­si un 20% la can­ti­dad de do­cen­tes con de­di­ca­ción ex­clu­si­va. Con ello, pa­só de te­ner ape­nas más de un 10% de pro­fe­so­res ex­clu­si­vos a ca­si un 14%. Pe­ro es­ta es una si­tua­ción ex­cep­cio­nal, pues­to que en­tre 2004 y 2013 la to­ta­li­dad del sis­te­ma pa­só de te­ner un 13,3% de ex­clu­si­vos a un 12,2%.

Así, Córdoba, que al igual que las otras gran­des te­nía una pro­por­ción de ex­clu­si­vos in­fe­rior a la me­dia del sis­te­ma (es­ta­ban en ge­ne­ral por de­ba­jo del 10%), mos­tró nú­me­ros por arri­ba de la me­dia, lo que pa­ra una universidad de esas ca­rac­te­rís­ti­cas es un es­fuer­zo. De he­cho, tam­bién La Pla­ta y Ro­sa­rio me­jo­ra­ron le­ve­men­te, aun­que por de­ba­jo de la me­dia del sis­te­ma, en tan­to la Universidad de Bue­nos Ai­res (UBA) em­peo­ró un po­co su si­tua­ción, al ba­jar en un 1,5% su pro­por­ción de ex­clu­si­vos, que era de so­lo 7,3% en 2013.

No es es­te el lu­gar pa­ra ana­li­zar los pro­ce­sos y las cau­sas de es­tos cam­bios. Lo re­le­van­te es que, aun­que el sis­te­ma ha de­fi­ni­do co­mo desea­ble que la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.