15 pro­duc­tos que más au­men­ta­ron

Ali­men­tos, lí­de­res del rán­king de los úl­ti­mos seis me­ses.PA­GI­NA

Perfil Cordoba - - Portada - HU­GO CARIC

“ACór­do­ba ya la co­no­cía. Vi­ne mu­chas ve­ces con Ban­fi­eld, aun­que no me ha­bía to­ca­do es­tar exac­ta­men­te en es­te es­ta­dio. Siem­pre es un pla­cer vol­ver. Es un lu­gar her­mo­so y lo dis­fru­to mu­cho. Es­pe­ro lle­var­me los tres pun­tos a ca­sa en mi pri­mer par­ti­do co­mo pre­si­den­ta”.

Lu­cía Bar­bu­to no di­si­mu­la su pa­sión por los co­lo­res ver­de y blan­co. O qui­zá to­da­vía no se acos­tum­bra a de­cla­rar con “for­ma­li­dad”. Y por si hi­cie­ra fal­ta acla­rar­lo, se de­fi­ne co­mo hin­cha y so­cia del Ta­la­dro “de to­da la vi­da”.

Lu­la, co­mo la lla­man fa­mi­lia­res, ami­gos y com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, tie­ne 33 años, es asis­ten­te qui­rúr­gi­ca y es­tá cer­ca de re­ci­bir­se de li­cen­cia­da en obs­te­tri­cia.

El pa­sa­do 6 de oc­tu­bre se con­vir­tió en la pri­me­ra man­da­ta­ria elec­ta de un club de la Pri­me­ra Di­vi­sión del fút­bol ar­gen­tino y en esa con­di­ción de­bu­tó la se­ma­na pa­sa­da en el Gi­gan­te de Al­ber­di, don­de su equi­po em­pa­tó 1-1 con Bel­grano por la 9ª fe­cha de la Su­per­li­ga.

“Es­te es un par­ti­do muy es­pe­cial pa­ra mí y pa­ra mu­chos otros di­ri­gen­tes que es­tán dan­do sus pri­me­ros pa­sos. En mi ca­so, si bien ya for­ma­ba par­te de la ges­tión an­te­rior, aho­ra me to­ca vi­vir la ex­pe­rien­cia des­de otro rol”, le di­jo a PER­FIL COR­DO­BA es­ta mu­jer que re­pre­sen­ta la avan­za­da de lo que ella mis­ma de­fi­ne co­mo “un cam­bio de épo­ca” en el de­por­te y en la so­cie­dad.

Bar­bu­to no es una des­co­no­ci­da en Ban­fi­eld. Tra­ba­ja en el club ha­ce 14 años con una fuer­te par­ti­ci­pa­ción en la ac­ti­vi­dad so­cial y edu­ca­ti­va de la ins­ti­tu­ción del sur bo­nae­ren­se, y se desem­pe­ñó co­mo re­vi­so­ra de cuen­tas du­ran­te los seis años de man­da­to de Eduar­do Spi­no­za, su an­te­ce­sor.

“Es el com­pro­mi­so más im­por­tan­te de mi vi­da”, afir­ma acer­ca de la res­pon­sa­bi­li­dad de con­du­cir los des­ti­nos del club de sus amo­res, fun­ción pa­ra la que re­co­no­ce te­ner “ca­rác­ter y per­so­na­li­dad” y tam­bién esa “mi­ra­da sen­si­ble” que las mu­je­res apor­tan co­mo na­die. Una mi­ra­da que bri­lla cuan­do le pre­gun­tan so­bre su ído­lo y ella in­te­rrum­pe con un “¡¡¡Ga­rra­fa!!!”, en alu­sión a José Luis Sán­chez, el mí­ti­co nú­me­ro “10” que li­de­ró al equi­po cam­peón de la B Na­cio­nal 2000/2001.

“¿La pri­me­ra vez que fui a ver a Ban­fi­eld? No me acuer­do, por­que yo te­nía se­ma­nas. To­da mi fa­mi­lia es hin­cha del club y mis pa­dres, Rei­nal­do y Susana, me lle­va­ban a la can­cha des­de que na­cí. Sí ten­go pre­sen­te la pri­me­ra vez que fui so­la, o la pri­me­ra vez que fui con mi her­ma­na So­fía, cuan­do ya era más gran­de”, cuen­ta Lu­cía.

“Ha­ce al­gu­nos años va­rios ami­gos me in­vi­ta­ron a acer­car­me más al club y acep­té. Me pa­re­ció bueno. Te­nía que de­jar de ser una opi­nó­lo­ga que es­ta­ba atrás de un ar­co”, aña­de.

SAD, vio­len­cia y se­lec­ción.

“Me ima­gi­na­ba que po­día lla­mar la aten­ción, pe­ro nun­ca pen­sé que iba a cau­sar tan­to re­vue­lo”, sos­tie­ne Bar­bu­to so­bre su arri­bo a la pre­si­den­cia de un club de la má­xi­ma di­vi­sio­nal, he­cho que tie­ne un an­te­ce­den­te en 1971, cuan­do Na­ti­vi­dad Gallego de Mar­co­vec­chio que­dó a car­go de Pla­ten­se por la re­nun­cia del pre­si­den­te Juan San­tia­go y del vi­ce 1º Sa­lo­món Fains­tein.

La fla­man­te man­da­ta­ria ban­fi­le­ña fue re­ci­bi­da días atrás por Clau­dio “Chi­qui” Tapia, el ti­tu­lar de la AFA, quien la fe­li­ci­tó por su de­sig­na­ción y ce­le­bró su in­cor­po­ra­ción a la me­sa de las gran­des de­ci­sio­nes.

—Es­tá pen­dien­te la dis­cu­sión por el in­gre­so de las so­cie­da­des anó­ni­mas de­por­ti­vas al fút­bol ar­gen­tino. ¿Cuál es la pos­tu­ra de Ban­fi­eld?

—No­so­tros ya ex­pre­sa­mos nues­tra po­si­ción. Lo di­jo Eduar­do (Spi­no­za) a lo lar­go de su pre­si­den­cia y yo lo reite­ré la se­ma­na pa­sa­da en asam­blea: no es­ta­mos a fa­vor de las so­cie­da­des anó­ni­mas por una cues­tión ló­gi­ca de cohe­ren­cia con el ti­po de club que te­ne­mos, que cum­ple un rol so­cial im­por­tan­tí­si­mo en la co­mu­ni­dad de Ban­fi­eld y en el mu­ni­ci­pio de Lo­mas de Za­mo­ra. En Ban­fi­eld es al­go im­pen­sa­do pe­ro tam­po­co que­re­mos que la chan­ce se abra pa­ra otros clu­bes por­que eso ge­ne­ra­ría una gran di­fe­ren­cia.

NOVEDADESDELSUR.COM.AR

CARACTER Y SEN­SI­BI­LI­DAD. Dosatri­bu­tos que la fla­man­te pre­si­den­ta de Ban­fi­eld con­si­de­ra cla­ve pa­ra su ges­tión.

AFA

CON "CHI­QUI" TAPIA. Días atrás, Lu­cía Bar­bu­to se reunió con el pre­si­den­te de la AFA, quien le dio la bien­ve­ni­da ofi­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.